epespad

Intratables - Por Carlos Barragan - Se puede comentar

Quiero aclarar que realizo este post ya que los kirchneristas no dejan comentar lo que publican, y es bueno saber que opinan los distintos usuarios sobre lo que dice el post.
El problema de los kirchnersitas es que ya son minoria y no soportan las criticas y observaciona que se les realiza sobre las falsedades que publican.

Intratables - Por Carlos Barragan - Se puede comentar

Por Carlos Barragan

EL CUPO
¡Alegría! El programa Intratables de Santiago del Moro parece ser el nuevo foro democrático donde podemos asistir al mejor pluralismo televisivo. Ahí podemos encontrar desde un Alfredo Casero hasta un Luis D´Elía, pasando por Jorge Yoma, Massa, De Narváez, Altamira, Insaurralde, y otros. Pero Intratables no sólo hace gala de esa pluralidad de bazar a la hora de las invitaciones, también parece plural en su estructura donde cuenta con un panelista diferente encarnado en Diego Brancatelli. Brancatelli funciona ahí como la palanca que pone en marcha la falsa democracia del programa cuando Del Moro decide escuchar y presentarle a su audiencia al “fenómeno”, el kirchnerista, el peronista que muchas veces es acompañado por la marcha ad-hoc en un gesto de sarcasmo que es festejado por el resto del grupo conformado por panelistas normales. Digamos que Intratables es un programa normal, hecho por gente normal, menos uno –Brancatelli- que vendría a ser el que cumple con el cupo de discapacitados. Un hecho que Del Moro asume con paciencia y responsabilidad como lo haría cualquier patrón sensible a las leyes laborales. En este caso las leyes del rating.

En Intratables nunca se presenta a cualquier otro panelista como el radical Mengano, el fascista Zutano, o el ignorante tal, el acomodaticio tal, el gorila tal, el trosko tal, o el boludo tal. Sólo Brancatelli necesita ser adjetivado y encuadrado en su pertenencia política que lo destaca como una deformidad dentro de un grupo normal de personas normales. Hasta Alfredo Casero zafa de calificativos y se vuelve normal, como un día se volvió normal el ex-anormal Lucas Carrasco con el sencillo expediente de sentarse ahí y no decir nada que favoreciera al gobierno sino todo lo contrario. Nadie se ríe de ellos, nadie les pone una marchita, se los deja hablar amablemente, y el trato es el que se le dispensa a cualquier persona respetable u opositora, que son sinónimos.



En realidad la lógica que impone Intratables es la misma que podemos ver en los medios más poderosos. Sólo el oficialista Brancatelli es sospechado de recibir dinero de manera espuria, y sólo a él se le pregunta cuánto gana y cómo lo gana, y para qué se lo pagan. Los demás pueden decir lo que quieran, operar para el candidato que quieran, sumirse en la imbecilidad que quieran, bajar la línea política que quieran, que eso jamás supondrá una sospecha sobre las intenciones íntimas o los objetivos no dichos que figuran esos discursos. Y mucho menos se indagará sobre qué ventaja monetaria les trae realizarlos.

En términos televisivos uno diría que Brancatelli es a Intratables lo que Pardini es a Duro de Domar. La diferencia es que en DDD Pardini está ahí para generar alguna polémica y nunca para ponerlo en la picota de la desconfianza y la corrupción. Diríamos que Pardini funciona en el grupo como el amigo diferente, mientras que Brancatelli funciona como el enemigo diferente. Al primero se lo escucha con cariño y con ganas para ver de qué manera se le devuelve la pelota, al segundo se lo tapa con las voces normales para después sospecharlo de corrupto como el gobierno al que apoya. En DDD Pardini participa de la relativa anormalidad del grupo, en Intratables Brancatelli garantiza la absoluta normalidad de los demás exponiendo su deformidad K.


DEFENSA DE LA NORMALIDAD
Después de tantos años de pelearnos contra la hegemonía de la lógica liberal en los medios hay que asumir que fue poco lo que pudimos hacer para cambiarla. No es un cambio ver a uno de los nuestros metido entre esos normales de siempre que saben transitar desde 678 hasta aterrizar en el programa de Luis Majul, como es el caso de Oliván. Ella es la muestra perfecta de quien supo salvar su normalidad a tiempo, y comprendió pronto que para seguir perteneciendo a la corporación periodística debía abandonar la conducción del monstruo y renegar de cualquier pretensión de cambiar o al menos criticar esa lógica de la dominación que hoy se reproduce en Intratables.

La normalidad de siempre es lo que Del Moro logra conservar en cada emisión de su programa. La normalidad de siempre es lo que se refuerza mostrando a Brancatelli como lo que no es normal. La normalidad de siempre es la que diferencia al “vecino” que lincha, del “delincuente” linchado. La normalidad de siempre es la que le permitió a nuestra clase media sentirse exenta de lo que ocurría durante la dictadura del 76. La normalidad de siempre es Massa. La normalidad de siempre es Mercedes Ninci. La normalidad de siempre es Clarín con las medialunas del domingo. La normalidad de siempre es que somos un país de mierda. La normalidad de siempre es el humor de Borenzstein. La normalidad de siempre es Bonelli. La normalidad de siempre es que nos dejen ahorrar en dólares, que la sirvienta trabaje en negro, que los poderosos escriban sus leyes, que el gobierno es un gestor al que contraté votando, y que lo privado es más transparente y limpio que lo estatal. Pero sobre todo, la normalidad de siempre es que los medios de comunicación sepan instruírnos sobre qué es normal. Esa es la lucha que nunca abandonaron –la de ser nuestros instructores- porque saben que la clase media burguesa y quienes la ansían son muy sensibles a que los consideren seres anormales, incorrectos, kirchneristas. Ese terreno fértil sobre el cual trabajan es lo que les da energías y esperanzas en volver a tener un país como el que tenían. Y yo no sé si estamos a tiempo o no de dar vuelta la pelea, pero eso no me influye a la hora de seguir peleando por la anormalidad general. Supongo que a Brancatelli le pasa lo mismo.

7 comentarios - Intratables - Por Carlos Barragan - Se puede comentar

jhonnax90 +1
se puede bardear?
EmoWatson -1
No, lo que si se puede comentar a favor, o en contra, o neutral ( ?)
Cuenta-Numero-17 +3
@EmoWatson -1 por hacerme pensar?)
PiaSancta +3
La diferencia esta en que los kirchneristas en general son tan ineptos que no pueden siquiera simular ser objetivos, apoyan al partido o candidato de turno, no sus ideas. Por otro lado vez a uno que se convierte de la noche a la mañana en fundamentalista k y ya sabes que no va a pasar mucho tiempo para que este lucrando del estado o en alguna corporación a fin con el gobierno, son demasiado obvios.
skallagrimmson +1
Todos hablan de Peron... quien carajo vivio en la epoca de Peron? ...
Esto de hoy en dia Es Peronismo?
gonchyxd +2
nope, el peronismo murio hace rato, ahora son pelotudos y retardadas que cobran subsidios...
haidark -2
Yo creo que ese programa es una verguenza para el saber. Se escucha cada burrada de los panelistas. Hablan de politica personas que no tienen la mas infima idea y me parece que es demasiado imparcial. Es lo mas cercano que vi, despues de lanata, a querer hacer de la politica, algo totalmente mediatico y berreta. Gracias por permitir comentar.
EmoWatson +1
"me parece que es demasiado imparcial"

Ponete de acuerdo, si es imparcial quiere decir que es neutral.
haidark
@EmoWatson perdon, parcial era.
DetenganaSteveMartin +1
Sobre gente como Barragán, escribe Lanata:

Todo da lo mismo, ese ha sido el mayor éxito de la batalla cultural del Gobierno: distorsionar el “relato” al punto de que todo dé lo mismo. Un gobernador filomenemista, cavallista y duhaldista tardío es ahora “Él”, huésped de un mausoleo de próxima inauguración similar a la pirámide de Keops.
Propaganda. Ricardo Jaime, Julio De Vido, Felisa Miceli, Sergio Schoklender y Guillermo Moreno son blancas palomitas del campo popular, acosadas por operaciones monopólicas de la prensa. Quien se aparte una línea del trazo oficial es denostado por el aparato de propaganda conformado, en general, por kirchneristas tardíos, camporistas recién nacidos o lúmpenes en procura de un sueldito. Los enoja que se diga que apoyan al Gobierno por plata: siempre da la casualidad de que trabajan en Radio Nacional, Canal 7 o empresas “mixtas” de privados de dudoso origen (Gvirtz, Szpolski, Sokolowicz, Electroingeniería).
Para decirlo de otro modo: empleos en los que el dinero del pueblo vuelve al pueblo. La historia no es nueva: no son los primeros vendedores de humo que saben transformar la prensa oficial en fortunas privadas. Les pasó a las dictaduras de Onganía, Lanusse y Videla con Timerman y Grondona; le pasó a Alfonsín con El ciudadano, a Menem con el CEI, a De la Rúa con el Grupo Sushi. Yo mismo vi a Diego Gvirtz, en Día D, denunciar censura contra Carlos Ávila y luego trabajar con América, fustigando después a los K desde Canal 13 y a Canal 13 desde Canal 7, todo sin que jamás se le moviera un pelo (que no tiene).


Extracto, Perfil: http://www.perfil.com/contenidos/2011/10/19/noticia_0014.html
Yaomin
Lo que no dice Lanata es que él hace a su manera lo mismo. Es el principal operador-anti-gobierno K. Antes se transformó en el principal operador anti-Menem, y Clarín lo contrató para hacer lo mismo, con apoyo y plata, contra los K. Da un poco de lástima verlo ahora en Canal 13, cuando antes era tan crítico. Eso es corrupción también. Da lástima verlo inventar informes falsos, supuestamente denunciantes de corrupción. No digo que todos los informes sean mentira, o ficciones, pero sí muchos de los más mediáticos.
Lanata no tiene autoridad moral. La perdió hace rato.

Coincido con el análisis de Barragán... A nadie le llama la atención el bardeo constante a Brancatelli? Un programa serio le daría contención y respeto... cosas que él no tiene "porque la televisión es así". Silvia Fernández Barrios dice a veces barbaridades, pero admitámoslo, es una mujer madura muy atractiva, sonríe y lo que dijo pasa de largo.

En un país democrático, en foros democráticos, no se debe abandonar el lugar del respeto. El respeto a la palabra de todos, aunque sea fuerte. En Intratables son todos normales menos uno.
En ese sentido yo se lo atribuyo a la exitosa campaña de odio instalada por Lanata, y fogoneada por todo el multimedio y algunos medios más. Un tipo que hace el fuckyou como logo de su programa... Pero es creíble y logra instalar que el gobierno está lleno de corrupción.

6,7,8 muchas veces ha hecho informes inteligentes, pero parece que es "cool" destrozarlo sin analizar nada de lo dicen sus panelistas... como Barragán en esta nota.
EmoWatson +1
La mayoria de la gente se canso de los informes falsos del gobierno, entonces cuando aparece uno con la bandera K y que a lo mejor lo hace sinceramente, la gente quiere descargar tanta bronca acumulada, y dicha bronca no se origina por los informes de Lanata o le que publica Clarín , sino por la realidad misma, que el sueldo no te alcanza para llegar a fin de mes y que la pobreza crece cada dia más.
DetenganaSteveMartin +1
Opino exactamente lo contrario. Ahora Brancatelli es víctima, ¡pero por favor! Ahora entiendo por qué se fue de vacaciones a las playas del Imperio.
Yaomin
El informe posteado es un análisis de Barragán sobre Intratables, y sobre la discriminación que sufre Brancatelli, el "anormal" del grupo al que todos bardean. Como fue posteado antes por un aparente "cyber K" que no permite comentarios, @EmoWatson lo posteó abierto a comentarios.

Por lo que entiendo, no es un post sobre la gestión K, o para bardear a los K, sino más bien todo lo contrario. Opinar sobre el rol de Brancatelli en Intratables, y sobre Intratables en sí. Sobre eso habla Barragán. Y sobre eso, entiendo, @EmoWatson expresamente dijo que quiere escuchar opiniiones.

Evidentemente, a los ciudadanos opositores a los K, que hoy son mayoría, es decir a la gente descontenta con el gobierno, no le resulta chocante el destrato hacia Brancatelli. Lo que no quiere decir que no lo haya. En otras palabras, ven la falta de respeto, y funciona como potenciadora, porque así es como "querrían tratarlo" ante alguna participación demasiado fervorosa del periodista militante K. Pero hay una constante falta de respeto. Y Brancatelli es víctima de esa constante falta de respeto, quizás provocada por él mismo en parte, por su manera de opinar... Debería ser un genio de la diplomacia para estar en total minoría, y conseguir que sus opiniones sean escuchadas, valoradas y respetadas. Y tiene todo el derecho del mundo a irse de vacaciones adonde quiera, me parece. Opinando como opina.

Otra cosa que irrita a los anti-K, es mencionarles la gigantesca campaña mediática en contra de los K, e insinuarles que han sido manipulados. Que la rabia, la bronca, en definitiva el odio que sienten ha sido puesto en sus corazones deliberadamente. Ahí es donde digo que Lanata ha sido el operador más exitoso. Más allá de lo cual digo que la gestión k ha sufrido un desgaste, en parte lógico después de 10 años, como en todos los gobiernos hay nichos de corrupción, han habido errores, pero también han habido muchos aciertos. Si nos sacamos el odio y la intolerancia de encima (si dejamos de ser manipulados), y opinamos con respeto, hay logros que deben ser valorados por parte de los K. No está todo mal, ni son todos corruptos. Por el contrario, hay cosas que están muy bien, o se han hecho muy bien.

Tanto si Macri, Rodríguez Larreta, o algún funcionario macrista, o Carrió, fuesen a 6, 7, 8, merecerían respeto para poder expresarse libremente sin ser bardeados, Brancatelli merece ser escuchado y respetado como una voz defensora de la gestión oficialista en ese programa ( o en el que fuere). Punto. Después, discrepemos o no con gusto.

El destrato de Brancatelli, además, forma parte de la sutil campaña anti-K de América. No es un secreto que Vila, uno de los dueños, es amigo de Masa, y el canal discretamente hace campaña en su favor. Cuando fue invitado al programa terminaron todos contando anécdotas y riéndose como si fueran amigos de toda la vida, con la única voz disonante de Brancatelli.

Nos acostumbramos a ver y escuchar que todos le pegan al gobierno por todos lados, más allá de pruebas concretas, e indicadores concretos de la realidad. Aparece alguien que lo defiende y a ese lo estigmatizan y lo destrozan. Muchachos, no es democrática esa actitud. Nos gusten los K o no.

En enero / febrero, aparecieron en el programa Intratables analistas económicos tirabombas profetizando un dolar a $14.00 en marzo... No aparecen después los mismos economistas para pedir disculpas. Hablaban de un ministro de economía inexistente, de un plan inexistente, de una economía totalmente descontralada, y empezaban a comparar el 2014 con el 2001... Nadie se disculpa después? Todos siguen opinando con el mismo fervor, aún cuando la economía se haya calmado... No les resulta extraño, más allá de no ser K?