epespad

Sergio Schoklender “Hebe no es una pobre viejita"

Sergio Schoklender “Hebe no es una pobre viejita"

En los últimos tiempos, el ex apoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, se alejó de la gran ciudad y de los medios de comunicación. Desde Rosario, Sergio Schoklender, trabaja todos los días “desde las seis de la mañana” en una empresa constructora. Visita la Capital del país para ver a su hijo y presentarse en Tribunales. Asegura que nada cambió. “Los de ayer y los que gobiernan hoy duermen las causas”, explica en diálogo con Periodismo y Punto. Explica cómo y quiénes se robaron el dinero faltante de la construcción de viviendas en Sueños Compartidos. Opina sobre la supuesta carta del Papa Francisco apoyando a Hebe y comparándola con Jesús. “Se la escriben, el Papa tiene mil quilombos más importantes en el Vaticano”. Sergio Schoklender dispara contra todos. Bonafini, CFK, Boudou, José López, Aníbal Fernández, el Papa y la justicia. AUDIO.

La causa judicial por Sueños Compartidos lleva 7 años y medio y están procesados Bonafini y usted, ¿a qué atribuye la lentitud de la justicia?

Cuando se armó la causa se hizo un circo de denuncias y calumnias - lo recordarás - que la primera acusación era que no se habían construido las viviendas y que yo me había robado toda la plata. Eso quedó desvirtuado por todas las pericias. También se me acusaba de que le había falsificado las firmas a Hebe y se probó que la firma era de ella. Se me había acusado de tener cuentas en el exterior pero las cuentas las tenía Hebe. Las únicas cuentas en el exterior eran las de ella, entonces se dejó de lado. Entonces lo único que quedó para agarrarse - porque de algo se tenían que agarrar pues Schoklender tiene que ser culpable - era la falta de pago de las cargas sociales, donde no pudieron zafarla a Hebe.

Al cambiar el gobierno, ¿se modificó el accionar de la justicia?

Durante el gobierno anterior, Hebe era funcional al kirchnerismo, apoyó sus campañas, era una persona que salía a decir barbaridades para bancarlos, había permitido que Boudou y el contador Domínguez – se refiere a Roberto Aybar Domínguez – se robaran millones de pesos, pero por otro lado, en la actualidad continúa su impunidad porque pensá el quilombo nacional e internacional que se armó con la atorrante de Milagro Sala. ¿Vos te imaginas lo que pasaría con Hebe de Bonafini?. Sala es una desconocida de la que se colgaron como si fuese la pobre indígena acosada por el neoliberalismo pero Hebe es conocida en todo el mundo. Los organismos internacionales están completamente preparados para defenderla. Antes la protegían porque era una aliada, ahora la protegen porque sería un quilombo político mayúsculo.

Le propongo repasar la sucesión de hechos que provocaron su salida de la Fundación de las Madres de Plaza de Mayo, ¿cree que en el kirchnerismo se querían quedar con Sueños Compartidos?

Sí. José López, Julio De Vido y la runfla que estaba en Ministerio de Planificación y Obras Públicas. Fue el único proyecto de viviendas en las que se construyeron, se entregaron, con materiales de primera calidad, se capacitaba a la gente, trabajaban hombres y mujeres –vos lo conoces mejor que nadie- pero no se desviaba un puto mango para nadie, no había sobrefacturación, no lo permití ni lo hubiese permitido. López comienza a ahogar financieramente la Fundación, retrasa los pagos.

¿Pero por qué los cheques aparecen en cuevas financieras?

Terminamos en las cuevas porque Planificación demoraba los pagos, no le podíamos fallar a la gente. Cada quincena los sueldos, el jornal debían estar depositados o le llevábamos el pago. Una empresa normal tiene dinero en plaza, tienen la posibilidad de descontar los certificados de obra en cualquier banco. A la Fundación no le descontaban certificados por su constitución, la única alternativa era la financiera, cuando llegaba la plata se reponía pero con un costo altísimo que eran los intereses. José López quiso Sueños Compartidos, desde el primer momento. Pero Hebe mete sus actividades culturales y de derechos humanos que se bancaban con la plata de las viviendas. Ellos se comieron el sapo porque el proyecto social y político de Sueños Compartidos era muy bueno.

¿En qué momento se descontrola Hebe con estos desvíos de fondos que usted menciona y que, a veces, terminaban en caprichos personales? ¿Había posibilidad de decirle que no al Símbolo?

Hebe no es una pobre viejita que nos engañaba y tampoco es cierto que no tomaba decisiones. La comisión directiva de las Madres se reunía a puertas cerradas y ellas decidían. Cada tanto, alguno de nosotros, les consultaba, íbamos a hablar cuando tomaban la decisión sobre los lugares que se iban a construir, en algunos lugares no quería porque decía que era políticamente enemigo el distrito, o también se hablaba para contratar a fulano o mengano para la Universidad, el Centro Cultural, la radio o la imprenta. Pero esto se descontroló. Porque los pedidos de Cristina a Hebe, de apoyo a campañas políticas, insumían cada vez más gastos, los micros, las banderas, carteles, escenarios, sonido, afiches por toda la ciudad…. Todo eso era plata. Gastos exorbitantes. Por otro lado, José López ahoga financieramente a la Fundación demorando los pagos. Llega un momento en que Planificación nos debía 140 millones de pesos por obras realizadas.

Pero los certificados los recibía a pesar de no terminar las viviendas…

La Fundación recibía dinero pero no para hacer casas, sino cuando las casas estaban hechas. Se pagaba a la Fundación después de realizar la obra. No es que nos quedamos con plata de las casas. Pero si nos debían 140 millones y debíamos 70 millones de pesos de cargas sociales, lo lógico era que nos pagasen lo que nos debían para sanear la situación de los trabajadores.

En el momento de su renuncia, a las pocas horas, Bonafini ya estaba diciendo que usted se había quedado con el dinero faltante… ¿Creía que pasaría?

Estás equivocado. Podes verificar la secuencia exacta en los medios o en todos lados. Yo me peleaba con López, los funcionarios y con Boudou, los reputeaba… Ellos se quejaban con Cristina y ella la llamaba a Hebe que me llamaba a mí, me cagaba a pedos a mí. Se armaba un circo infinitivo. Hasta que llega un punto en que renuncio, no seguía en esas condiciones. Renuncio para seguir en el desarrollo de nuevas tecnologías en la construcción. Dos días después, la Fundación saca un comunicado oficial agradeciéndome por todo lo que hice, por todo lo que cumplí, el esfuerzo… Me dedico a lo mío y empecé a trabajar en mis proyectos.

¿Y qué pasó?

Pablo se quedó en la Fundación pero desembarca la gente de Boudou y de José López. Al poco tiempo, la convencen a Hebe que era conveniente echar a mi gente. Sacar a la gente de Sergio. De la noche a la mañana echan a todos los ingenieros, contadores, abogados, a todos los profesionales. Paralelamente suspendieron los pagos a los proveedores. Por lo tanto, paralizaron las obras de 28 obradores. El primer mes alcanzó la plata para pagar los sueldos. Al segundo mes - sin construcción ni certificación ni, por supuesto, cobro de dinero - sucedió lo mismo. Al tercer mes, andá y comprobalo, ya no había plata para pagarle a la gente. Se la gastaron toda sin producir. No había un mango. La gente le fue a protestar y la buscó en Plaza de Mayo a Hebe. Lo echan a Pablo - su hermano - y ponen a Alejandra Bonafini. Hebe le contesta a los trabajadores, muy suelta de cuerpo que le reclamen a Schoklender que se robó la plata. ¿Me entendés?. Eso pasó milimétricamente. Cuando observé que se paraban las obras me vi venir el quilombo. Al poco tiempo Hebe echa a Alejandra, su hija adoptiva (SIC) y toma el control Domínguez, amigo de la infancia de Boudou. Hebe se presenta en la escribanía Gaitán - histórica de las Madres - y firman un acta autorizando a un fideicomiso “Ni un paso atrás” a cobrar todas las acreencias de la Fundación.

Allí estaba el Francisco “Barba” Gutiérrez - ex intendente de Quilmes-…

Además les daban comisiones sobre cualquier ingreso, donación, y todo. Una barbaridad. Al mes siguiente, duplican en la escribanía, lo que podía cobrar el fideicomiso. Está acreditado en la causa, que Planificación transfirió, meses después que me fui, la deuda y más. Le transfiere 260 millones de pesos que ¡no fueron a la Fundación!. No les pagaron a los trabajadores, ni las indemnizaciones ni cargas sociales. En el fideicomiso, la plata, desaparece. Mientras todo eso pasaba, yo salía en los medios, me metían preso y Oyarbide me procesaba. Era el malo de la película y ellos se chorearon todo. Desarmaron la estructura de equipamiento, la fábrica de paneles, el patrimonio de la Fundación y no quedó un clavo.

En esta estructura o logística del gobierno anterior, ¿Cuál fue el rol de Cristina para salvarla a Hebe de Bonafini en la justicia y ante la opinión pública?

Había un interés económico de José López y De Vido. Estaba el interés de Boudou para quedarse con la guita y el patrimonio de la Fundación. Todo esto estaba avalado por Cristina que decía: “A Hebe hay que protegerla como sea” “Hagan lo que tengan que hacer” y que le decía a Hebe que “nosotros te vamos a apoyar”. Acordate que los funcionarios decían que no detendrían la Misión Sueños Compartidos. ¡Mentira! La detuvieron y apretaron a la gente para sumarse al Movimiento Evita y el plan Trabajar con pelotudeces como esas.

¿El arquitecto de la defensa en la justicia de Hebe fue Aníbal Fernández?

Aníbal Fernández, en esta, -que no es santo de mi devoción- prácticamente no actuaba. Estaba peleado con Cristina, no se podía ver ni con De Vido ni con López.

¿Por qué estaban peleados Aníbal Fernández y Cristina?

Porque Cristina le había sacado el Ministerio de Justicia donde se había llevado la estructura del Ministerio de Seguridad. Los había fusionado en uno solo. Pero Aníbal es intocable. Es el tipo que tiene carpetas, videos, filmaciones de todos los empresarios, jueces, políticos que te puedas imaginar. Es el hombre que tiene la información de 14 años de fiesta, falopa, quilombos, puteríos, negociados de todo el mundo. Intocable. Nadie lo va a tocar. Entonces, cada vez que saltaba algo que comprometía en la justicia a Hebe de Bonafini, o se cajoneaba y paralizaba, o los fiscales abrían otra causa. Pero el malo seguía siendo yo. Decían que tenía una Ferrari y cuentas en Suiza.

En esta historia aparece y sale Sergio Berni, con su momento de “gloria” en la trágica toma del Parque Indoamericano

Berni era uno de los tipos que se rodeaba Cristina, llevaba y traía, la adulaba, como Boudou. Dos personajes. En este manejo, Berni no se metió con la Fundación. No les hacía falta. Pero Berni no le respondía a Aníbal Fernández y pasó a ser el vocero, espía de Cristina a partir de la toma del Indoamericano.

En lo personal, ¿le sorprende el apoyo y las cartas del Papa Francisco a Hebe de Bonafini?

¡No!. Pero pará… Quiero explicarte que lo conocí a Francisco cuando era flaco, andaba con un maletín y zapatos gastados por la vida. Él tiene mil quilombos en el Vaticano y esto de la carta está a años luz de importancia. Puterío chiquito. Lo que pasa es que tiene secretarios de secretarios vinculados con asesores de organizaciones sociales y politiquería barata. Le acercan y le dicen: “Su Santidad… la señora Hebe”. ¿Vos te lo imaginas al Papa Francisco, con el nivel de quilombo que tiene, manejando el imperio global en decadencia como es el Vaticano, perdiendo una hora de su tiempo para escribirle a Hebe?. ¡Ni siquiera sabe de qué se trata!. Se lo traen, se lo presenten y firma.

¿Cómo se explica que Hebe repudiaba a la Iglesia Católica, a Bergoglio y todo lo que significaba y hoy se abraza al Papa?


Es lo mismo que hizo Cristina y su gente. Acordate cuando Cristina se colgó de la sotana del Papa en los últimos tiempos de su gobierno. Lo perseguía en cada acto que hacía. Hebe tuvo un momento en su vida, el último tiempo de Néstor, que se acerca a Cristina, ella la atrae y cada vez era más franela. Hebe tenía algo muy valioso: decía lo que pensaba, sin filtro. Iba al frente y decía lo que sentía. Pero, a partir de ese momento, comienza a decir lo que le dicen que diga. O lo que ella cree que los otros - los que gobiernan - esperan que diga. El problema no era sólo Hebe. Tenías un Oscar Parrilli que, después de un disparate, la llamaba y le decía: “Hebe querida, gracias, sos la única que nos entiende”. O la llamaba Cristina: “Te agradezco tus palabras, vos sí que sabes adónde vamos, sos la única que nos defendés”. Entonces, Hebe se inflaba como un sapo. La invitaban a Casa de gobierno para las recepciones aunque fuese a un dictador más perverso del planeta, ella iba. Cristina la fue cooptando y así terminó. Cristina hizo mierda todo lo que construyó Néstor y también hizo mierda a la Fundación.

¿Cómo terminará esta película?

Los que estaban antes y los que están ahora en el gobierno están haciendo tiempo para que las causas que tiene Hebe, que son muchas, se duerman o que se enferme gravemente… No van a ir contra ella. ¿Quién le dicta una prisión domiciliaria a Hebe? Nadie. No existe. Lo más fácil es pegarle a Schoklender que de algo tiene que ser culpable. Alejandra y familiares de otras madres, como el director de la radio, el Centro Cultural y cada área de la Fundación, que eran autónomas y dependían de Hebe, ninguno dio explicaciones en la justicia. Nadie. Lo fácil es seguir diciendo que el malo de película es Schoklender.

Link al audio:https://soundcloud.com/sebasti-n-turtora/corte-schoklender2018

Sergio Schoklender

Comentarios Destacados

SmitsuMan +5
Es una jewish tratando de robar, normal en ellos.

9 comentarios - Sergio Schoklender “Hebe no es una pobre viejita"

jsdvd +1
Es una vieja demente ladrona y golpista
FraN66 +1
Más mala que la vinchuca esa señora.

A los morochos los desprecia.