epelpad

México también tuvo un Sherlock Holmes


Desde un robo de autos hasta un magnicidio, Valente Quintana resolvía todos los casos que llegaban a sus manos. Su trayectoria le dio un lugar en la historia como uno de los policías con mejor fama de México

México también tuvo un Sherlock Holmes


No había caso que no pudiera resolver. Una mañana, Valente Quintana cruzó la frontera con Estados Unidos en busca de aventuras. Había nacido en Matamoros, Tamaulipas, en 1889 y acababa de terminar la escuela primaria. Llegó a Brownsville, Texas, donde trabajó como dependiente de una tienda de abarrotes. Acusado de robo, buscó las pruebas de su inocencia y entregó al verdadero culpable, un compañero suyo. Su primer caso resuelto.

Se matriculó en la “Detectives School of America” con excelentes calificaciones para ingresar al Servicio Americano. Fue enviado en calidad de agente a Corpus Christi. La eficacia que demostró en sus primeros casos le valió el ascenso a comandante de grupo. Pero para aceptar el cargo debía renunciar a la nacionalidad mexicana. Prefirió dimitir al puesto.

De vuelta a México, en 1917, entró a la Inspección General de Policía como gendarme comisionado. Entrevistado por EL UNIVERSAL ILUSTRADO en abril de 1925, recordó su estancia en esa institución. “A fuerza de tenacidad logré ir escalando sucesivamente los puestos de auxiliar, agente de segunda, de primera, jefe de grupo, comandante de agentes y Jefe de las Comisiones de Seguridad”. El éxito en sus trabajos le valió la fama entre sus colegas y los habitantes de la Ciudad de México.

Lo que él llamaba tenacidad, se traducía en la práctica en una genialidad que hubiera asombrado a sir Arthur Conan Doyle. Lo mismo se batía a duelo para salvar a un pulquero secuestrado, que se disfrazaba de leñador para encontrar a una banda de asaltantes.

Todos conocían su astucia. Cuando se retiró de la vida pública y se suscitaba algún crimen la gente solía decir: “¡Ah, si Quintana estuviera al frente de la Policía…! ¡Ah, si a Quintana le encomendaran este asunto para que lo investigara…! ¡Claro, los ladrones seguirán haciendo de las suyas, sin Quintana!”

mexico
El famoso detective privado mexicano, don Valente Quintana, en los años 20.

A principios de los años veinte la capital mexicana era pequeña. Todas las personas que pertenecían a un mismo gremio se conocían entre sí, los ladrones por ejemplo. A su vez, todos los gremios tenían un lugar específico de reunión. Esta circunstancia la aprovechó Quintana a la perfección para llevar a cabo sus investigaciones. De incógnito entraba a las cantinas de los barrios bajos para escuchar lo que platicaban los parroquianos. Asaltos, homicidios, secuestros, los mismos criminales confesaban al detective sus atracos sin realizarlos todavía.

Cuando la capital comenzó a padecer sus primeros robos de automóviles, Quintana dejó un “forcito” a manera de carnada en una calle principal, sabiendo que los rateros llegarían por él. Lo encontró siguiendo la marca que dejó en el pavimento una pintura que había puesto en las llantas.

Un día, Valente Quintana recibió en su domicilio 87 periódicos, propiedad del magnate R. Hearts en los que se publicaba su biografía. Era un homenaje de la prensa norteamericana por el éxito obtenido en encontrar a Clara Phillips, “La tigresa del martillo”, una mujer que en Estados Unidos mató a la amante de su pareja a martillazos, huyendo después a México. En la capital se escondió en la casa de unos amigos, de la que escapó cundo supo que Quintana conocía su paradero. Fue a Guatemala y después a Honduras, donde fue detenida por orden del agente tamaulipeco.

En marzo de 1925 la brillante imagen del detective más famoso de México se vio opacada por una denuncia que en su contra presentó, Víctor Castillo, alías “El raja pescuezos”. El interpelado le acusó de mandar matar a Teodoro Camarena, jefe de una banda de criminales capturada por Quintana cuatro años antes. El acusado se dejó aprehender. Confiaba que se haría justicia con él. De inmediato fue remitido a la cárcel de Belén, donde, según EL ILUSTRADO, había envido a cien mil criminales. Desde luego que se pensó que, estando en la misma prisión podría ser víctima de una venganza. Por eso fue encerrado en una celda aparte.

crimenes
Así dio cuenta EL UNIVERSAL la aprehensión y traslado de Valente Quinta a la cárcel de Belén.


Una semana más tarde EL UNIVERSAL anunciaba la salida de Quintana de la cárcel de Belén. Seis días después regresó a ella, acusado de corrupción en la confiscación de mil sombreros de Panamá que entraron a México de contrabando. Una vez más salió libre de todo cargo.

Para entonces, Valente Quintana ya había renunciado a su cargo en la Inspección de Policía. Se dedicaba a fabricar aguas gaseosas en su casa. Él mismo promovió un refresco de apio, invención suya, en la entrevista con el semanario.

Ese mismo año, EL UNIVERSAL, interesado por dar a conocer todas las aventuras que había protagonizado Valente Quintana, le pidió autorización para publicar en exclusiva sus hazañas. Él accedió y dictó al redactor Ignacio Muñoz sus Memorias, cuya primera edición fue impresa en los talleres de esta casa editorial.

El 17 de julio de 1928, Quintana fue llamado para investigar la identidad de un joven que se encontraba detenido en la Inspección. Había matado al presidente electo de México, Álvaro Obregón y lo único que se sabía de él era que sus iniciales eran J.L.T.

En su celda, Valente Quintana interrogó al joven, con la amabilidad (nada común entre sus colegas) que lo caracterizaba. Supo entonces que el detenido no se llamaba Juan, sino José, José de León Toral (como se puede observar en la foto principal de este texto).


sherlock holmes
Caricatura de Valente Quintana publicada en EL UNIVERSAL ILUSTRADO en abril de 1925, cuando fue entrevistado por esta casa editorial.


Por las líneas de investigación que siguió en el caso del católico De León Toral, descubrió también la identidad de las mujeres integrantes de la Cofradía del Sagrado Corazón. Entre ellas figuraba el nombre de Concepción de la Llata, a quien la historia conocería mejor como “la Madre Conchita”.

Un año después, en 1929, fue nombrado Inspector General de Policía del Distrito Federal por el Presidente Emilio Portes Gil. En el año que duró su gestión formó el Escuadrón Selecto para la vigilancia del Primer Cuadro, el Casino de Policía y la Policía Femenil, primera en el mundo de su tipo.

Al concluir su periodo regresó a hacerse cargo del Bufete Nacional de Investigaciones que había fundado en 1926 y que se ubicaba en la Avenida de San Juan de Letrán. Al frente de su Bufete resolvió todos los casos que fueron puestos en sus manos hasta su muerte en 1969.

Al cine

En la entrevista que le realizó EL UNIVERSAL ILUSTRADO en 1925, Valente Quintana manifestó el peligro que para él significaban las películas de policías y ladrones que se filmaban en México y Estados Unidos. Según él, era la mejor escuela para los criminales. Pero sus aventuras no podían menos que inspirar argumentos cinematográficos. En 1953 se estrenaron las películas El Misterio del Carro Express y El Mensaje de la Muerte, versiones basadas en investigaciones de Valente Quintana.

De su vida personal poco se sabe. Se casó y tuvo hijos, vivió en la colonia Vista Alegre y le decían el detective de Tultenco. También se desconoce el número total de casos que logró resolver.


detectives
Valente Quinta entrevistó a la fotógrafa Tina Modotti al día siguiente de registrarte el asesinato del disidente cubano Julio Antonio Mella, el 11 de enero de 1929. Modotti acompañaba a Mella cuando fue herido de dos balazos en calles de la capital mexicana






2 comentarios - México también tuvo un Sherlock Holmes

Mr_RIP
Excelente, hace tiempo mi papá me conto algo de este personaje real y recuerdo algo dela platica que con tu redacción me hizo revivir ese momento.
Gracias.