epespad

Año 2002 :Predicción sobre el dengue (no escucharon)

"ESTAMOS PERDIENDO LA BATALLA CONTRA EL DENGUE"


Año 2002 :Predicción sobre el dengue (no escucharon)


Aclaro que este artículo es del 2002


Reportaje a:

Dr. ALFREDO SEIJO, JEFE DE ZOONOSIS DEL HOSPITAL MUÑIZ


Resurgió el dengue en las Américas, luego del éxito temporario de la erradicación del mosquito que lo transmite, el Aedes aegypti. En la Argentina ya se registraron 82 casos sólo en Salta. Un documento del Ministerio de Salud de la Nación señala que cuatro millones de personas se encuentran ¨en alto¨ y ¨muy alto¨ riesgo de contraer la enfermedad. En esta nota, el Dr. Alfredo Seijo, explica por qué es difícil controlar este brote

Alfredo Seijo es el jefe de Zoonosis del hospital Muñiz. Desde hace 30 años trabaja con las enfermedades que los animales transmiten a los hombres, sin embargo frente al dengue admite: “Cuando estamos haciendo algunas cosas para controlarlo se nos escapa la situación. Conocemos la realidad argentina, sabemos mucho sobre la abundancia del vector, por ejemplo, en la provincia de Buenos Aires; en la mayoría de las provincias conocemos el índice de positividad de mosquitos. La cuestión es que lo sabemos desde hace cuatro o cinco años pero ¿qué se hizo en estos cinco años?, ¿se tomaron medidas para controlar el vector, o simplemente nos quedamos en conocer la situación? Ese es el problema que tenemos en la Argentina: nos quedamos en el diagnóstico de situación, sabemos qué nos pasa pero no damos el otro paso, es decir el de encarar la cuestión”.

Luego de una erradicación exitosa, se redujeron las tareas de vigilancia del vector y el resultado fue la reinfestación del famoso mosquito. Con la rápida expansión del dengue hacia nuevas áreas geográficas, en especial de su forma más severa, la fiebre hemorrágica, la Organización Panamericana de la Salud predice que en los próximos años los países de la Región serán testigos de niveles nunca vistos de la enfermedad.

Frente a la gravísima situación en los países limítrofes, Seijo analiza por qué se demora la epidemia en nuestro país: “Yo digo, en chiste por supuesto, que en esto Dios es argentino. En plena epidemia de Paraguay, río mediante, y con el cruce de gente que hay ahí, hubo 200 casos en Posadas y algunos en Formosa. Ahora hay en Foz de Iguazú y no hay en el lado argentino. En Brasil, la epidemia es feroz; algo pasa de orden climatológico, biológico, o todavía no se dio la cantidad suficiente de pacientes o un umbral mínimo de carga de virus como para que se produzca la epidemia. Pero sin duda es un peligro latente”.

“Estamos esperando la tragedia –advierte-; mientras tanto, las acciones no pasaron de un bajo nivel de control, porque todo el esfuerzo se dedicó a estudiar si había o no mosquitos, a definir el diagnóstico de situación; pero no al control”.

Aunque ante esta enfermedad se cargan las tintas sobre las medidas de prevención que cada individuo puede poner en práctica, la responsabilidad del Estado es clara: escasez de recursos financieros, deterioro de programas de control, falta de educación sanitaria. ¿Qué hacer para controlar al dengue cuando países con mayor organización y más presupuesto no pudieron hacerlo? El Dr. Seijo ensaya una estrategia posible: “Si aceptamos que en la lucha contra el vector el pilar fundamental está en la participación comunitaria, y con esto se llenan todos la boca, la primera pregunta que yo me hago es si esa participación comunitaria es posible. En esta situación crítica en que la gente tiene urgencias más inmediatas como comer, donde todos estamos abrumados, pensar en la participación comunitaria me parece muy optimista, yo no lo veo muy posible. Pero hay mucho por hacer: preparemos a los médicos para que hagan un buen diagnóstico, para reconocer las formas clínicas, para no internar a quien no hay que internar, o hacerlo a su debido tiempo para evitar la letalidad del dengue. El problema en la Argentina es que podemos tener dengue hemorrágico; mucha gente piensa que vamos a tener el dengue clásico y están dadas las condiciones para el hemorrágico. Entonces digo que, por lo menos, ante la emergencia el sector salud responda coherentemente, con eficacia, que se manejen bien los recursos. No es una cuestión de plata, no requieren grandes inversiones: cuando se hacen las reuniones de dengue a nivel nacional o provincial se ven siempre las mismas caras, la de los médicos que ya conocen acerca de la cuestión; hay que llevar el tema a la trinchera médica”, enfatiza Seijo.

ESTADISTICAS QUE ASUSTAN

En el mundo. De acuerdo con estudios de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el dengue afecta a 100 países en todo el mundo con 50 millones de casos al año informados, 500.000 personas hospitalizadas y 20.000 defunciones.

En Latinoamérica y el Caribe. Circulan cuatro tipos de dengue. Los casos aumentaron en forma explosiva, de 66.000 en 1980 a más de 717.000 en 1998. En el año 2001, las cifras de la OPS hablaban de 609.152 casos notificados, incluidos 15.000 casos de la fiebre hemorrágica del dengue y 115 defunciones.

EL EJEMPLO CUBANO

“Cuba es el país que por muchas razones debiéramos imitar: por su historia con el dengue, por su sistema sanitario, por la importancia que le presta al tema; si hay un pueblo que tiene conciencia del dengue, es el cubano. Cuba sufrió, en 1981, una epidemia que infectó a la mitad de la población con 10.000 casos de dengue hemorrágico; a partir de ahí, hubo una campaña de educación para la salud muy fuerte en el ámbito comunitario. Fueron muy críticos en su momento por no haber gastado en prevención, porque después les significó un gasto diez veces mayor. La fórmula fue muy sencilla: priorizar la atención primaria de la salud”.



Fuente :http://www.medicos-municipales.org.ar/repor0402.htm

4 comentarios - Año 2002 :Predicción sobre el dengue (no escucharon)

machithor
EL EJEMPLO CUBANO “Cuba es el país que por muchas razones debiéramos imitar: por su historia con el dengue, por su sistema sanitario, por la importancia que le presta al tema; si hay un pueblo que tiene conciencia del dengue, es el cubano. Cuba sufrió, en 1981, una epidemia que infectó a la mitad de la población con 10.000 casos de dengue hemorrágico; a partir de ahí, hubo una campaña de educación para la salud muy fuerte en el ámbito comunitario. Fueron muy críticos en su momento por no haber gastado en prevención, porque después les significó un gasto diez veces mayor. La fórmula fue muy sencilla: priorizar la atención primaria de la salud”.


porq no copian eso de cuba, en vez de solamente el boludeo ideologico?

si alguien siente los sintomas no debe tomar aspirinas, y hoy el ministro de salud de la provincia de buenos aires, se preguntaba porq la gente aca se automedica...

si estan condenando a los pobres a morir, un viejito tiene q estar 5 horas o mas para pedir turnos en hospitales publicos...
la gente termina tomando cosas raras, porq ir al hospital no sirve...no te dan bola.
ZeVa
Cuba sufrió, en 1981, una epidemia que infectó a la mitad de la población con 10.000 casos de dengue hemorrágico; a partir de ahí, hubo una campaña de educación para la salud muy fuerte en el ámbito comunitario. Fueron muy críticos en su momento por no haber gastado en prevención, porque después les significó un gasto diez veces mayor. La fórmula fue muy sencilla: priorizar la atención primaria de la salud