epespad

Con tropiezos, el Gobierno busca regular el registro de las

La preocupación por las usurpaciones de los dominios .ar sigue creciendo en el país, que tiene más registraciones que Brasil y México. Los proyectos en danza y las ideas que quedaron "congeladas". Como la cotización de las acciones, los diversos proyectos para regular la inscripción de marcas en la Web suben y bajan en cuestión de horas. El tema, a cargo del NIC (de las siglas inglesas Network Information Center), una oficina que depende de la Cancillería, es considerado crucial para limitar las prácticas especulativas que afectan a empresas y negocios.

Hace dos semanas, la iniciativa para arancelar el registro de dominios "com.ar", un trámite que hoy es gratuito y se realiza vía Internet, dio un paso clave. El ministro de Economía, Miguel Peirano, firmó el proyecto y lo único que falta ahora para su implementación es un decreto presidencial. Pero otras ideas, como la creación de un tribunal para dirimir controversias sobre la titularidad de las direcciones electrónicas, quedaron en el congelador.

Las nuevas regulaciones apuntan a depurar una base de datos, que al 31 de agosto pasado sumaba casi 1,4 millones de dominios "com.ar", una cifra superior a las registradas en Brasil, México y Chile. Los entendidos, sin embargo, toman con pinzas el dato y señalan que el número está muy inflado. Eso se debe al accionar de los "ciberokupas". La palabra alude a los pícaros y especuladores cuyo negocio radica en inscribir a mansalva nombres, productos y empresas, y luego exigen dinero para su devolución.

Muchas marcas usurpadas, entre ellas El Noble Repulgue, Freddo y Bayaspirina fueron recuperadas en la Justicia. Pero hay otras, las menos conocidas, que se ven obligadas a negociar para poder usar su nombre en sus sitios Web. Para solucionar ese tipo de reclamos, la Cancillería había planificado implementar un tribunal de arbitraje. Ahora dicen que "se están estudiando otras alternativas".

Se sabe que las usurpaciones son un problema mundial, pero en la Argentina es más grave fundamentalmente porque la inscripción es gratuita. Es uno de los pocos casos en el mundo en que no se cobra arancel. Los costos, por lo visto, son otros. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Luján y el Centro Yahoo! Research de Barcelona detectó que sólo el 26% de los dominios argentinos está en uso. Gabriel Tolosa, uno de los autores del trabajo, que evaluó casi diez millones de páginas entre marzo y abril de 2006, manifestó: "Gran parte de los dominios no están siendo utilizados. De aquí surge que los mecanismos de asignación y registro de nombres deberían ser revisados".

Al ser consultado por iEco sobre este punto, el responsable del NIC Argentina, Gustavo Soliños, adelantó que están en estudio una serie de medidas para resolver controversias con los dominios, pero sobre el arancelamiento fue muy cauto: "El proyecto está avanzado, pero no tenemos una fecha", señaló. Esto resulta una obviedad, ya que la decisión final depende de Presidencia.

De todos modos, lo poco que dijo Soliños alcanzó para relativizar las declaraciones del director General de Tecnología Informática y Comunicaciones de la Cancillería, Alberto Solanas, quien anticipó en un programa radial el cobro anual de $ 60 del registro a partir de marzo de 2008, y que como alternativa se lanzaría un dominio ".per" gratuito.

Desde esa cartera deslizaron que los dichos de Solanas causaron "mucho malestar", pero una fuente calificada ratificó que el proyecto ".per" estaba en los planes del NIC. Y sostuvo que el objetivo –infantil, casi futbolero– sería el de mantener el liderazgo de dominios registrados, al menos por encima de Brasil.


Fuente: http://www.ieco.clarin.com/notas/2007/10/16/01520590.html

0 comentarios - Con tropiezos, el Gobierno busca regular el registro de las