epelpad

Amor y muerte en un ascensor! Trágica historia

Él era grande jugando al baloncesto; ella, brillaba en su colegio. Tenían 17 años y mucho futuro por delante
Aquí la historia de amor de José y Belén, la que les empujó hasta el ascensor del espejo. Y también la decisión de la familia, que hoy maldice el padre, de quedarse con una vivienda del edificio heredado
Una de las paredes de la cabina del ascensor cedió


Belén Jordana de Pozas tiene 17 años y es de la generación selfie. Baila al ritmo de los Chainsmokers, devora series de Netflix, graba sus piruetas con su tabla de snowboard con una GoPro y las comparte en Instagram con sus compañeros del colegio Nuestra Señora del Recuerdo, donde han estudiado, entre otros, Alberto Ruiz-Gallardón o Pablo Isla, presidente de Inditex.
José Amián, su novio de la misma edad, es la estrella del equipo de baloncesto de su misma escuela. Juega de alero, tiene una muñeca prodigiosa y promedia 15 puntos por partido. Es martes y la pareja católica, que se confirmó el pasado mes de abril, acaba de finalizar sus exámenes previos a las pruebas de Selectividad. A los dos les espera un futuro prometedor en Cunef e Icade.
Ella quiere estudiar Derecho. Él, Empresariales. Son felices. Las pruebas les han salido a la perfección y organizan una fiesta con sus amigos en el ático del edificio de Belén, ubicado en el número 4 de la calle Hermanos Bécquer. Una zona común en el octavo piso donde hay una barra de bar, un chill out y camas balinesas como si fuese una terraza chic de Ibiza. Hay música, cervezas y risas. Nadie tiene razones para la tristeza. Son las 16.50 de la tarde y Belén y José quieren bajar a por tabaco a la sexta planta, donde residía la chica con su padre José Antonio Jordana de Pozas, registrador de la propiedad y su madre, coleccionista de arte, en un exclusivo piso de 300 metros cuadrados.
Se montan en el ascensor principal, pulsan el botón del sexto, se funden en un cariñoso abrazo y se apoyan en la parte posterior de un elevador acristalado instalado 10 años atrás. Son la viva imagen del amor. Segundos después serán la imagen de una tragedia aún inexplicable.Con el ascensor en pleno descenso, la silicona que unía un gran espejo al cristal posterior cede y éste se desploma.
Los jóvenes caen al vacío por un hueco de apenas un metro donde están colocados los contrapesos. Mueren en el acto por politraumatismos. Unos amigos que esperaban en el rellano para unirse al jolgorio dan la funesta noticia a los que en la azotea celebraban la penúltima etapa antes de iniciar sus vidas adultas. Pasan del éxtasis preuniversitario al luto. A las lágrimas. Los teléfonos comienzan a arder y la familia entra en estado de shock. Los alrededores del edificio se inundan de unidades móviles y la familia, discreta por naturaleza, se convierte en objetivo de la prensa. Parece una pesadilla, pero es la vida real. La triste vida real.





La silicona que unía el espejo al cristal posterior cede y se desploma. Los jóvenes caen al vacío

El padre de la chica maldice el día que quiso quedarse en aquel edificio que heredó de una madre valenciana que hizo fortuna en el sector del acero y se casó con un abogado. Corría el año 2013 y José Antonio y sus cuatro hermanos, con el fallecimiento de su progenitora, deciden convertir el inmueble de oficinas y sede de la consultora de comunicación Llorente & Cuenca en un edificio con viviendas de lujo valorado en 12 millones de euros. Habían constituido la empresa Bécquer de Arrendamientos S.L. y comienzan las obras. Dividen el edificio en una oficina en la planta calle y seis amplios pisos con las mejores calidades. Los venden al mejor postor a un precio de 1,7 millones de euros. En el último momento, José Antonio decide quedarse con una de las viviendas. Prefiere vivir en el corazón del noble barrio de Salamanca y no al lado de Cristiano Ronaldo, en la prohibitiva urbanización de La Finca de Pozuelo de Alarcón.

Sus vecinos serán dos representantes del power venezolano, que están invirtiendo en la milla de oro de Madrid como si jugasen al Monopoly, y un magnate colombiano. En la última obra de remodelación no tocan la cabina del ascensor instalado en 2006 y fabricado por la empresa extinta Silves. Costó 80.000 euros y no se modificó la estructura enrejada del exterior por su carácter histórico. El elevador pasó sin problemas las revisiones, incluso la última en abril, según informó la empresa de mantenimiento ThyssenKrupp, que ha sido interrogada por la Policía Científica. Las investigaciones siguen en marcha, pero se ha deslizado la posibilidad de que la comunidad de vecinos hubiese encargado la colocación de un espejo en el cristal posterior mediante una silicona para tapar los contrapesos. La mala colocación de la misma podría haber provocado la desgracia y segar la vida de dos jóvenes con toda la vida por delante y que disfrutaron de lo lindo el pasado julio en las Jornadas Mundiales de la Juventud celebradas en Polonia.

"Hacían una pareja increíble y ha sido un duro mazazo para todos", comenta un compañero de colegio de José y Belén. La joven era una fanática de preparar vídeos de Youtube. En el último, subido a la red social hace cuatro meses, exhibía su nivel de vida. Bajadas imposibles por reputadas pistas de esquí o paseos en barco por las aguas cristalinas de Cuba. Ella era la imagen de la felicidad y en el vídeo, elaborado para entrar en una elitista universidad, abogaba por la motivación como la clave del éxito. Quería ser una gran abogada como su abuelo Jorge Jordana de Pozas, o su tío, responsable del área penal de un prestigioso bufete. Tenía un expediente académico brillante. Como su novio José, de una familia también acomodada y oriunda de Gijón, donde aún no se explican la noticia. El triste final para una pareja que ya descansa en paz.

Comentarios Destacados

Clitlicker +9
resumen nivel 10 : pareja arribista de tan solo 17 años se va de joda en un piso alto donde caen al vació porque no les importo ir a fumar a esa edad siendo ''deportistas'' y mueren porque el elevador es una poronga .

pd : ayer me quede atrapado en un elevador eso nunca se cae , por hacerse los pistola arquitectos con elevador de cristal pasan esas cosas

9 comentarios - Amor y muerte en un ascensor! Trágica historia

jakuf +2
solo tenia 17 años , tremenda calientahuevos
Eagle-16 +2
Y el resumen nivel 5? Denunciado.
MarianogabrielTs
lee todo no seas haragán
eladrian82 -3
Aja, caen a un "vació" de un metro y se mueren, es mas estúpido que decir que se quebró la pierna jugando ajedrez
GONZRLZ +1
Cayeron desde el 6to piso o mas alto. Un metro era el tamaño que tenian atras del vidrio que cedió
eladrian82 -4
@GONZRLZ "Los jóvenes caen al vacío por un hueco de apenas un metro donde están colocados los contrapesos. " No veo eso que decis en esta noticia
GONZRLZ +2
@eladrian82 caen al vacío por un hueco de apenas un metro... CAEN AL VACIO POR UN HUECO.. no dice caen a un hueco, mogolico.
Se despego el vidrio y cayeron por un hueco de un metro,que quedo descubierto.
Son las 16.50 de la tarde y Belén y José quieren bajar a por tabaco a la sexta planta... quieren bajar a la sexta planta, o sea que estaban en el 7mo o mas arriba. tenes que aprender interpretar un texto kukita
Clitlicker +3
al menos pone interlineacion hdp como esperas que lea eso todo pegado