epelpad

Mejillones al vino blanco

Mejillones al vino blanco



Para preparar esta deliciosa receta de mejillones al vino blanco solo necesitas pocos ingredientes para tener un plato muy nutritivo, ligero y lleno de sabor.

El mejillón es un alimento rico en nutrientes, en vitaminas y en minerales, además aporta muchas proteínas y tiene bajo contenido calórico lo que lo convierte en un compañero altamente recomendado a la hora de hacer una buena dieta para cuidar nuestro organismo.

El 95% del mejillón que se consume en toda España es producido en Galicia y se distingue por tener alta calidad y un sabor magnífico, lo que lo califica como inmejorable en su condición.

INGREDIENTES:

1 kg. de mejillones frescos (siempre utiliza los mejillones que hayas comprado el mismo día)
1 cucharada de aceite de oliva
300 ml. de vino blanco
½ cebolla mediana
4 cucharadas de ajoporro (puerro)
½ pimentón (pimiento) rojo mediano
2 dientes de ajo
1 zanahoria pequeña
el jugo o zumo de ½ limón
la ralladura de ½ limón
1 manojo de perejil fresco
cebollino o cebollín fresco para decorar
sal y pimienta a tu gusto
chili en escamas o pimienta cayena a tu gusto
Mejillones al vino blanco - Elaboración

VAMOS A LIMPIAR LOS MEJILLONES:

Antes de comenzar con la preparación tenemos que lavar y limpiar bien los mejillones.

Antes que nada, debemos retirar y botar todos los mejillones que estén rotos y tengan la concha estropeada o partida. A los mejillones que estén abiertos dale unos golpecitos con un cuchillo, si todavía están vivos, deberían volver a cerrarse y si están muertos, permanecerán abiertos. Desecha los que no se cerraron. Es muy importante que utilices únicamente los mejillones que estén completamente cerrados para evitar cualquier intoxicación.

Coloca los mejillones en un bol grande, los cubres con agua bien fría y añades un poco de chili en escamas o cualquier picante que tengas y los dejas remojando unos 45 a 60 minutos. Esto ayudará a que el mejillón se lave por dentro y saque el mismo la arena y las impurezas que tiene en su interior.

Sácalos del agua uno a uno, examinas nuevamente que estén completamente cerrados y frotas con un cepillo de cerdas duras toda la arena y la suciedad que tienen en las valvas (parte de afuera del mejillón).

Con la ayuda de un cuchillo, retira todas las barbas, es decir, los pelos que tienen alrededor de la concha. Tira las barbas hacia arriba, es decir, hacia la unión de las valvas. De ésta manera es mucho más fácil de retirarlas.

Una vez desbarbados, los colocas nuevamente dentro de agua limpia y bien fría.

PREPARACIÓN:

En una olla grande con tapa dora en aceite de oliva la cebolla, el ajoporro (puerro), el ajo, la zanahoria y el pimentón (pimiento) rojo cortados en brunoise hasta que estén traslúcidos.

Agrega el vino blanco y esperas a que el alcohol se evapore. Inmediatamente después, añades los mejillones revuelves bien, añades el jugo de limón y tapas la olla.

Deja cocinar a fuego medio por aprox. 10 minutos o hasta que veas que todos los mejillones se han abierto.

Debes tener presente que el mejillón tiene en su interior agua salada, por lo que no necesitarás añadir mucha sal. Es preferible que pruebes el caldo una vez que los mejillones estén todos abiertos y luego condimentes a tu gusto.

Cuando ya estén todas las conchas abiertas, deja que sigan cocinando unos 3 minutos más hasta que los mejillones estén cocinados y tiernos. Los mejillones que permanezcan cerrados, debes retirarlos, botarlos y no consumirlos.

Aparta la olla de la hornilla, condimentas con pimienta negra recién molida, chili en escamas a tu gusto, rallas la piel de ½ limón, decoras con perejil y cebollino fresco cortadito.

Sirve en plato hondo y bañas los mejillones con el caldo y los vegetales.

Acompaña con un buen pedazo de pan blanco recién horneado.

¡Una vez más te deseamos buen provecho y hasta la próxima!

0 comentarios - Mejillones al vino blanco