epespad

Japón estudia sellar con hormigón Fukushima

La refrigeración de los reactores avanza y se recupera parcialmente el suministro eléctrico. -Tokio eleva el nivel de alerta nuclear

Los ingenieros de la Tokyo Electric Power (Tepco), la compañía operadora de la central nuclear japonesa de Fukushima, han anunciado que han comenzado a enfriar la piscina del reactor número 5 utilizando las bombas de agua.

Es el primer resultado de la reconexión de la corriente por medio de una línea de transmisión externa, un paso imprescindible para retomar el control de la planta. La empresa había declarado que la primera unidad que pretendía reconectar era la 2, seguida de la 1, la 3 y la 4. La razón es que la unidad 2 parece "la menos dañada", informa EP. Sin embargo, a primera hora de la mañana hacia (a las tres de la madrugada de España) se confirmó que el primer reactor en comenzar a refrigerarse sería el 5, junto con el 6 el que menos problemas presentaba por estar fuera de funcionamiento en el momento del terremoto que provocó el accidente.

El peor desastre nuclear que vive el mundo desde Chernóbil, en 1986, podría acabar de forma similar para sus instalaciones. Tepco aseguró ayer que está estudiando la posibilidad de sellar los reactores con un sarcófago realizado con arena y hormigón para poner fin al riesgo de una fuga masiva de radiación. La planta japonesa resultó gravemente dañada por el terremoto de magnitud 9 en la escala de Richter y el tsunami posterior registrados el viernes de la semana pasada.

Tokio elevó ayer retrospectivamente la clasificación de la crisis atómica de nivel 4 -"accidente con consecuencias de alcance local"- a nivel 5 -"accidente con consecuencias de mayor alcance"-, sobre una escala internacional de 7, caso de Chernóbil.

Los dos anuncios se produjeron en medio del alivio provocado por el tendido de un cable de suministro eléctrico, con el que los técnicos prevén arrancar las bombas necesarias para enfriar las barras de combustible atómico. La conexión no garantiza que se pueda poner en marcha el sistema de refrigeración, ya que podría estar dañado

El Gobierno japonés admitió por primera vez que se había visto desbordado por la magnitud del doble desastre natural -terremoto y tsunami-, que ha dejado casi 17.000 muertos, según las últimas estimaciones.

El primer ministro, Naoto Kan, urgió a la nación a unirse ante la mayor crisis que vive el país desde la II Guerra Mundial. "Reconstruiremos Japón desde cero. Todos debemos compartir esta determinación", dijo en una intervención televisada. Kan aseguró que la difícil situación es "una gran prueba para el pueblo japonés".

Antes de poner en marcha la solución del sarcófago, es necesario controlar las presiones y la temperatura en la central, según los expertos. De lo contrario, el combustible atómico sobrecalentado se fusionará o estallará entre la arena, el cemento y los otros productos utilizados en el proceso y soltará más radiactividad.

Helicópteros y camiones de bomberos militares continuaron arrojando toneladas de agua por segundo día consecutivo sobre el reactor número 3 -el más crítico, por utilizar plutonio- para evitar que el combustible se sobrecaliente y se produzca una nube radiactiva. La utilización de camiones con cañones de agua a alta presión permitió a los equipos de emergencia mantenerse a una distancia relativamente segura de la radiación. La empresa Tepco afirmó por la noche que las medidas estaban dando fruto, a pesar del escepticismo de algunos científicos internacionales, que las han calificado de desesperadas.

La revisión del nivel 4 al nivel 5 sitúa el desastre de Fukushima al mismo nivel que el de Harrisburg (Estados Unidos), en 1979, aunque la Agencia de Seguridad Nuclear de Francia había asegurado desde el martes pasado que la crisis de la central japonesa correspondía a un nivel 6. Hidehiko Nishiyama, portavoz de la agencia de seguridad atómica de Japón, dijo que la clasificación fue revisada cuando los responsables se dieron cuenta de que al menos el 3% del combustible en tres de los reactores de Fukushima había resultado seriamente dañado. Esto apunta a que sus núcleos se han fusionado parcialmente y han soltado radiactividad a la atmósfera.

El terremoto y el tsunami produjeron el corte del suministro eléctrico y la paralización de los sistemas de refrigeración. Desde entonces, cuatro de sus seis reactores han sufrido fuegos, explosiones o fusiones parciales, lo que ha incrementado la radiactividad en la planta hasta niveles muy peligrosos para los equipos que trabajan para impedir una catástrofe nuclear. Japón ha solicitado ayuda a EE UU.

Aunque Tokio aceptó rápidamente el apoyo internacional para afrontar las consecuencias del terremoto y el tsunami, no ocurrió lo mismo con la crisis atómica. Pero la resistencia se ha ido modificando a medida que se agravaba la situación y han surgido voces dentro y fuera del país sobre la falta de información y la gestión del desastre.

Mientras, los equipos de emergencia trabajan contrarreloj y miles de personas huyen de Japón por miedo a que estallen los reactores y se produzca una nube tóxica. La situación del medio millón de personas que perdieron sus casas por el maremoto y se encuentran en refugios se hace cada día más dura, debido a la nieve y las bajas temperaturas en lugares sin calefacción, la escasez de comida, agua y gasolina. El Gobierno está estudiando desplazar a algunas a otras partes del país. El temblor de tierra y el maremoto provocaron 6.539 muertos y 10.354 desaparecidos, según el último balance oficial.

En Tokio, millones de personas continúan trabajando desde casa por miedo a la radiación y a que se produzca una explosión en Fukushima, que se encuentra 240 kilómetros al norte. El Gobierno asegura que el nivel de radiactividad en la capital no supone ningún riesgo para la salud.



La 'solución Chernóbil', última opción

¿Qué hacer con cuatro reactores nucleares con combustible fundido en su interior? La pregunta, a la que se enfrentarán las autoridades japonesas si logran refrigerar la nuclear de Fukushima, tiene una respuesta -no la única- obvia: enterrarlo. "La central está inservible. Es probable que busquen algún sistema de confinamiento como hicieron en la URSS" con Chernóbil, explica Agustín Alonso, catedrático de Ingeniería Nuclear.

Un técnico de la eléctrica Tepco, propietaria de la central japonesa, admitió en rueda de prensa que ese podía ser el último recurso: "No es imposible que los encapsulemos en cemento, pero la prioridad actualmente es la refrigeración".

En Chernóbil, un ejército de trabajadores enterró primero la central con arena, acero y hormigón. Ese sistema después falló y liberó radiactividad. Ahora, los ingenieros preparan un segundo sarcófago, presupuestado en unos 360 millones de euros y adjudicado por el Banco Europeo de Desarrollo. El nuevo sarcófago, que cubriría al actual de acero y hormigón, será un cubo de una longitud de 257 metros, una anchura de 150 y una altura de 108.

Algunos expertos ya piensan en esa salida. Creen que será imposible llevar las barras de combustible gastado a un almacén. Al haberse quedado sin agua, al menos parcialmente, el combustible comienza a reaccionar, a fundirse y a liberar radiación, lo que dificulta su gestión. "Se tratará probablemente de una solución como en Chernóbil, con un sarcófago", declaró a France Presse el experto británico Malcolm Grimston, aunque la existencia de cuatro reactores dañados juntos lo hace más difícil que en Chernóbil.

Eduardo Gallego, profesor de Ingeniería Nuclear en la Universidad Politécnica de Madrid, augura una tarea "nada sencilla": "Posteriormente habría que construir confinamientos en lo que ahora está tan deteriorado, y la tarea va a ser muy complicada en términos de trabajo y de radiación que recibirán los operarios".

Sobre la posibilidad de que crear una zona de exclusión permanente junto a Fujushima, Alonso considera que es prematuro hablar sobre ello pero no lo descarta: "Dependerá de si hay escape de partículas de gran tamaño, que se depositan en las cercanías. En el caso de Chernóbil se creó una zona de exclusión de 16 kilómetros".
Japón estudia sellar con hormigón Fukushima
japon
embalse
central nuclear
licitacion
reactor nuclear
fukushima
atucha 1

link: xthQYGAl4sE
los liquidadores

link: http://www.youtube.com/watch?v=Ff6QOa7JAp0
1




2




3




4




5




6




7




8




9




10




comenten porfavor

AHH!!!! Y QUIERO DECIR QUE LAS CENTRALES NUCLEARES ARGENTINAS SON SEGURAS Y ESTAN EN LUGARES DONDE NO HAY ACTIVIDAD SISMICA

COMENTA INTELIGENTEMENTE!!

2 comentarios - Japón estudia sellar con hormigón Fukushima

leonardo1983 -1
la verdad me dan lastima los que tengan que trabajar ahi, si fuera yo preferiría correr como hembra que morir como heroe