epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

evangelio día 18 de octubre: Lucas 10,1-9.

El Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde él debía ir.
Y les dijo: "La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha.
¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos.
No lleven dinero, ni alforja, ni calzado, y no se detengan a saludar a nadie por el camino.
Al entrar en una casa, digan primero: '¡Que descienda la paz sobre esta casa!'.
Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes.
Permanezcan en esa misma casa, comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece su salario. No vayan de casa en casa.
En las ciudades donde entren y sean recibidos, coman lo que les sirvan;
curen a sus enfermos y digan a la gente: 'El Reino de Dios está cerca de ustedes'."


Palabra del Señor



Hoy celebramos a san Lucas, médico, escritor, acompañó a san Pablo en muchas de sus travesías apostólicas. No conoció personalmente a Jesús, y sin embargo nos dejó el evangelio que habla quizás de la cura más grande y maravillosa de Jesús: la misericordia. El hijo prodigo, el buen samaritano… Fue aún más un gran misionero que después de la muerte de san pablo, siguió hasta su muerte cumpliendo con la parte que le corresponde del plan de Dios.


Y el evangelio nos presenta este envío de Jesús a sus apóstoles. Y la palabra que resuena en todo este mandato es ¡¡VAYAN!!...


Los manda que vayan. No les pide que abran una oficina y se queden cómodamente esperando que lleguen los hambrientos de Dios a buscar paz. No les pide que se queden en la misma tierra y que no salgan de ahí, guarecidos y fortalecidos en los amigos, en los que piensan como ellos, en su círculo virtuoso y de Iglesia en nacimiento. Les dice: ¡¡VAYAN!!...


Dios, es como que siempre se encarga de desinstalarnos. Hay una dinámica en eso. A Abraham lo sacó de su tierra, de su comodidad y lo hizo dueño de la promesa. A Moisés, a muchos profetas. A la familia de Jesús, cuando había peligro, le dijo a José: toma al niño y su madre y ve a Egipto …y fueron, una tierra nueva, sin amistades, con otro idioma… Dios , se encarga de desinstalarnos. Cuando creemos que ya está bien lo que hicimos, cuando nos va ganando cierta burguesía cristiana, nos saca de la modorra y nos hace caminar hacia nuevos horizontes, fascinantes, maravillosos… el problema es cuando nosotros no aceptamos el desafío y nos quedamos entre cuatro paredes, nos volvemos autorreferenciales, nos fortalecemos nosotros, toda nuestra evangelización va hacia nosotros, y dejamos de mirar hacia afuera.


La invitación está. En palabras del Papa Francisco en su Evangelii Gaudium:

Todos somos invitados a aceptar este llamado: salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio.

…Fiel al modelo del Maestro, es vital que hoy la Iglesia salga a anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin demoras, sin asco y sin miedo. La alegría del Evangelio es para todo el pueblo, no puede excluir a nadie, dirá un poco más adelante.


La Iglesia, vos, yo, dice el Papa, es necesario que sepa primeriar… ganar en iniciativa, salir al encuentro de los caminos, buscar. Jesús primerió con su misericordia, fue al encuentro , lo sabemos por la samaritana del pozo, por la cura de aquellos que pacientemente esperaban un milagro de Dios, por el que le devolvió la movilidad de su mano, de la mujer que se escondió en sus anchas espaldas porque una turba quería matarla…primeriar podemos todos los días. Con quien se sienta al lado mío en el micro, en la oficina, en la calle, cediendo el asiento, siendo gentiles, poniendo luz en casa, con los amigos, con mensajes, con llamadas, con un mate compartido prestando oídos, en un enfermo al que visito…


Por eso, dice el papa, es necesario involucrarse: La comunidad evangelizadora se mete con obras y gestos en la vida cotidiana de los demás, achica distancias, se abaja hasta la humillación si es necesario, y asume la vida humana, tocando la carne sufriente de Cristo en el pueblo.


No solo se trata de decir: ¡pobre gente! Se trata de meterse de lleno a resolver problemas, a tener una actitud proactiva, siendo parte de la solución y no del problema. A nosotros los cristianos se nos llama a solucionar, a mirar con optimismo, a ser buenos samaritanos aunque el otro se haya metido en problemas por propia culpa, sin necesidad.


El próximo paso será acompañar. No solo se trata de ser “pro nacimiento” sino ser “pro vida” , o sea acompañar a la madre en el proceso, acompañar al chico al que se ayudó a salir de la droga, acompañar a la familia que sufre.


Fructificar, es decir mirar el trigo y no tanto la cizaña, fructificar es estar seguros que la Palabra de Dios sembrada a la corta o a la larga dará frutos porque Dios sostiene, riega cuida la planta que crece, fructificar será saber que de esa semilla plantada, algún día saldrá un fruto nuevo que alimentará a otros…fructificar es este nuevo paso de la comunidad que sale al encuentro de los demás.


Y por ultimo y ¿Por qué no?, será festejar. Festejar la llegada de nuevos amigos que se suman a esta nueva red de salida. Festejar que llegaron Juan, Carla ,José, Esteban, María, Raquel, personas concretas cada una con su realidad que hacen grande a una comunidad que DEBE SALIR porque así manda Jesús: ¡¡VAYAN!!..

Que san Lucas nos ayude a salir, a buscar, a involucrarnos, a traer más hermanos para crecer y sonreír.

Buena jornada para todos.

1 comentario - evangelio día 18 de octubre: Lucas 10,1-9.