epespad

Violencia y Literatura <<Megapost creciente>>

Violencia y literatura

Ahora que parece que la violencia se ha vuelto a poner de moda en la literatura me gustaría abrir este post para reflexionar un poco sobre el tema y aportar algunos títulos fundamentales. Lo abro también por si alguien quiere aportar sus propias reflexiones y sobre todo los títulos que crea esenciales en este tema.
Dice la Wikipedia en torno a "violencia":
La violencia (del latín violentia) es un comportamiento deliberado, que provoca, o puede provocar, daños físicos o psicológicos a otros seres, y se asocia, aunque no necesariamente, con la agresión física, ya que también puede ser psicológica o emocional, a través de amenazas u ofensas. Algunas formas de violencia son sancionadas por la ley o por la sociedad, otras son crímenes. Distintas sociedades aplican diversos estándares en cuanto a las formas de violencia que son o no son aceptadas. Por norma general, se considera violenta a la persona irrazonable, que se niega a dialogar y se obstina en actuar pese a quien pese, y caiga quien caiga. Suele ser de carácter dominantemente egoísta, sin ningún ejercicio de la empatía. Todo lo que viola lo razonable es susceptible de ser catalogado como violento si se impone por la fuerza.
Existen varios tipos de violencia, incluyendo el abuso físico, el abuso psíquico y el abuso sexual. Sus causas pueden variar, las cuales dependen de diferentes condiciones, como las situaciones graves e insoportables en la vida del individuo, la falta de responsabilidad por parte de los padres, la presión del grupo al que pertenece el individuo (lo cual es muy común en las escuelas) y el resultado de no poder distinguir entre la realidad y la fantasía, entre otras muchas causas.
Así, pues, podemos encontrar violencia en numerosos géneros literarios: policial, negra, thriller, incluso fantástica o sci-fi. Fundamentalmente suele aparecer en los tres primeros junto a las obras de terror, aunque habrá quien diga, no sin razón, que Cumbres Borrascosas tiene partes muy violentas. En este sentido, en el Romanticismo fue frecuente el recurso a lo violento como algo oscuro, siendo sin duda el "Círculo del Lago Constanza" con Lord Byron, Polidori y Mary Shelley a la cabeza como mayores referentes de estos momentos. Aunque obras como el Drácula de Bram Stoker tengan componentes violentos en su interior, es sin duda Frankenstein de Shelley la obra que aplica la violencia como conductor de los instintos humanos:
Foto: Violencia y Literatura &lt;&lt;Megapost creciente&gt;&gt;
Título original: Frankenstein, the Modern Prometeus
Autora: Mary Shelley
Fecha: 1818
Sinopsis: Víctor Frankenstein, un estudiante de medicina, inconforme por la muerte de su madre, se aisla del mundo y, obstinado, para para buscar el ideal humano: la inmortalidad. La entrega a esta búsqueda le hace crear y dar vida a la criatura, protagonista de la novela. Sin embargo, tal
criatura posee estatura gigantesca y marcas profundas oriundas de las varias cirugías a que su creador la sometió. Peor aún, no recibe ningún nombre, y por eso pierde cualquier posibilidad de
conseguir integrarse a la sociedad. Como no es capaz de entender las vinculaciones de su acción, el creador abandona a la criatura, y lo aparta de todo vínculo afectivo. Totalmente solo, y al margen de la sociedad, se esconde de todo y de todos y, en esta postura solitaria, conoce el mundo através de los libros. Determinada, la criatura, adopta el nombre de su creador, Frankenstein, y se determina a aniquilar a ambos. Comienza su intento por el asesinato de los entes más queridos de su creador: hermanos, amigos y novia. Frankestein es así: un libro que habla del alma humana. Es imposible leerlo y no identificarse con todos los personajes que lo
construyen. Rebelión, amor, muerte, dolor, familia, amistad, prejuicio, desprecio, soledad y venganza son los ingredientes principales de esta obra inmortalizada por el tiempo.
Citas: "Aprecio la vida, aunque sólo sea una sucesión de angustias, y la defenderé."
"¡Maldito creador! ¿Por qué me hiciste vivir? ¿Por qué no perdí en aquel momento la llama de la existencia que tan imprudentemente encendiste?"
• "Yo, como Satanás, llevaba un infierno en mi interior y, al comprender mi aislamiento, quería destrozar los árboles, esparcir la destrucción a mi alrededor, para sentarme luego a contemplar con fruición aquellas ruinas."
• "El sol y el cielo han sido testigos de mis actividades y te confirmarán lo que acabo de decirte. ¡Yo soy el asesino de esas inocentes víctimas! Todos murieron por causa de mis manipulaciones aunque lo cierto es que hubiera derramado con gusto mi sangre para salvar sus vidas. Pero no me ha sido posible liberarles de la muerte... No me es posible sacrificar a toda la humanidad."

La tradición de la violencia adherida al mundo femenino surgió en estos momentos, como muestra Erika Bornay en Las hijas de Lilith, por el nuevo papel que iba adquiriendo la mujer. Como veremos a la hora de hablar de la literatura violenta actual, y como señala la neurosiquiatra californiana Louann Brizendine -en absoluto sospechosa de machismo- en su libro 'El cerebro femenino' (Barcelona, RBA Libros, 2007), p. 64: "En el cerebro femenino el circuito propio de la agresión está más íntimamente ligado a las funciones cognitivas, emocionales y verbales de lo que está el carril varonil de la agresión, que se halla más conectado con las áreas cerebrales de la acción física". Dejaré un par de citas más del citado libro: "Aun cuando tanto los hombres como las mujeres generan testosterona, aquéllos producen 10 veces más, lo cual significa que su impulso sexual es otras tantas veces mayor que el de las mujeres" (p. 77). "Según todos los criterios, los hombres son, como promedio, veinte veces más agresivos que las mujeres, cosa que se confirma con una simple ojeada al sistema de prisiones". (p. 51).
Sin embargo, las circunstancias históricas hicieron más importante el valor de la violencia de las naciones, interpretadas a través de individuos, como quedó de relieve en El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad.

Ficha-->
Título original: Heart of Darkness
Autor: Joseph Conrad
Fecha: 1902
Sinopsis: Escrita en forma de un largo monólogo, El corazón de las tinieblas es a la vez una sátira de los abusos de la colonización europea en el corazón del África negra y una alegoría moral de la degradación del ser humano ante las fuerzas corruptoras de la naturaleza salvaje. Símbolo de esta degradación, que sumirá a una mente brillante en las tinieblas de la locura, es el agente Kurtz (el coronel Kurtz, interpretado por Marlon Brando en la película Apocalypse Now de Francis Ford Coppola, basada en esta novela), cuyo deseo insaciable de riqueza y de poder le llevará a arrastrar impávido el horror y la abominación de una barbarie ancestral.
Una travesía frenética en el corazón de un continente hostil y devastado, donde la oposición entre civilización y barbarie adoptará sus formas más funestas y destructivas.
Citas: "La conquista de la tierra en su mayor parte no consiste más que en arrebatársela a aquellos que tienen una piel distinta o la nariz ligeramente más achatada que nosotros"
"La narración de un sueño no puede transmitir (...) esa idea de verse atrapado en lo inconcebible que es la esencia misma de los sueños..."

Por parte de lo que podríamos llamar el thiller que luego será de psychokillers o serial killers más frecuentes en la segunda mitad del siglo XX, el antecedente más importante está en El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde de Stevenson.
Foto: Literatura
Ficha-->
Título original: Strange Case of Dr Jekyll and Mr Hyde
Autor: Robert L. Stevenson
Fecha: 1886
Sinopsis: "Mr. Utterson un prestigioso abogado londinense a escuchado una historia de manos de su amigo el doctor Enfield que le hece despertar su curiosidad y comenzar una investigación para llegar a averiguar la verdadera identidad de Mr Hyde un hombre que se presenta muy unido a un viejo amigo conocido como el doctor Jekyll.
Las investigaciones le llevan en primer lugar a un testamento en el que Jekyll hace depositario en el caso de que desapareciera o falleciera de todos sus bienes a Hyde. Más tarde el abogado mantendrá una conversación con el doctor, el cual le pedirá que olvide el asunto.
Mas tarde se produce un cruel asesinato en la ciudad, una testigo asegura que el asesino ha sido Mr Hyde, tras un largo periodo de búsqueda éste no aparece y se produce la extraña enfermedad y muerte de Lanyon (un viejo amigo de Utterson).
Tras mucho tiempo de tranquilidad, una noche aparece Poole, el criado de Jekyll, en casa del abogado para pedirle su ayuda. Utterson se desplaza a casa de su amigo y tras derribar la puerta del laboratorio encuentran el cadaver de Hyde junto con unas cartas.
Ya en casa, Utterson se dispone a leerlas, se trata de la letra Jekyll en la cual se explica el extraño caso: el doctor tenia una clara obsesión y era la de dividir las dos naturalezas de la persona (la del bien y la del mal). Esto lo logra mediante una poción que inventa, cuando se la bebe se convierte en un ser maligno, es decir Mr Hyde. Cada vez más éste se fue apropiando de su cuerpo hasta llegar el punto en el que ambos se odiaban. Las dosis se fueron acabando y no encontraba la sustancia apropiada para la poción, hasta que esta se acabó ambos luchaban el uno contra el otro, pero el final del producto llegó y tanto el Dr Yekyll como Mr Hyde encuentran la muerte."
Citas: "Me inclino por la herejía de Caín. Dejo que mi hermano vaya hacia el mal por su propio Camino".
"Y si soy el mayor de los pecadores, soy también la mayor de las víctimas".
"Debo seguir una senda tenebrosa. Pesa sobre mí un castigo que no me es dado describir, y corro un peligro del que no debo hablar. Reconozco que soy el más encenagado de los pecadores, pero soy también el más desdichado entre todos los que sufren. Jamás imaginé que esta tierra fuese morada de dolor y espanto como los que me han tocado en suerte".

Esta doble existencia, doble vida, sería posteriormente un tema recurrente en este tipo de literatura, ya que el psicópata suele llevar una vida paralela de lo más normal, como por ejemplo puede verse en Dexter. En cierto modo, también en La naranja mecánica, adaptada al cine por Kubrick, aparece esa figura de un personaje que roza lo histriónico dentro de la violencia, como una especie de segador del odio y la frustración.
Foto: violencia
Ficha-->
Título original: A Clocwork Orange
Autor: Anthony Burguess
Fecha: 1963
Sinopsis: Cuenta la historia del nadsat-adolescente Alex y sus tres drugos-amigos en un mundo de crueldad y destrucción. Alex tiene los principales atributos humanos: amor a la agresión, amor al lenguaje, amor a la belleza. Pero es joven y no ha entendido aún la verdadera importancia de la libertad, la que disfruta de un modo violento. En cierto sentido vive en el edén, y sólo cuando cae (como en verdad le ocurre, desde una ventana) parece capaz de llegar a transformarse en un verdadero ser humano.
Citas:" Todo esto lo digo en serio, oh hermanos mios, pero lo que hago lo hago porque me gusta."
"Dios prefiere al hombre que elige hacer el mal, antes que al hombre que es obligado a hacer el bien. "
"Es un mundo podrido porque permite que los jóvenes golpeen a los viejos como vosotros habeis hecho, y ya no hay ley ni orden. Ya no es un mundo para un viejo [..] ¿Qué clase de mundo es éste? Hombres en la Luna y hombres que giran alrededor de la Tierra como mariposas alrededor de una lámpara, y ya no importan la ley y el orden en la Tierra."

Alex, el protagonista de La naranja mecánica, es un psicópata, al buscar la anulación del yo, de la individualidad, y al mismo tiempo pretende precisamente lo contrario, o sea la exaltación del individuo. Es a estas últimas las que solemos llamar psicópatas de modo incorrecto, pues precisamente lo que las distingue es precisamente la ausencia de padecimiento. Podríamos decir que su inteligencia emocional es muy pequeña -casi nula- en su capacidad de tener empatía con los demás, de lograr una identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otros; sin embargo la inteligencia racional permanece intacta en ellos, pudiendo incluso ser personas de capacidad de razonar muy desarrollada, de ser muy inteligentes en este nivel.

Si hacen daño, los psicópatas en ningún momento tendrán remordimiento por ello, sea cual sea el plano en el que estén haciendo daño (político, económico, o cualquier otro). A la hora de relacionarse sólo le interesan las personas concretas que les puedan favorecer: son unos egoístas plenos, que comprenden perfectamente lo que están haciendo, y por ello la sociedad los considera responsables de sus actos y les castiga en el caso de quebrantar las reglas (cosa que harán cada vez que les interese). Pueden, eso sí, reconocer que el quebrantamiento de las normas les ha perjudicado una vez que se les ha hecho pagar por ello, y pienso que pueden ser sinceros cuando reconocen que ello es así y que no lo harán de nuevo (evidentemente sólo porque les perjudica a ellos, no a los demás).
Algo de ello comenzó a aparecer con mayor claridad en literatura ochentista, especialmente gracias a la figura de Cormac McCarthy y su Meridiano de Sangre.
Foto: naranja mecanica
Ficha-->
Título original: Blood Meridian, Or the Evening Redness in the West
Autor: Cormac McCarthy
Fecha: 1981
Sinopsis: 1849. Una banda de irreconocibles blancos son contratados por el gobernador de Chihuahua para dar buena cuenta de las tribus apaches que asolan el país. Al frente, John Joel Glanton y el desconcertante juez Holden; el resto, un puñado de salvajes y asesinos que buscan oro, mujeres y cabelleras de indios. La voracidad de los blancos les lleva, una vez rendidos todos los honores y cobrada la recompensa, a perpetrar las mismas animaladas con los mejicanos, dando lugar a una persecución en donde todo es huir y matar.
Su itinerario por el desierto en busca de indios y mejicanos se convierte en una delirante recreación de un paisaje y de una geografía descritos y narrados al son de una épica digna de los mejores personajes clásicos. Un paisaje duro, de una geología complicada acorde con los personajes que por él transitan. Un escenario en donde solo es posible el más brutal salvajismo y violencia y que acaba constituyéndose en la más pura geografía del mal.
Estas son las reglas en ese estado de naturaleza perfectamente explicado por el inmenso, física y literariamente, juez Holden cuando exclama: ” ¡La Guerra es Dios!”.
Entre partida y partida, masacre y masacre los hombres de Glanton ven los restos de poblados y aldeas arrasados por los apaches, de antiquísimas civilizaciones milenarias devoradas por otras más recientes, de cadáveres y osamentas de animales y seres humanos y son protagonistas de un paisaje primordial que es descrito, narrado y comparado con una fuerza mayor conforme avanza el relato.

En este libro la figura capital es el Juez Holden sin duda, al elevar a sagrado lo violento, no desde luego como un enfermo, sino como una especie de chamán capaz de asumir lo violento. Si por enfermedad entendemos el mal funcionamiento de un órgano, no podemos decir que entren dentro de esa categoría los psicópatas que comienzan a ser más frecuentes en la literatura de estas fechas, de la misma manera que no decimos que sea un enfermo una persona que ha nacido, por ejemplo, sin brazos. Será un anormal, una persona que se sale de la norma considerada habitual, pero no se les puede considerar estrictamente enfermos. Si así fuese habría que considerar como tales, por ejemplo, a las personas que sienten impulsos de una forma contraria a la que normalmente se esperaría que fuese la propia de los caracteres fisiológicos sexuales que muestra su cuerpo. Otra cosa es que se les considere, desde el punto de vista social, responsables de sus actos, sobre todo desde el momento que estos pueden estar perjudicando a la sociedad, que les reprime por ello (por sus actos considerados nocivos, no por su constitución física).

En parte, esta cuestión acaba siendo planteada por El oscuro pasajero de Jeffry P. Freundlich (más conocido como Jeff Lindsay).
Foto: Stieg Larsson
Ficha-->
Título original: Darkly Dreaming Dexter
Autor: Jeff Lindsay
Fecha: 2004
Sinopsis: Dexter Morgan no es precisamente la clase de hombre que presentarías a mamá. Su tendencia al asesinato puede resultar algo desconcertante. Pero en el fondo de su corazón Dexter es el perfecto caballero, una apoyo para su hermana; Deb, miembro de la policía de Miami, y alguien interesado sólo en terminar con gente de verdad se merece su visita especial. Aunque es un hombre atractivo, Dexter se muestra totalmente indiferente, y, con franqueza un poco perplejo, ante las atenciones que le prestan las mujeres.
Citas: "Todos esconden quien son por lo menos parte del tiempo. A veces entierras esa parte tan profundo...que necesitas que te recuerden que está allí. Y algunas veces, solo quieres olvidarte de quien eres. ¿Y yo? . No soy hombre, ni bestia. Soy algo completamente nuevo. Con mis propias reglas. Soy Dexter."
"¿Soy una buena persona haciendo cosas malas... o una mala persona haciendo cosas buenas?"
"Otro bonito día de Miami: cadáveres mutilados y posibilidad de chubascos por la tarde"
Dexter, más conocido probablemente por la adaptación televisiva, es otro ejemplo, como Tyler Durden en El club de la lucha como alter ego del narrador de la novela, de una doble personalidad en la línea de los serial killers o personajes de violencia extrema encauzada dentro de una sociedad. Después de todo, se considera que la sociedad que mejor funciona es aquella que consigue el equilibrio (siempre inestable) entre el individuo y la comunidad a la que pertenece; aquella en la que la comunidad no ahoga al individuo, pero en la que tampoco el individuo arrastra tras de sus intereses exclusivos (económicos, religiosos, políticos…) a la comunidad.

Sin embargo será relativamente fácil que el psicópata, la persona que sólo contempla a la comunidad como un marco donde conseguir sus propios objetivos (sin importarle para ello destruir a una buena parte de esa comunidad que ha de servirle de marco de experimentación), será relativamente fácil, decía, que esa persona se convierta en jefe (en la esfera que sea). La comunidad tiene necesidad de jefes, de personas a las que seguir de forma confiada, porque consideran que son referentes colectivos; o sea que tiene autoridad (o sea, la capacidad de hacer que los demás los sigan de forma voluntaria) y son dignos de imitar para conseguir el mayor grado de satisfacción. Pero es bien sabido que el paso desde un sentimiento emocional que esté equilibrado con una racionalidad suficiente -o sea desde el que se refleja en el seguimiento de la autoridad- a una situación de poder (o sea, la capacidad de obligar a los demás a que te obedezcan), ese paso no es difícil, es más, es casi necesario. Este tipo de reflexiones aparecen en M. Camino de Destrucción, de Aarón Reyes.
Foto: cormac mccarthy
Ficha-->
Título original: M. Camino de Destrucción
Autor: Aarón A. Reyes Domínguez
Fecha: 2009
Sinopsis: No conocemos su nombre ni su edad, sólo sabemos su propósito: convertirse en asesino profesional. Antiguo fotógrafo de sucesos, el protagonista se convierte en un asesino en prácticas y comienza ejecutando a su tío Antonio, un ser despreciable que maltrataba a su mujer y que en la infancia disparó a su hija enferma. Tras él, aniquilará a un asesino y pederasta que secuestraba niños y los mantenía encerrados en jaulas hasta que morían de inanición.
 En el domicilio de este deleznable ser encuentra una grabación en la que aparecen algunos personajes relevantes de la vida política y social: un alcalde, un conocido presentador de televisión, un deportista de élite y un respetable político.
En una dura y subversiva crítica a todo sistema social actual en sus diversos ámbitos, económico, educacional y de clichés estereotipados, M Camino de destrucción nos presenta la visión de un asesino. Pero no lo hace desde el punto de vista tradicional sino desde el eje de un Monstruo sembrador del Caos, un destructor del orden corrupto que sustenta un “mundo enlatado”.
Citas: "La primera vez que matas a alguien el gran problema no es la sangre. Tampoco es el cadáver. Ni el sonido que puedas haber causado en un ambiente que de pronto se vuelve silencioso. El gran problema es el éxtasis."
"sí, la violencia, digamos que al final la cultura es poco menos que “la conciencia”, el sentimiento de culpa interiorizado que perpetua la contención de los impulsos instintivos."
"Muchas veces he pensado en cuál es la dimensión exacta de mis actos, de mis decisiones. La causa y el efecto. Acariciando la pistola con el dorso de la mano pienso en la causa y el efecto de ella. "

En las circunstancias en las que se desarrolla el protagonista de esta novela, un psicópata puede engañar –mentir es su especialidad principal- a la comunidad para que le siga, y después ser lo suficientemente inteligente (a corto plazo al menos) como para conseguir el dominio emocional sobre la masa, consiguiendo que viva aterrorizada por una serie de factores hábilmente manejados (terrorismo de los anti-sistema propio, pandemias exageradas por la publicidad, etc.) de forma que la masa llegue a creer que sólo siguiendo a ese líder que la manipula adecuadamente puede conseguir su salvación.
Pero esta violencia, en fin, no acaba de entenderse si no se acepta como algo consustancial al género humano, dilema que plantea la obra de violencia tal vez más conocida en el último año y medio, Los hombres que no amaban a las mujeres.
Foto: meridiano de sangre
Ficha-->
Título original: Män som hatar kvinnor
Autor: Stieg Larsson
Fecha: 2005
Sinopsis: Cuando Mikael Blomkvist es sentenciado por difamar al empresario Wennerström, su papel en la primera fila de la revista económica Millenium, de la que es co-director junto a Erika Berger, queda relegado a un segundo plano. Aprovechando la situación, Henrik Vanger, ex-director de la Corporación Vanger, una de las empresas más importantes de Suecia, le propone un trato: escribir un libro sobre su imperio y su extensa familia y, a la vez, investigar la desaparición en 1966 de la sobrina de Vanger, Harriet.
Durante su retiro en el pequeño pueblo de Hedestad, al norte de Estocolmo y principal residencia del clan Vanger, Blomkvist conocerá a varios miembros de la familia, y el pasado y el presente se unirán para retorcer aún más un misterio que lleva 40 años sin resolverse.
Mientras tanto, en Estocolmo, la vida de Lisbeth Salander, una joven investigadora e incomparable hacker, dará un giro radical cuando un oscuro personaje la ponga contra las cuerdas y a su vez, la investigación de Blomkvist necesite de su ayuda.

En definitiva, como puede verse, la violencia acaba resurgiendo siempre, más que como una moda, como una cuestión que está implícita en la sociedad. Dejo, por tanto, este post para que se sume más gente a comentar este fenómeno. Quedan muchas novelas y otros escritos por comentar, ya que podría incluso mencionarse cómo ha influido el mundo del comic en ello. También puede mencionarse la cuestión del monopolio de la violencia por el Estado, y por supuesto todas las reflexiones en torno a otras obras y otros autores que pueden hacer más larga y rica la lista.

2 comentarios - Violencia y Literatura <<Megapost creciente>>

nahuue
Che, y los links?
nahuue
Yo de nuevo. Te falto la crisis emosional del &quot;Hombre Invisible&quot;, de H.G. Wells. El irrebersible asesino de &quot;No Country For Old Men&quot; de Cormac, Anton Chigurn(encarnado por Javier Barden en el film &quot;Sin Lugar Para Los Debiles&quot. La literatura del siglo XX, como el cuento &quot;Barba Azul&quot; de Charles Perrault. Y sin ir mas lejos, las versiones originales de los cuentos de los hermanos Grimm. ¿Y la literatura nipona?
El area de la violencia en la literatura es un tema muy amplio. Como tú dices se debe a la violencia es parte de la sociedad actual y lo seguira siendo en el futuro. Incluso al hablar de violencia humana hay que tener cuidado de no olvidar nada.
La verdad, la idea de hacer un post sobre la violencia en los comics esta buena. Pero, aunque no lo hayas dicho, si vas a hablar de violencias en las peliculas mejor hacete un libro. O, igual, hacete un libro con los temas que ya planteas, pero ampliados(medio largo va a ser.)
aaron reyes

Paz!(cuak...)