epespad

Cuando los "marcianos" visitaron la Tierra

Cuando los "marcianos" visitaron la Tierra
extraterrestres
ovni
Cuando los "marcianos" visitaron la Tierra

Enigmas.- Anclado entre vetustas concepciones sociales y el advenimiento de la ciencia, el siglo XIX supuso un punto de inflexión en todos los órdenes, incluyendo la controvertida cuestión de los objetos voladores no identificados. Contra lo que cabría imaginar, tales avistamientos ya proporcionaban muestras de actividad tan extremas como excepcionales para aquellos tiempos. Naturalmente, tampoco faltaron los partidarios y detractores que mantenían acaloradas discusiones acerca de su procedencia.
ufologia
Alex Muniente

“De ahora en adelante el universo ya tiene misterios” declaraba en 1897 el químico galo Marcel·lin Berthelot frente a un nutrido grupo de colegas. Su aseveración venía a cuento tras difundirse ciertas informaciones procedentes de EEUU en referencia al avistamiento de extraños “navíos aéreos” a lo largo y ancho de aquel país. Técnicamente, aquello era impensable toda vez que el profesor Simon Newcomb, del Instituto Smithsoniano, había demostrado mediante estudios matemáticos la imposibilidad de elevarse con un artefacto "más pesado que el aire".
A grandes rasgos, la prensa estadounidense remitía inusitados informes relativos al vuelo de unas “misteriosas aeronaves” por varios estados, empezando por California. Su apariencia recordaba a un enorme cigarro habano de metal con alas, flanqueado por ventanillas y potentes focos que iluminaban la noche. Para añadir veracidad a los relatos los periodistas locales se escudaban en testimonios de “gente con probada solvencia y nada adicta a la prevaricación” (sic), dada la conmoción social generada.
en la antiguedad
Al margen de dejarse contemplar por los cielos urbanos, dichos objetos incluso tuvieron la osadía de aterrizar en lugares poco frecuentados. A guisa de ejemplo, el Houston Post narraba el encuentro entre un campesino y uno de los supuestos tripulantes, suceso acaecido el 25 de abril. Éste último solicitaba agua y varios materiales al aturdido testigo, quien a cambio pidió detalles al aeronauta sobre el funcionamiento de la nave. Sólo recibió vagas referencias al uso de la electricidad y a un “pariente inventor” como respuesta.
Cuando los "marcianos" visitaron la Tierra
Excusas semejantes se repitieron más adelante conforme se añadieron nuevas historias. Los pilotos de aquellos navíos eran de raza blanca caucásica y pelo rubio, mostrando un carácter abierto y amigable, permitiendo además a unos cuantos elegidos que echaran un vistazo al interior de la nave. Jamás ofrecían explicaciones técnicas, pero se afanaban en comentar orgullosamente sus próximos planes, por ejemplo volar hasta Washington para ofrecer el invento al gobierno o viajar a otros mundos.
extraterrestres
De manera eventual algunos aeronautas se permitían realizar algunas afirmaciones en relación a futuros eventos. Algunos profetizaban la creación de líneas aéreas formabas por dichos navíos que recorrerían el globo transportando pasajeros.
Una minoría, más malévola, advertía de las inminentes hostilidades contra España y sus colonias, al margen del peligro que correría el mundo si esta invención cayera en malas manos. Conviene notar que la citada guerra se produjo justo un año después.
En ocasiones, los incidentes adquirieron tintes de gran dramatismo. El Colony Free Press de Kansas daba cuenta de la persecución que efectuó un granjero después de percibir que le estaban robando una vaca. La res apareció descuartizada durante la madrugada del 18 de abril en una propiedad cercana, mereciendo el desenlace un lúgubre comentario del editor. “En nuestra opinión no se trata de una aeronave de este mundo” –comentaba–. “Creemos que se halla bajo el control de sabios marcianos… los cuales se divierten a costa nuestra”.
ovni
Las posturas a favor o en contra de los testimonios tuvieron su espacio propio en los medios de comunicación. “¡¡El asunto entero se debe al hipnotismo y al consumo de whisky barato!!”, sentenció el Dr. E. Stuart, una autoridad de Ennis (Texas). A partir de otoño, sin embargo, los incidentes perdieron intensidad hasta ser relegados por sucesos de mayor interés social, si bien los “dirigibles fantasma” pudieron divisarse luego en Turquía, Indonesia y Nueva Zelanda.
ufologia
Aerolitos por doquier

La oleada norteamericana que tuvo lugar en el bienio 1896-1897 está consideraba por numerosos estudiosos como un preludio de la Era Moderna de la ufología. Cabe recordar que –de acuerdo con las enciclopedias– los primeros aeroplanos y dirigibles volaron en 1903 y 1904 respectivamente. Ambos eran harto rudimentarios, de limitadísima autonomía e incapaces de efectuar trayectos nocturnos. Junto a ellos, aunque con menor renombre, también abundaron las observaciones de aerolitos.
en la antiguedad
El término aludido, que designa a aquellos objetos caídos desde el espacio exterior, supusieron una constante en la prensa “culta”. Si mostraban una trayectoria errática o anómala, estallando repentinamente, se convertían en una noticia de inmediata actualidad que incorporaban comentarios desde varios ángulos. Uno de ellos, visto en verano de 1869 sobre París, causó asombro y estupor por mor de sus evoluciones ascendentes en lugar de estrellarse contra la superficie.

En 1836, la Gaceta de Madrid publicaba una información similar, que bien (sigue) podría constituir la referencia más antigua sobre objetos volantes sin identificar en la Península Ibérica. El aerolito en cuestión, “un disco rojo en llamas”, se paseó por la capital circuncidándola hasta desaparecer en dirección este. Manifestaciones semejantes recogía la edición del London&Edinburgh and Dublin Philosophical Magazine de julio-diciembre de 1874, reproduciendo las evoluciones de un “extraño meteorito que alteraba su trayectoria al igual que estuviese dirigido por una mente inteligente”.
Cuando los "marcianos" visitaron la Tierra
Dependiendo de su comportamiento, la acepción aerolito dejaba paso a sinónimos un tanto inquietantes, complementados por narraciones de igual tono. Así, el investigador J. Weverberg, co-autor de Ovnis tras el telón de acero, incluía en dicho libro un suceso acaecido en la fronteriza población húngara de Szeded a mediados de 1836. Los lugareños aterrorizados describían la aparición de unas “luces esféricas” surgidas con la aparición de una “dama de blanco que flotaba sobre la villa”. A la declaración de los testigos se añadía además el informe policial y el testimonio de varios guardias aduaneros.
extraterrestres
En ocasiones las "anomalías" se decidían a interactuar con la población local. Ése fue el caso de una bella campesina residente en Hessdalen (Finlandia), la cual, en verano de 1870, se vio perseguida y asediada por lo que ella calificó de “sombrero volador”. La nota, editada en el Hessdalsrapporten del siguiente año, simplemente añadía lo que venía sucediendo en la zona desde tiempo atrás y ante la indiferencia de las autoridades.
ovni
El aspecto de aquellas aeronaves recordaba muy casualmente a las experiencias aeronáuticas más avanzadas del momento.
Más adelante, una información aparecida en el diario La Vanguardia, correspondiente al 9 de septiembre de 1898, mezclaba tintes ciertamente extremistas. El redactor se tomó la molestia de traducir la descripción de un astrónomo danés, preocupado por una aurora boreal de proporciones colosales que fue visible desde la mitad norte del continente europeo. El referido experto aseguraba que en su centro logró vislumbrar “un objeto lenticular de aspecto metálico que despedía rayos”. Para evitar extenderse sobre el tema, baste decir que sólo en Occidente se conservan docenas y docenas de descripciones parecidas.
ufologia
¿Un Roswell decimonónico?

El mítico incidente de Roswell (Nuevo México) en 1947 inició otro capítulo de la ufología relacionado con los ovnis accidentados por motivos ignorados. No obstante, la referida población en absoluto gozaría del dudoso honor de ser localidad donde se produjo el primer siniestro intergaláctico conocido. De nuevo, la prensa novecentista ofrece referencias un tanto insidiosas por sus implicaciones, verbi gracia, la destrucción de un “navío aéreo” tras estrellarse en Kalamazoo (Michigan), datada el 15 de abril de 1897 por un diario local.
en la antiguedad
El Nebraska Nugget correspondiente al 6 de junio de 1884 daba cuenta del hallazgo por parte de unos cowboys de los restos pertenecientes a un “cuerpo ardiente rodeado de ruedas y otras piezas de maquinaria”. La arena a su alrededor se había fundido, y una vez enfriado, el objeto mostraba un aspecto fusiforme cuya longitud rondaba los 17 metros, exhibiéndose luego públicamente. Este caso, sin embargo, empalidece ante la noticia del Dallas Morning News fechada el 19 de abril de 1897, que aludía a un accidente de una aeronave y su ocupante.

El suceso pasó inadvertido hasta 1967, cuando un periodista de la misma publicación recuperó el documento. Al poco tiempo, un despacho de la International Press Agency anunciaba que en la población de Aurora (Texas) “existe una pequeña tumba conteniendo el cuerpo de un astronauta que no es de este mundo”. Casualmente, aquella declaración repetía casi palabra por palabra los comentarios del juez encargado de la investigación, avaladas por un oficial del US Army Signal Service.
Cuando los "marcianos" visitaron la Tierra
Todavía faltaban décadas para que los primeros y frágiles aviones volaran.
extraterrestres
ovni
“El piloto es un nativo del planeta Marte”, explicaba en el artículo T. J. Weems, el susodicho oficial. Junto al infortunado tripulante, un sujeto de reducida estatura –se especificaba– se rescataron diversos utensilios y un diario repleto de jeroglíficos. El cadáver recibió cristiana sepultura en el cementerio del pueblo, quedando señalada su tumba con una lápida donde alguien cinceló el aspecto de su nave, de aspecto ovoide. Con el material recogido, se organizó un pequeño museo para atraer turistas.

Por irónico que parezca, en aquel camposanto también reposaban los soldados muertos en diferentes conflictos librados, empezando por la Guerra de Secesión y llegando a Vietnam. Al poco de difundirse el comunicado antes aludido, un equipo de científicos se desplazó a Aurora con la expresa intención de recuperar al difunto astronauta y cuantos restos quedaran. En menos de un mes se habían removido todas las tumbas, trasladándolas a un nuevo enclave y desapareciendo además la extraña lápida.
ufologia
“Hemos de reconocer que uno de los fragmentos recuperados era realmente extraño” advirtió uno de los expertos allí desplazados, quien dijo pertenecer a la firma McDonnell-Douglas, la firma fabicante de aviones. Asimismo, el equipo de científicos requisó la totalidad del pequeño museo pese a las protestas de la población, privándoles de la única fuente de ingresos. Los intentos por averiguar dónde se depositaron las pertenencias sólo obtuvieron el silencio administrativo por respuesta.

Hoy por hoy, el asunto de Aurora constituye un interesante misterio que cuenta por igual con opiniones a favor y en contra. La falta de nuevas referencias, añadida a la desaparición de las posibles pruebas, deja sumida la historia en la confusión más completa aunque hay algo que no puede pasarse por alto. Desde la fecha del incidente, la localidad se convirtió en un pueblo fantasma, extrañamente olvidado por el ferrocarril y demás sistemas de transporte.
en la antiguedad
Cuando los "marcianos" visitaron la Tierra
Marte maldito!

Las repetidas alusiones al planeta rojo en los párrafos precedentes provienen de las especulaciones sobre la existencia de vida allí. A raíz de los célebres “canali” marcianos, descubiertos por el astrónomo italiano Schiaparelli en 1877, se abrió el camino para que los interesados preguntasen abiertamente qué estaba sucediendo. La mención de “misteriosos puntos blancos” que partían desde su superficie para estallar sobre la estratosfera terrestre proliferó en numerosas publicaciones técnicas, aparte de divulgar las posturas al respecto.

Si Marte era el planeta más cercano a la Tierra, se consideraba lógico que los supuestos extraterrestres procedieran de allí. Paradójicamente, buena parte de la comunidad científica creía en el referido argumento, y no veían nada anormal en que sus habitantes desearan pasearse por un mundo vecino. O bien, que algún “inventor loco” terrícola se animara a construir un ingenio volador capaz de remontarse por las alturas. Este convencimiento llevó a observar la oleada de 1896-1897 con un prisma bastante alejado de las tesis alarmistas actuales.
extraterrestres
“Los informes de aquella época coinciden en la descripción de los tripulantes”, puntualiza el ufólogo D. Jacobs en una obra sobre el incidente. "Son seres humanos, no criaturas de otro planeta. Aunque los testigos careciesen de explicaciones coherentes el concepto moldeó la impresión acerca del fenómeno, añade el autor citado. Por el contrario, las clases acomodadas leían con temor las anotaciones publicadas, avivándose tras la aparición de La guerra de los mundos en 1898. El argumento de H. G. Wells giraba en torno a una invasión marciana que casi aniquila la civilización humana.

Obras del tipo El amo del mundo o Robur, el conquistador, ambas de J. Verne, auguraban el poder destructivo de los “navíos aéreos”, difundiéndose casualmente unos pocos meses antes de producirse la referida oleada. Paralelamente, los ambientes culturales del momento seguían con atención las discusiones literarias entre Wells, Verne y cualquier que tuviera algo que decir a propósito de la vida extraterrestre, reproduciéndose a otros niveles académicos.
ovni
ufologia
en la antiguedad
Para los sectores más críticos, en cambio, las noticias sobre avistamientos eran calificadas de “periodismo basura”, indigno de figurar ni tan siquiera en las columnas humorísticas. Y para el resto de la humanidad, a falta de analfabetizarse, la importancia de los enigmas del cosmos y las andanzas de los “hombrecitos verdes de Marte” les traía sin cuidado. Sobrevivir a la miseria y las enfermedades les suponía un entretenimiento lo suficientemente sufrido para interesarse por cuestiones más esotéricas.

Con una sociedad dividida en tantas posturas… Qué hubiera sucedido en aquel momento si de buenas a primeras acabara aceptándose la hipótesis alienígena desechando otras más convencionales? “Ése incidente y muchos otros marcaron un instante crucial. Los navíos eran reales y la controversia suscitada refleja el debate actual sobre los ovnis” concluye el Dr. Jacobs. Muy probablemente, la ufología habría ganado medio siglo de adelanto en comparación con su desarrollo actual.
Para consultar este artículo completo ver revista:

ENIGMAS Nº 75 Cuando los "marcianos" visitaron la Tierra

Alex Muniente
Cuando los "marcianos" visitaron la Tierra
extraterrestres
ovni
ufologia

Comentarios Destacados

10 comentarios - Cuando los "marcianos" visitaron la Tierra

eseval +1
Desvirtuando un poco el post comento ... lo de la "Cara en Marte" es genial porque si uno quiere ver una cara la puede ver, sin embargo eso no significa que esté ahí
pichyjara
Me gustó, lo recomendé y te dejo 10, buena info.
eseval
@orus66 se agradece el respeto obviamente (cosa que lamentablemente no abunda aquí en Taringa) De todas formas agrego, con el caso particular de la "Cara de Marte" puede apreciarse como la pareidolia entra en acción si vemos varias fotografías.

ufologia
en la antiguedad
Esta fotografía es una de las muchas tomadas en las latitudes norte de Marte por el Viking 2 cuando orbitaba en busca del Viking 1. La fotografía muestra terrenos con forma de meseta, con una gran formación rocosa en el centro, la cual con las sombras asemeja una cabeza humana y da la ilusión de ojos, nariz y boca. La formación tiene 1,5 km de ancho, y está iluminada por los rayos del sol cayendo con una inclinación de 20 grados. Las «pecas» en la imagen se deben a bits con errores, resaltados por el aumento del tamaño de la foto. La fotografía fue tomada el 25 de julio de 1976 desde una distancia de 1873 km.


Cuando los "marcianos" visitaron la Tierra
extraterrestres
ovni
Fotografía de la "Cara» en Marte" tomada por el Mars Global Surveyor tomada en 2001.


Sagan, Carl (1995). «Capítulo 2: Ciencia y esperanza». El mundo y sus demonios. «Aunque quede claro para todo el mundo que esas figuras de Marte son geológicas y no artificiales, me temo que no desaparecerán las caras monumentales en el espacio (y las maravillas asociadas). Ya hay periódicos sensacionalistas que informan de caras casi idénticas vistas desde Venus hasta Neptuno (¿flotando en las nubes?)»


Hay maravillas incontables en el universo pero no todo lo que aparenta ser ... efectivamente es.
ufologia

Enlaces interesantes:
* http://es.wikipedia.org/wiki/Viking_1
* http://es.wikipedia.org/wiki/Viking_2
* http://es.wikipedia.org/wiki/Mars_Global_Surveyor
* http://photojournal.jpl.nasa.gov/catalog/PIA03225
* http://mars.jpl.nasa.gov/mgs/msss/camera/images/moc_5_24_01/face/
* http://www.msss.com/msss_images/2008/01/31/
* http://www.vgl.org/webfiles/mars/face/orthophoto/ortho.htm