epelpad

Los sueños de las niñas sirias refugiadas en Jordania.



Los sueños de las niñas sirias refugiadas en Jordania.


Los niños refugiados sirios que viven en Jordania han experimentado el trauma de una guerra civil en su país, la pérdida de seres queridos y hogares, y la lucha por sobrevivir en un nuevo territorio. Naciones Unidas cifra en casi 4,6 millones el número de refugiados de Siria, desde que estalló el conflicto en el país hace varios años. De ellos, casi 2,4 millones son menores de 17 años.
Los menores también se enfrentan a una “cantidad desproporcionada de hechos de acoso y explotación”, y con frecuencia se les impide obtener una educación adecuada, según International Rescue Committee
En este sentido, los voluntarios de la ONG intentan dotarles de habilidades y proveerles de herramientas de apoyo para que puedan construir un futuro mejor. Cada programa específico de formación culmina en una sesión de fotos. Uno de las últimas iniciativas, precisamente, ha sido la de preguntarles en el campo de refugiados de Zaatari y en el de Mafraq (ambos en Jordania) cuál sería el trabajo o la profesión que querrían realizar cuando fueran mayores.

Primero, hicieron dibujar a las menores cómo se verían reflejadas ellas de grandes. Después, la fotógrafa Meredith Hutchison les tomó las fotografías con los atuendos que ellas mismas diseñaron en el papel. El objetivo del proyecto, denominado 'Vision not Victim' era conocer en detalle cuáles son sus sueños y esperanzas, y cómo se verían reflejadas ellas de adultas.

Algunos ejemplos de estas niñas

Hiba, 9 años: futura pediatra


“Siempre he querido ayudar a los niños, y esto es lo que me llevó a ser pediatra. Soy amable y gentil, y por lo tanto me he convertido en un excelente médico en quien los niños puedan confiar".

Haja, 12 años: futura astronauta



“Desde que estudié el sistema solar en la escuela primaria, he querido ser astronauta. Me imagino a mí misma en el cielo, descubriendo cosas nuevas. Me encanta mi trabajo, ya que me permite ver el mundo desde un nuevo ángulo. En esta sociedad mi camino no ha sido nada fácil. Mucha gente me dijo que una chica no puede convertirse en astronauta. Ahora que he logrado mis objetivos, me gustaría decirle a las chicas jóvenes que no tengan miedo, que deben hablar con sus padres acerca de lo que quieren y por qué, para estar siempre seguras y saber dónde querer ir".


Fátima, 11 años: futura cirujana


“En esta imagen yo estoy examinando una radiografía de un paciente para ver qué le causa dolor en el pecho. En este momento de mi vida soy una cirujana muy respetada en la región. Trato a muchos pacientes, pero el que más me importa - y que me llevó a ser médico- es mi padre. Esto me hace sentir fuerte, potente y capaz"


Amani, 10 años: futura piloto



“Me encantan los aviones. Incluso antes de que yo pisara un avión, ya sabía que quería ser piloto. Volar supone una aventura muy emocionante. Cuando era más joven, mi hermano siempre me dijo que una niña no puede ser piloto, pero en el fondo sabía que esto es lo que quería hacer. Terminé mis estudios y encontré un camino para llegar a la escuela de vuelo. Ahora, no sólo llego a vivir mi sueño, sino también tengo la oportunidad de ayudar a la gente que viaja, para que pueda ver el mundo y descubrir nuevos lugares " .


Muntaha, 12 años: futura fotógrafa


Desde que era una niña me encantaba hacer fotografías de las personas. Amaba ir a diferentes eventos y documentar lo que estaba ocurriendo. Ahora, como fotógrafa profesional, utilizo mis imágenes para inspirar esperanza en los demás, y estimular el amor y la comprensión ".


Nesrine, 11 años: futura policía


"Vi a una mujer policía por primera vez cuando tenía 11 años. Antes yo no había considerado este trabajo como una carrera. En ese momento de mi vida que ni siquiera iba a la escuela, no tenía ningún interés. Pero una vez que decidí que este era mi sueño, he estudiado con firmeza y perseguí mi sueño. Ahora que soy una mujer policía, ayudo a muchas personas que están en peligro o dificultad, y animo a las jóvenes a que estudien para que puedan alcanzar sus objetivos".

Fátima, 16 años: futura arquitecta



"Siempre he querido ser arquitecta. Sin embargo, muchos me dijeron que esto no era algo que una mujer podía lograr, y me animaron a seguir una profesión más 'femenina'. Pero yo soñaba constantemente con construir hogares para familias y diseñar edificios que aporten alegría a la gente. Ahora que he alcanzado mi sueño, espero que sea un modelo para otras chicas. Quiero mostrarles que nunca deben renunciar a su sueño. No importa lo que digan los demás".


Con este post no prentendo acusar a siria de nada solo pretendo mostrarle a la gente las injusticias que pasan en el mundo que vivimos.



permitir una injusticia significa abrir el camino a todas las que siguen



6 comentarios - Los sueños de las niñas sirias refugiadas en Jordania.

nendodango +1
Pensar que van a morir pronto
Thekingwasloved
siempre se me hizo curioso porque europa no dejo pasar solo mujeres en sus paises, dudo mucho que hubiera terminado mal
BauutiiCrapero
Traducción al oriente medio



Pilota de avión de combate




Militar Siria en contra del EI

SIMPLE GENTE