epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Silvio Gesell:la solución para los problemas de argentina

La oxidación del dinero
Silvio Gesell:la solución para los problemas de argentina
El dinero es el instrumento para favorecer el comercio que corre con ventajas. La ropa depende de la moda, los alimentos son perecederos, la computadora se vuelve obsoleta, y los autos se fabrican para que duren cierto tiempo. Es decir que todos los bienes pierden valor a la larga, pero la moneda en principio no. ¿ Debería tener las mismas propiedades de los bienes, atenta contra la naturaleza del mercado? El dinero concentrado y combinado con el interés ayuda a quienes lo acumulan patológicamente y dañan a la economía.

En el medioevo, la moneda era de metal, a fin de año los reyes tenían que refundirla porque la gente raspaba las monedas y les quitaba valor. Antiguamente funcionó la oxidación del dinero, -el impuesto a su posesión- que incentivaba a realizar obras valiosas y no al corto plazo al que obliga la renta financiera. El dinero se veía como un bien, como un servicio público y se pagaba por usarlo. El dinero si circula crea trabajo e inversión. Entonces no se cortan árboles para hacer dinero sino que se plantan semillas.

En el Egipto de los faraones y en la Edad media una tasa negativa de interés motivaba su circulación. Se realizaban obras para que duraran siempre. Invertir en catedrales, en el siglo XII, cumplió la función económica de atraer turistas. Hechas para durar crearon dinero a largo plazo: Chartres vive del turismo desde hace 800 años.

La oxidación del dinero. Para Silvio Gesell se puede envejecer el dinero. La experiencia dio como resultado una velocidad mayor en su circulación donde se aplicó. Porque si falta el dinero, aunque la gente sea capaz, no puede trabajar. Para evitar la acumulación Gessel propuso un impuesto, la oxidación del dinero, sus ideas inspiraron movimientos.

En un pueblo Alemán se creó el Wara -moneda mercancía- respaldada por una mina de carbón. La empresa pagaba a su gente con waras que tenían casillas para estampillas. Lamentablemente en 1931 el gobierno lo declaró ilegal. En Austria se creó el Wörgl para obras de crecimiento del pueblo. La gente lo hacía circular rápido para no comprar estampillas y llegó hasta pagar impuestos por adelantado y realizar obras de todo tipo pero en 1933 el gobierno lo prohibió. En EEUU se hicieron proyectos exitosos hasta que Roosvelt – convencido de la centralización- los vetó. En la época previa a las 2da guerra mundial, al dejar sin salida a la gente, se preparó a los países para la guerra y se apresuró la llegada de Hitler. Si bien Roosevelt combatió las ideas de Gesell, dijo que la moneda de debajo del colchón, no propicia intercambios.

Fundamentos de la oxidación del dinero. Así como cuidamos las PC con antivirus, la oxidación desalienta a quienes quieran acumularlo perversamente.

El impuesto Tobin, es un gravamen propuesto sobre el dinero utilizado especulativamente para la adquisición y venta de divisas, con el fin del desarrollo de los pueblos pobres. Parece utópico, pero es posible. Es utópico porque los encargados de implantarlo, son los mismos que se dedican a la especulación. Son los que pretenden, desde que no existe el patrón oro, que sus negocios sean universales y sin trabas: y la zorra no va a velar por el bienestar de las gallinas. Pero es posible porque técnicamente lo es. Si existe la imposición sobre la renta, ¿por qué no podría existir un impuesto al especulador?

Los que creemos que otro mundo es posible debemos señalar la hipocresía de los gobiernos que dicen querer parar las crisis y hacen lo contrario. Un peatón no puede parar el tráfico, cien peatones pueden. Hay que derribar el tabú del monopolio de la moneda y resolver el problema de las monedas dominantes. Se trata es de construir una moneda que cumpla con su misión de servir al hombre, que como todo, tenga vida y tenga muerte, que no sea eterna.

Evitemos a los que llevan su dinero a la tumba, desde allí no plantarán ninguna semilla.

* Dr Horacio Krell. Director de Ilvem. Secretario de rel. internacionales de UAF Unión Argentina de Franquicias y Propulsor de UP Unión de Permutas. Consultas a [email protected]


Por Miguel Yasuyuki Hirota, experto en monedas sociales


Ya estamos muy acostumbrados a vivir en este sistema económico actual en el que recibimos interés por nuestro ahorro en la banca y que pagamos tasas de interés además del principal cuando tomamos créditos. Solemos también condenar a aquellos que no consiguen pagar el interés cuando piden un préstamo, aunque consigan devolver el principal. Pero pregunto: ¿Es este sistema monetario sostenible?

Margrit Kennedy, arquitecta alemana, escribió un maravilloso libro Dinero sin inflación ni tasas de interés en que explica varios problemas inherentes de nuestro sistema monetario, que se basa en cobrar tasas de interés a los prestatarios.

Las tasas de interés compuesto obligan a un crecimiento exponencial (1, 2, 4, 8, 16, 32, 64…) como el cáncer.
Pagamos las tasas de interés en cada producto y/o servicio que compramos (según Kennedy, las tasas de interés ocupan el 12% del costo de recolección de residuos, el 38% del costo del agua potable, el 47% del costo de canalización sanitaria y el 77% de costo del alojamiento social).
Se redistribuye nuestra riqueza a favor del 10% de los ricos en detrimento del resto de la población. ¿Cómo es posible que el Estado, que debería servir a todos sus ciudadanos indiscriminadamente, enriquece a sus acreedores con los pagos de bonos nacionales mientras que empobrece el resto de la población al cobrar cada vez más impuestos?
Merece la pena destacar que las tres religiones abrahámicas prohíben las tasas de interés (“usura” en latín y “riba” en árabe: véase Éxodo, 22:25, Levítico, 25:36 y 25:37 y Dutoronomio, 23:19 del Viejo Testamento y 2:275, 2:276, 2:278, 3:130, 4:161 y 30:39 del Corán).

¿Pero cómo podemos tener otro sistema monetario sin tasas de interés? Quisiera presentaros un economista autodidacta que sugirió una reforma monetaria interesantísima: Silvio Gesell (1862 – 1930), un empresario alemán que hizo fortuna en Buenos Aires. Él se dio cuenta de la importancia de estudiar el sistema monetario y en 1916 publicó su obra maestra El Orden Económico Natural en que presentó su propuesta de moneda oxidable. El Chiemgauer, del que hablé en este blog en octubre, es un caso de moneda oxidable que permite préstamos sin tasas de interés (Véase aquí un artículo en alemán para más información) gracias a la oxidación, pero hay otra experiencia también interesante de moneda oxidable.

Wörgl es un pueblo austríaco cuyo alcalde introdujo una moneda municipal entre 1932 y 1933: el ayuntamiento emitió “certificados laborales”, respaldados con chelín austríaco, que obligaba a que sus portadores pegasen el 1% de sello cada mes. Como nadie quiso guardarlo en su casa, se circuló este medio de intercambio con tanta velocidad que se recuperó la economía de forma sorprendente: ¡Sólo tres días después de la primera emisión de 1.000 chelines, el ayuntamiento ingresó 5.100 chelines de impuestos morosos! Con esta moneda se recuperó la economía local tanto que se realizaron varias obras públicas pendientes y también muchas personas, después de satisfacer sus necesidades, ¡quisieron adelantar el pago de sus impuestos! A ver si a los políticos españoles les interesa implementar una moneda que ayude a que la gente pague impuestos voluntariamente. Por desgracia, esta iniciativa fue prohibida por el Banco Central de Austria un año después, pero aún hoy en día podemos ver recuerdos de la época en el Museo Municipal.

Hoy en día Christian Gelleri, fundador del Chiemgauer, propone la implementación de su modelo para las economías del Sur de Europa. Os valdrá la pena estudiar esta posibilidad si realmente queréis salir de la crisis.

Fotografía de apertura: Imagen de un certificado laboral de un chelín, con espacios para colocar sellos cada mes.

P.D. (08/01/2014): Margrit Kennedy, quien me aportó muchas inspiraciones, falleció el 28/12/2013 de cáncer. Que en paz descanse.




Hola talvéz sea mi ultimo post porque dí de baja internet y no sé cuando se llevan el modem, bueno acá sin más les dejo un post para reflexión de como se puede salir de la desesperación de argentina... Un muy buen articulo, sin desperdicios, para escuchar mientras te vás al trabajo.


link: https://www.youtube.com/watch?v=Lhgjiic3s90

1 comentario - Silvio Gesell:la solución para los problemas de argentina

octapollo
El chabón encontró una forma eficiente y más rápida de generar prosperidad y cero deuda... las manos frotantes se encabronaron y el resto es historia.