epelpad

Sur de Asia busca una solución al conflicto entre animales y

Sur de Asia: en busca de una solución al conflicto entre el ser humano y los animales

Sur de Asia busca una solución al conflicto entre animales y

¿Sabías que uno de los problemas más acuciantes que vive hace unos años el sur de Asia es el conflicto entre el ser humano y los animales? Ya sea en poblados de la India, Nepal, Bangladesh, Sri Lanka o incluso Pakistán, las historias se repiten: elefantes, tigres y otras especies invaden espacios habitados por personas, con malas consecuencias para uno de los dos bandos.

Cabe preguntarse: ¿se han vuelto estas criaturas más agresivas de lo habitual? ¿Quién es responsable por todo este desorden? Son cuestiones que en la actualidad abordan los científicos y organismos de la región para tratar de solucionar el conflicto entre el hombre y los animales.


¿De qué va el conflicto hombre-animal?

Conflicto hombre-animal es un término con el cual se está llamando a toda una series de encuentros para nada agradables entre el ser humano y los animales en distintas zonas del planeta.

Los animales están irrumpiendo en asentamientos humanos, a los que nunca antes accedían, en busca de alimento. Ello trae consigo agresiones mutuas que en muchas ocasiones ponen en riesgo la vida de las personas o de las criaturas.


solucion

Conflicto entre humanos y animales en Asia del Sur


La geografía de Asia Meridional, montañosa y poblada de bosques, la convierte en uno de los ecosistemas más importantes del planeta, con una diversidad de fauna que incluye especies autóctonas.

Y precisamente en los últimos años un gran número de animales, entre los que destacan los elefantes, los felinos y los primates, se acercan a las villas y penetran en jardines, campos de labranza o incluso en las propias casas y templos con el sencillo propósito de alimentarse, con resultados desastrosos.

Según el Ministerio del Medio Ambiente de la India, de 2014 a 2017 han muerto en este país alrededor de mil 144 personas por ataques de tigres y elefantes, cifra que aumentaría de incluirse conflictos con leopardos y otro tipo de animales salvajes.

Grupos conservacionistas de Nepal refieren que en las últimas décadas cada vez más las personas son atacadas por tigres, leopardos, osos, elefantes y rinocerontes, en estadísticas que arrojan un promedio de siete ataques y dos muertes humanas por mes.


¿Cuáles son las causas de este problema?


La deforestación de las áreas montañosas en todo el sur de Asia amenaza seriamente los hábitats y las fuentes de alimentación de la fauna de la región. Al ser talados los árboles, los animales se ven obligados a bajar a las aldeas en busca de nuevas formas de sustento.

Muchas actividades humanas como la cacería, la expansión agrícola, la urbanización de las áreas boscosas y proyectos de desarrollo impactan seriamente la vida silvestre, lo que se traduce por una parte en la muerte de animales, pero por la otra en la eliminación de las fronteras entre estos y nuestra especie.

Si el hombre elimina los corredores por donde se mueven los animales, así como sus fuentes de comida, la única salida de estas criaturas es huir y en este proceso las interacciones con el ser humano se tornan verdaderamente peligrosas.


Humano

¿Cómo mitigar el impacto de estos conflictos en el sur de Asia?


Para mitigar el impacto del conflicto hombre-animal en el sur asiático, los científicos proponen algunas medidas que se están implementando paulatinamente en las naciones de la región:

Educar a las personas en nuevas formas de comunicación con la naturaleza y especialmente en el modo de interactuar con los animales. El acercamiento a estos debe ser respetuoso de sus espacios y muy cuidadoso, dado lo impredecible de sus reacciones.
Cambiar las prácticas agrícolas y evitar cultivar en áreas que sean hábitats de animales o muy cerca de ellas. En localidades de baja densidad poblacional, se recomienda alejar los campos de cultivos a zonas libres de animales para reducir el conflicto.
Crear nuevas rutas de circulación hidráulica, pues muchas veces los conflictos surgen por el acceso al agua, vital para todo organismo vivo. De este modo, se reducirían las intrusiones de especies a esos espacios.
Establecer barreras físicas entre asentamientos humanos y zonas silvestres, para evitar el paso de los animales. Es más efectivo que este tipo de técnicas las implementen los propios habitantes de las aldeas.
Desarrollar el ecoturismo como vía alternativa ante la agricultura tradicional, ya que es un sistema más favorable para la sostenibilidad y reduce significativamente los conflictos con la fauna.
Implementar medidas legales que regulen la invasión humana a los hábitats de cada especie y que permiten conservar silvestres los ecosistemas más importantes de la región, cuyo valor para el propio hombre y el planeta entero es incuestionable.
En sentido general, todos los proyectos que se están llevando a cabo sobre el tema enfatizan que el conflicto entre el hombre y la fauna que habita los países del sur de Asia no resulta un problema simple al que darle una sola solución, aunque hay muchas esperanzas de avanzar en ello.

El asunto debe ser enfrentado desde varias dimensiones, de las cuales la política es una de las más importantes, ya que determina las estrategias de comportamiento humano frente a los animales y la naturaleza, acaso la única garantía de futuro que podremos finalmente legarles a nuestros descendientes.

0 comentarios - Sur de Asia busca una solución al conflicto entre animales y