epespad

El cura Knotz y su libro del "Kamasutra católico"

El cura Knotz y su libro del "Kamasutra católico"
El cura franciscano Ksawery Knotz publicó "El Kamasutra católico", un prometedor libro en el que da interesantísimos consejos para la vida sexual en el matrimonio, si bien dice que, por ejemplo, usar condón es "construir una barrera que debilita el vínculo" y que empomar sin fines procreativos "debilita al matrimonio". O sea, un progre de aquellos.


En exclusiva, Angaú Noticias brinda detalles sobre cómo algunas de las posiciones del Kamasutra conocido hasta ahora son reformuladas en el Kamasutra católico, donde se percibe un sutil intento de evitar la concreción de la penetración. Aquí, botones de muestra:


El acróbata: "La mujer debe acostarse en la cama, con las piernas abiertas y mirando al techo. El hombre toma carrera desde el pasillo, ingresa corriendo a la habitación y da una vuelta carnero sobre el colchón, tratando de no tocar a la mujer. Luego se va. No hay penetración ni contacto, pero peor es andar cogiendo como degenerados".


El arco: "La mujer se acuesta boca arriba, y levanta las caderas flexionando las piernas. El hombre se coloca entre las piernas de la mujer, y comienza a arrojar bollitos de papel a la vagina de ella. Cuando una de las pelotitas entra al arco, es gol".


El atrapado: "El hombre se echa en la cama, boca arriba. La mujer se sienta sobre él, llevando las piernas hacia adelante, de modo que sus pies queden a los lados de la cabeza de él. Como en esa posición ella obtiene el control, aprovecha y le revisa a él el celular. Allí le encuentra mensajes puercos de otra atorranta, la mujer se levanta y se va al obispado a pedir la nulidad de ese matrimonio nauseabundo y pecaminoso".


El misionero: "Posición oficial aprobada por la Iglesia Católica, con Visa y Coca-Cola como sponsors. La mujer se acuesta boca arriba, y el hombre se le tira encima, colocando estratégicamente sus piernas entre las de ella. Luego, comienza a contraer y relajar los músculos abdominales, en rítmico bombeo empomatorio. La relación tiene la aprobación del Santo Padre si ambos integrantes de la pareja están vestidos".


El sometido: "El hombre se acuesta boca arriba, la mujer se sienta sobre él, que la toma de los pechos. Ella le agarra los testículos, se los aprieta, y le indica cuáles amigos suyos quiere ella que él deje de ver. El dice que hará caso. Se logra un gran placer (cuando ella suelta las bolas)".


La araña: "La mujer se pone de pie junto a la cama, y él se sienta en el borde del colchón, frente a ella, besándole el ombligo. Tras unos minutos, él hace entrar a una amiga, y le dice a su mujer: "Invité a Karina, una amiga del trabajo'. Entonces la esposa la araña, acción que da nombre a esta apasionante postura".


La carretilla: "La mujer se apoya sobre los antebrazos en una silla o el borde de la cama, boca abajo, mientras el hombre la toma por detrás, aferrándola por los muslos. Después le pone ladrillos encima de la espalda, la lleva la patio, prepara mezcla, y así, va acarreando con su esposa los mil ladrillos que le descargaron afuera, hasta hacer en el fondo una hermosa galería para leer la Biblia juntos".


La catapulta: "El hombre se acuesta boca arriba, flexionando las piernas. La mujer se recuesta sobre las piernas de él, apoyando sobre ellas sus pechos. Ella extiende los brazos para que él se los tome. Luego, con un violento movimiento de las piernas hacia arriba, él la lanza por la ventana. Una posición muy beneficiosa para matrimonios que necesitan tomarse un tiempo".


La fusión: "El hombre y la mujer se acuestan uno al lado del otro. Luego, toda la habitación, la casa, la ciudad, se vuelven polvo. Muy usada en comunidades expuestas a accidentes de fusión nuclear".


La gran abertura: "La mujer se acuesta boca arriba, y flexiona las piernas contra su pecho. El hombre se arrodilla hasta pegar su pelvis a los muslos de ella. Luego introduce el pene en la vagina. La postura se llama "'la gran abertura' porque es muy utilizada por mujeres de vagina amplia, tipo loft, en las que la garompa marital tiene menos efecto que un disparo de aire comprimido a un cazabombarderos. Pero así, cara a cara, pueden conversar sobre la crianza de los chicos".


La libélula: "La mujer se acuesta boca abajo, totalmente extendida. El marido se echa sobre ella, y frota el miembro contra las nalgas (de la mujer, a menos que sea un miembro muy largo). Luego le dice que parece que entró una libélula a la habitación, y sale a buscar un insecticida, regresando al día siguiente. Muy placentera para hombres que ya no saben qué abstracciones inventarse para tener una erección con sus esposas".


La somnolienta: "El hombre se acuesta boca arriba, con los brazos cruzados y las manos entrelazadas en la nuca, mientras silba un tema de Lito Vitale. La mujer, a su lado, le acaricia la panza y le dice que todo el día anduvo limpiando la casa. Luego, se hace la dormida. El marido putea, y se duerme también. Entonces ella se levanta, dice 'zafé', y se va a mirar la tele".


Las aspas del molino: "Para audaces. La mujer se pone boca arriba, extendida sobre la cama. Él está suspendido horizontalmente y boca abajo, a un metro de ella, sujeto a un sistema de correas y poleas que él controla con su mano derecha. En medio de ambos, el ventilador de la habitación, sin la rejilla protectora, gira a velocidad mínima. Él tiene que descender sobre ella, con la garompa colgando, intentando penetrarla con toques rápidos, tratando de evitar que las paletas del ventilador (las aspas del molino) le peguen una rebanada letal. Se obtiene mucho placer cuando hay cortes de luz".

8 comentarios - El cura Knotz y su libro del "Kamasutra católico"

-Nachoxx-
Ese cura es todo un Lokillo
-Nachoxx-
Ya me lo imagino con las monjas