epelpad

Los devoradores de hombres de Tsavo

Los devoradores de hombres de Tsavo
historia
Los devoradores de hombres de Tsavo


Tsavo

En nuestra sociedad acecha una raza particularmente despiadada del ser humano conocido como el asesino en serie. Estas supuestas personas son consideradas astutas y sombrías matando en un ciclo de violencia realmente aterrador que se escapa a nuestra imaginación. Muchas personas consideran que “estas personas” son encarnaciones del propio mal, demonios del inframundo actuando en nuestra realidad.

Sin embargo, el reino animal también tiene su propios “demonios encarnados” que se asemejan a la conducta de un asesino en serie. Estos “animales” acechan en las selvas oscuras del mundo, en una búsqueda metódica de su presa humana sólo para acecharla y atacarla por placer. Ellos parecen mostrar una cierta inteligencia demoníaca, y una extraña habilidad para evadir la captura o para desaparecer sin dejar ni rastro.

Leones asesinos

Tanto si se trata de locura, venganza, o simplemente por el gusto de hacerlo, estos animales parecen matar no por una necesidad real para alimentarse, sino que más bien parecen estar impulsados por una fuerza oscura. En algunos casos, estos despiadados asesinos son más que un simple animal, convirtiéndose así en fantasmas, espíritus, demonios o dioses, y pasar del reino animal al folclore o al mito más oscuro.

Y tal vez los asesinos más notorios entre todos los casos conocidos son los devoradores de hombres de Tsavo, también conocidos comúnmente como “Fantasma y Oscuridad”. Dos leones machos responsables de una matanza terrible en 1898 que se cobró la vida de al menos 35 personas y según otros registros pudieron llegar a matar a más de 135.

Los devoradores de hombres de Tsavo

El incidente ocurrió en Kenia, África, en el río Tsavo, donde se había iniciado la construcción de un puente para un ferrocarril en marzo de 1898. El proyecto se llevó a cabo por los británicos, y dirigido por el teniente coronel John Henry Patterson. Además del personal británico, se emplearon una gran cantidad de trabajadores africanos e indios para acabar el ambicioso proyecto.

Una tierra extremadamente seca, una implacable sabana llena de 3 metros de hierva alta conocido por los nativos como “el peor lugar en la tierra”. Poco después de comenzar las obras del puente, los trabajadores comenzaron a ser acechados por dos leones de Tsavo. En ocasiones, las desafortunadas víctimas eran arrastradas de sus tiendas mientas eran brutalmente asesinadas. Los leones eran increíblemente audaces, incluso se atrevían a atacar a plena luz del día, llevándose a los trabajadores sin ninguna oportunidad de defenderse.

leyenda de Tsavo

Los trabajadores aterrorizados intentaron tomar medidas contra los leones asesinos mediante fogatas o vallas, aunque todos los esfuerzos fueron infructuosos y no sirvieron para detener el derramamiento de sangre causado por los animales endemoniados.

Fue entonces cuando Patterson, bien conocido como un hábil tirador, se encargó detener a los leones. Él preparó trampas, pero los leones tenían una misteriosa habilidad para evitarlas. Patterson incluso llegó a utilizar un artilugio de caza de origen indio conocido como machaan, que era básicamente una plataforma asentada en el suelo sobre pilotes altos. Durante varias noches Patterson esperó la presencia de los devoradores de hombres. Los dos leones llegaron a evadir la novedosa trampa, incitándoles incluso a atacar el campamento en varias ocasiones, mientras que Patterson estaba sentado allí esperando para matarlos.

El mal reside en los leones de Tsavo

Debido al misterioso comportamiento de los leones, no pasó mucho tiempo en que los trabajadores comenzaron a hablar de los leones no como animales, sino como espíritus vengativos del inframundo, reencarnados como lobos sedientos de sangre acechando a los vivos, que les valió el apodo de los los “demonios de la noche”. Los trabajadores tenían miedo de trabajar o abandonar sus campamentos a cualquier hora para no ser víctimas de estos espíritus enojados.

devoradores de Tsavo

Estas explicaciones paranormales motivaron al propio Patterson para dar caza a los leones endemoniados. Comenzó una cacería, dado que los campos se extendían por kilómetros a lo largo del río, era difícil predecir donde se ocultaban los leones. Durante su búsqueda por el desierto, Patterson encontró lo que parecía ser la guarida de los macabros leones; una cueva húmeda con los restos esparcidos de decenas de víctimas mutiladas. Aunque algunos de los cuerpos habían sido devorados, otros simplemente estaban mutilados y abandonados en la cueva, lo que llevó a Patterson a creer que los leones no mataban por la comida, sino por el puro gusto de hacerlo.

Después de varios intentos fallidos de matar a las bestias, Patterson fue finalmente capaz de disparar y matar a uno el 9 de diciembre de 1898, aproximadamente 9 meses después del inicio de los sangrientos ataques. Veinte días más tarde, mató al segundo león. Patterson explicó cómo necesitó nueve tiros para matar al segundo “animal” desde un árbol, que incluso en sus últimos momentos de vida luchó salvajemente para matar a Patterson.

Los devoradores de hombres de Tsavo

El primero de los devoradores de hombres de Tsavo, el mayor de los dos, media unos 3 metros de largo, desde la nariz a la punta de la cola. Era tan pesado que necesitó ocho hombres para trasladarlo al campamento. La construcción del puente se completó posteriormente en febrero de 1899. Los restos de los dos leones fueron vendidos al Museo Field de Historia Natural de Chicago en 1924, donde se conservan y se mantienen expuestos hasta día de hoy.

Además, la leyenda de los leones de Tsavo fue llevada a la gran pantalla por el director Stephen Hopkins en su película Los demonios de la noche (1996), protagonizada por Val Kilmer como John Patterson y Michael Douglas como un maestro cazador de ficción. Esta película se mantuvo fiel a la historia original, aunque como ocurre en todos estos casos se dieron algunas libertades cinematográficas.

¿Demonios o asesinos en serie de la naturaleza?

Los lugareños afirmaron que los leones se movían como fantasmas, sin hacer ruido, apareciendo y desapareciendo sin dejar rastro; sólo para ser vistos cuando deseaban atacar. Es importante destacar que incluso después de muertos y con el paso del tiempo los ojos de los leones provocan sentimientos intensos de terror. Obviamente, los leones no fueron apodados “Fantasma” y “Oscuridad” por su color de piel. Fue porque los leones representaban la muerte y la oscuridad en medio de la noche.

historia

Otro punto a tener en cuenta es que estos leones devoradores de hombres parecían tener una peculiaridad o incluso un talento que los seres humanos poseen y los animales nunca tienen. Tenían la habilidad especial para descubrir trampas o eludir a los tiradores más experimentados. Está claro que estas características no son nativas de los animales. Ni siquiera son nativas de los humanos. Son claras características de entidades sobrenaturales.

Para muchas personas la intervención demoníaca es la única explicación plausible para este tipo de extraño comportamiento en los leones. En conclusión, la participación de los demonios sería una explicación probada bastante lógica. Eso explicaría la lujuria excesiva de sangre, el anómalo comportamiento y la astucia antinatural de los leones, provocando un terror inimaginable en todos aquellos que se encontraron cara a cara con estos dos animales del inframundo.






¿Que te parecio esta historia?


TsavoLeones asesinos
leyenda de Tsavo

5 comentarios - Los devoradores de hombres de Tsavo

cavsc +1
Me parece que hay una peli de val kilmer que cuenta eso. No ?
shadow573272 +2
devoradores de Tsavo
MariaElenaMarcan
@shadow573272 Esta misma es!! la vi hace muchísimo tiempo, pero aun la recuerdo. Muy buena peli
skywalker1
@shadow573272 que peliculòn !! en una epoca la pasaban siempre, y siempre la veia, genial !!