epelpad

Videojuegos: la industria que renueva el negocio de las PC

Los fanáticos son grandes influenciadores de compra. Intel, Microsoft y Kingston, entre otros, apuestan al mundo gamer.

La industria de los videojuegos no deja de sorprender. En 2016, el mercado generó ingresos por casi US$100.000 millones (US$99.600 millones, para ser exactos), esto es un 8,5% más que el año anterior. Los colosos de la tecnología (Microsoft, Intel, AMD, Kingston, Sony y Nintendo, entre otros) se suman a una movida de alta rentabilidad que les permite renovar las esperanzas frente al declive de las PC. El nuevo rey del entretenimiento tiene miles de adeptos y fanáticos –los gamers–, que además de consumir productos y equipos de alto rendimiento son considerados grandes influenciadores de compras. Así, no sorprende la proliferación de campeonatos globales de videojuegos, con sponsoreos y premios millonarios para los vencedores: las estrellas del espectáculo.

El desarrollo de algunos videojuegos, conocidos en la jerga como AAA, pueden demorar años. Y también insumen inversiones millonarias en contratación de programadores, diseñadores gráficos, músicos y guionistas, tal como si fuese una producción de Hollywood. De hecho, entre un mundo y otro (los videojuegos y el cine) hay puntos de contacto. Varios actores de primer nivel actuaron en juegos (entre ellos Kevin Spacey, Willem Dafoe y Samuel Jackson) y algunos títulos fueron la base de películas, como Tomb Raider y Resident Evil.

“El gamer es un gran influenciador. Es un punto de referencia en su entorno para decidir la compra de un producto y el lugar para efectuarla”, señala Germán Loureiro, un alto ejecutivo de Intel. Por este motivo, el mayor fabricante de procesadores para PC, tiene alta consideración con el segmento gamer, al que intenta seducir con líneas de productos de alto rendimiento, discos de estado sólido y placas Wi-Fi. “Las ventas globales de PC vienen cayendo anualmente entre 2 y 3%. Como contrapartida, el sector gaming crece fuerte”, define.

Casi todos los fabricantes de hardware están en esa tendencia. Por caso, la taiwanesa Asus (que fabrica motherboards y laptops), creó Republic of Gamer, una división cuya única misión es medir las preferencias, los gustos y las opiniones de los fanáticos de los videojuegos. La razón, explica un ejecutivo de la firma Martín Mai, es simple: “Los juegos requieren de componentes y notebooks de alto rendimiento, que son los productos más rentables”. Una laptop gamer duplica, mínimo, el precio de las estándar.

Las producciones de los videojuegos de alta calidad requieren de mayor potencia de procesamiento (CPU), calidad gráfica, de sonido y gran cantidad de memoria RAM y chips veloces. Lo mismo con los accesorios, como teclados, mouse y auriculares, para no dar ventajas. Casi todos los fabricantes cuentan con una línea gaming. Pero hay casos curiosos, como el de Kingston. Se trata del principal fabricante de memorias RAM del mundo, que en 2014 creó HiperX, una marca independiente que produce chips y componentes de alto rendimiento y que sumó accesorios, como auriculares, mouses y teclados, entre otros. “La facturación global de HiperX ya alcanza los U$500 millones al año”, celebra Jean Pierre Cecillon, directivo regional de Kingston, que compite con Corsair, Razer y Logitech.

Innovación y rendimiento Tradicionalmente, los juegos impulsaron la innovación informática. Al igual que los sistemas operativos, como Windows, que propician mejoras pero también mayores exigencias. Acordes a los nuevos tiempos, los nuevos títulos (las grandes producciones) son multiplataformas: todo tipo de consolas y PC. La consultora PwC distingue el negocio según los ingresos. “Hoy, los tradicionales (PC y consolas) representan el 50% del mercado. Otro 45% son los juegos casuales (redes sociales y aplicaciones móviles) y el 5% restante, los publicitarios”, dice Ariel Vidan, socio de PwC. Pero el experto aclara que “los juegos casuales crecen y las consolas están perdiendo relevancia”.

Microsoft apuesta en todas direcciones. Tiene su línea de consolas (Xbox), su propia productora de juegos (Microsoft Games Studio) y genera campeonatos mundiales de videojuegos, con una bolsa para la final de hasta US$2 millones. “Los campeonatos son un fenómeno mundial, con transmisiones en vivo, muy aspiracional, con participaciones por equipos y mucho sponsoreo. Se llenan teatros y estadios. Y es una industria que proyecta facturar $450 millones en 2019”, dice Erick Baca Aguilar, director de Marketing de la unidad Xbox.

Pasión de multitudes El lanzamiento de las nuevas ediciones de videojuegos genera tanta expectativa como los grandes estrenos de Hollywood y la entrega de los Oscar. No es para menos. Atrae una multitud de fanáticos y de una nueva generación de estrellas: los que compiten en torneos y eventos locales, regionales, con la aspiración de alcanzar una final mundial y obtener el premio mayor. Las competencias son individuales y por equipo. “Muchos jugadores son profesionales, se entrenan y consiguen sponsoreos”, señala Baca Aguilar. “En el mundo sponsoreamos más de 20 equipos: varios son latinoamericanos, como Quetzal o Lyon de México, CNB en Brasil, o Isurus, equipo que nació en la Argentina”, completa Cecillon, de Kingston.

La alta demanda de videojuegos tiene un impacto fuerte en la Argentina por sus buenas aptitudes en el desarrollo del software. Según la ADVA (Asociación de Desarrolladores de Videojuegos de la Argentina), la facturación anual ronda los $300 millones. Son alrededor de 50 estudios los que operan actualmente y el 95% de la producción local tiene destino de exporta, principalmente a los Estados Unidos, Europa y Asia. El sector tiene un total de 2.000 empleados calificados, entre ellos diseñadores, artistas e ilustradores 2D y 3D, ingenieros, guionistas, testers, programadores de software y músicos, entre otros.

0 comentarios - Videojuegos: la industria que renueva el negocio de las PC

Los comentarios se encuentran cerrados