epespad

El aterrador caso de la familia Tallmann

Corría la fría noche del 11 de enero de 1988 en el estado de Wisconsin, Estados Unidos, cuando la familia Tallmann escapaba a toda prisa de una supuesta entidad maligna que se había apoderado de su hogar. Desde hacía varios meses aquella familia integrada por Allen, Deborah y tres pequeños había experimentado una serie de fenómenos paranormales que empezaron, o tal vez se intensificaron, tras adquirir una litera en una tienda de segunda mano.


El aterrador caso de la familia Tallmann

La historia alcanzó titulares internacionales y varios amantes de las emociones fuertes se dieron cita en la pequeña y apacible comunidad de Horicon. Todos iban con la esperanza de observar el famoso mueble levitando por la casa, las paredes sangrando, así como al soplador de nieve manejándose solo y recorriendo la acera. De ese calibre eran los rumores que los medios sensacionalistas habían difundido.

Los Tallmann se deshicieron de la litera y abandonaron la casa.

Ese mismo año, la serie de televisión Unsolved Mysteries presentó la historia en un capítulo emitido el mes de octubre. La filmación se llevó a cabo al interior de la casa con autorización de los nuevos dueños, y un grupo de actores locales fueron contratados para llevar a cabo las dramatizaciones de los hechos.


Sin embargo, para esas fechas la litera original hacía mucho que había desaparecido – la sepultaron en un terreno privado – y se llegó a creer que no había ningún registro gráfico de este objeto maldito. Evidentemente se trataba de un mueble con una apariencia común y corriente, pero el hecho de que se le haya atribuido actividad paranormal y estuviera destinado al uso de los niños lo hacía interesante.

La historia de los Tallmann figura como uno de los casos paranormales más extraños en la historia de los Estados Unidos.


Las fotografías reales del caso Tallmann


Durante la época en que la familia reportó la actividad sobrenatural en aquella vivienda, el jefe de la policía de Horicon, Doug Glamann, solicitó la presencia de expertos en temas paranormales para que llevaran a cabo una investigación en la casa de los Tallmann. En este equipo se encontraba el Dr. Don Mueller, profesor de bienestar social en la Universidad de Wisconsin-Milwaukee y un ávido seguidor de la investigación paranormal.


paranormal


En ese entonces, Mueller investigaba fenómenos de esta clase y ofrecía presentaciones, complementadas con fotografías, de los casos en los que se había involucrado. Fue precisamente entre estas presentaciones de Mueller que se encontraron estas fotografías.


Investigación del caso Tallmann.


Tras pasar algún tiempo con los Tallmann, el agente Doug Glamann quedó convencido de que habían pasado por una auténtica experiencia de terror. Se trataba de una familia trabajadora y respetada en la comunidad, sin mencionar el hecho de que se ocultaron después que la historia sobre “la casa fantasma” salió a la luz debido al temor de ser expuestos por la prensa.

Antes de los eventos que culminarían con expulsarlos de su hogar, el pastor de los Tallmann, reverendo Wayne Dobratz, visitó varias veces el lugar con el objetivo de bendecirlo y expulsar al mal. El 25 de enero, varias semanas después que la familia se fuera, Dobratz regresó a la casa para ver si podía invocar a la entidad demoníaca que la habitaba.

Glamann, reacio a la idea de que la casa estaba embrujada, pero convencido de que la familia había atravesado una experiencia traumática, acompañó al reverendo junto con otros dos oficiales. Buscaron grabadoras, dispositivos de proyección o cualquier otra evidencia de que los Tallmann habían sido víctimas de una broma cruel.

No lograron encontrar nada.


Fantasmas
De izquierda a derecha: Walter Uphoff, Mike Smith, Doug Glamann y Carl Schuldt en el sótano de los Tallmann, 1988.


Perturbados por la falta de evidencia física que explicara aquella histeria, Glamann convocó a los expertos para llevar a cabo una investigación psíquica en el lugar. Es en este momento donde entra en escena Mueller, junto con el parapsicólogo Carl Schuldt y el profesor en retiro Walter Uphoff, que había escrito un par de libros académicos sobre apariciones, clarividencia, hechicería y otros fenómenos paranormales.

Jamás quedó claro si este equipo llegó a una conclusión, aunque las personas que asistían a los seminarios de Mueller escuchaban con atención un análisis de la investigación por parte del profesor que pasaba con entusiasmo las diapositivas.


El sótano


Una noche, Allen Tallmann se encontraba pintando el sótano y haciendo las preparaciones finales para disponer de una habitación extra. Cuando Deborah lo llamó para que la ayudara a poner los niños en la cama, dejó la brocha sobre una bandeja y fue a las escaleras. Aproximadamente media hora después, regresó y encontró la brocha clavada boca abajo en el bote de pintura.

Ese fue el momento en que se convenció de que algo extraño sucedía en aquella casa.

misterio

En otra ocasión, se dio cuenta que una ventana del sótano había sido removida y puesta gentilmente contra una pared. No encontró evidencia de que alguien hubiera entrado a la casa y tampoco le faltaba algún objeto de valor.


La cochera


En ocasiones, Deborah escuchaba que la puerta de la cochera se abría y cerraba cuando estaba sola en casa, y Allen empezó a sentirse inquieto con esta situación. También le daba la sensación de que alguien lo estaba observando o acechando en este lugar. Cuando cerraba la puerta, dijo que sentía como si “se hubiera encerrado en una tumba”.


terror


Cierta noche, Allen regresó del trabajo y se estacionó sobre la acera, después caminó hacia la puerta principal. Un extraño clamor le llamó la atención, y después escuchó una voz que lo llamaba. “Decía, ‘¡ven aquí!’ de forma bastante escandalosa”, habría declarado Allen durante una entrevista al periodista James B. Nelson del Milwaukee Sentinel. Corrió hacia la cochera, convencido de que alguien se había ocultado para intentar asustarlo. “Había algo brillante al interior del garaje, era de un color anaranjado. También pude ver llamas saliendo de la parte superior de la puerta. Y un par de ojos en la ventana”.


caso aterrador


La misteriosa litera.


Poco después de haberse mudado a la vivienda, la pareja de los Tallmann contrató los servicios de una niñera para salir a cenar. Cuando regresaron, la empleada estaba realmente alterada. Les aseguró que una silla en la cocina repentinamente había empezado a moverse mientras ella y el pequeño de 7 años de edad se encontraban jugando en el comedor.

Mencionó que el mueble había rebotado por todo el lugar y entonces se detuvo. A la mañana siguiente el hijo de los Tallmann confirmó la historia. Después de esto, las cosas sucedieron con normalidad durante varios meses.

Allen y Deborah compraron la litera para acomodar a sus dos hijos más pequeños. Movieron al hijo mayor a la habitación de menor tamaño, mientras las dos niñas se quedaron con su antiguo cuarto. La primera noche tras este cambio, Deborah se metió bajo las sábanas y prendió la radio para escuchar música mientras se quedaba dormida. Poco después, la radio cambió sola de estación.


familia tallmann

Deborah volvió a la frecuencia que había estado escuchando. Se dispuso a dormir nuevamente y tras algunos minutos, la volvieron a asustar. La mujer dijo que la radio volvió a cambiar de estación, y en esta oportunidad vio cómo se movía el dial del aparato electrónico.

El niño se sentía terriblemente incómodo durmiendo en su nueva habitación, pataleando y gritando cada vez que se llegaba la hora de ir a la cama.


Algo siniestro acecha a la familia Tallmann.


Mientras el verano de 1987 se convertía en otoño, el insomnio se convirtió en algo común para toda la familia. Deborah y Allen escuchaban a su hija menor platicando y riendo durante las noches. Creyeron que lo hacía con sus juguetes. Pero tras algunas noches estas conversaciones se convirtieron en pesadillas, y la niña solía correr a la habitación de sus padres quejándose de las voces que la atormentaban. “¿Pueden escucharlas?”, les preguntaba.


caso tallmann


as cosas sucedían con normalidad durante el día, pero apenas el sol se ocultaba en el horizonte algo siniestro se apoderaba de la vivienda de los Tallmann. La familia tuvo muchas noches sin dormir, y la tensión no hacía más que aumentar entre la pareja. La creciente actividad violenta siguió su ritmo hasta Navidad y Año Nuevo.

Allen se encontraba en el trabajo el 11 de enero de 1988 cuando el caos se instaló en su hogar. Una joven familiar de Allen se encontraba ayudando a Deborah con los niños. Se llegó la hora de dormir, y mientras llevaba los niños a la habitación empezó a gritar por Deborah. Algo se había manifestado en persona, y todos los niños lo habían visto. Estaban completamente histéricos.

Después de todo lo que habían sufrido, aquella fue la gota que derramó el vaso. Deborah corrió a la habitación, tomó a los niños, salió por la puerta principal, subió al automóvil y finalmente se alejó de su hogar para jamás regresar.


Eso fue todo, gracias por visitar el post!!!






5 comentarios - El aterrador caso de la familia Tallmann

eze1027 +1
en esto esta basado amytville?
Grecia38 +1
y el resumen nivel 5?
roberto_kira +3
ay un fantasma fin saludos
oliviapopeye98 +1
Cuando hay casos como éstos, NO TIENEN CONCLUSIÓN NI INVESTIGACIÓN CON RESULTADOS NI VIDEOS NI NADA DE PRUEBAS. Puro humo.
gergarfe +1
yo quedé convencido luego de ver la prueba máxima en las fotos de fenómenos paranormales ¡tenían fotos borrosas!
DarwinismoAfull
Me parece que hay un episodio de esto en "Historias de ultratumba"en el Discovery Channel!