epelpad

La crucifixión de Santiago Maldonado




Soy uno de los pocos a los que les gusta la propaganda política, yo suelo disfrutar de las campañas, me gusta ese tiempo de la democracia, pero estos días de este octubre están siendo de tristeza. Lo veo a Sergio Maldonado y me hace acordar a mi viejo, supongo que tienen la misma edad.
Hay algo más patético que un Gobierno victimizándose, cualquier gobierno, y eso es otra cosa que no “cambió”, ni parece que vaya a “cambiar”. Un país esperando la palabra del presidente, y su respuesta es, desde otro país, decir que "es una situación compleja", cualquiera diría que es un cagón, o habla con la "sensibilidad" propia de un empresario, pero dirigiendo una nación.
Una sociedad, tanto de adherentes como de contrarios al gobierno actual, conmovida por esta desaparición forzada en democracia, y segunda desaparición política después de Julio Lopez, que yo recuerde; y del otro lado Carrió, que no entendió nada, y todos los enfermos que la siguen.
Carrió gastó la palabra “república”, pero no parece muy bueno para una, la manera en la que crucificaron a Santiago Maldonado en ausencia, los funcionarios, adherentes y fanáticos del gobierno macrista, como podría haber sido para el imperio romano. En este caso llevaron todo mucho más lejos, que sólo la falta de humanidad del estado con las víctimas.
Y todo lo que le hicieron a Santiago Maldonado, fue sólo por haber apoyado una protesta mapuche contra Benetton. Son nuestros pueblos originarios, pero dejamos que los mate el gobierno actual y el anterior, y todos los gobiernos, para proteger los negociados que se hacen con la tierra.
No es solo los comentarios de Carrió, también los periodistas que, cuando dice esas barbaridades, hablando de una tragedia, no le dicen nada. Algo como "no está bien ese comentario", o "no es momento para...", algo, pero se limitan a decirle a todo que sí. Y me gustaría creer que solo es porque el lugar, donde fue esta muestra de la crueldad política, es un medio oficialista, pero no es solo por eso, además es el periodismo argentino, el mismo que vimos en la conferencia del hermano de Maldonado, peleándose por como acomodaban los micrófonos alrededor de los familiares de un desaparecido. El periodismo argentino de nuestra época, no solo es "militante", no solo siempre está jugando para algún político, siempre está representando intereses, del modo más obvio, en todos los casos, sino que, son expertos en coberturas amarillas de accidentes callejeros y noticias de color, pero cuando tienen que cubrir algo importante, algo grave, terminan dando vergüenza. Todos recordamos algún hecho demasiado grave o importante, y actitudes que dan vergüenza ajena, del periodismo argentino.
Los tiempos de tragedia son buenos para cambiar uno, no lo demás, nada va a cambiar, pero puede ver mejor uno, y eso, cuando lo hacés bien, te cambia todo a vos. El dolor, quizás es lo único para lo que sirve. Y yo no me siento el mismo desde que todo esto pasó.
Pudiste entender que las victimas de once pidieran condenar a CFK, no me vengas con que no entendés que la familia de Santiago Maldonado pida condenar a Macri, si quiere, es lo mínimo.



0 comentarios - La crucifixión de Santiago Maldonado

Los comentarios se encuentran cerrados