epespad

Manifiesto Poético

[u]
Apartado de sentidos, sentimentales y artesanales acciones de supervivencia planetaria en la realización de los que producen y los que quitan…
[/u]

“Hemos construido un Sistema que nos persuade a gastar el dinero que no tenemos en cosas que no necesitamos para crear impresiones que no durarán en personas que no nos importan.” - Emile H. Gauvreay

Hay valores y precios,
hay escrituras y olvidados,
hay cuentos y opinión pública,
hay música y escopetas,
hay pinturas y hambruna,
hay personas y objetos,
hay indignados y acciones,
hay esculturas y jaulas,
hay colores y paredones…


Antonin Artaud dijo alguna vez: “No hay nadie que no haya jamás escrito o pintado, esculpido o moldeado, construido, inventado, a no ser para salir del infierno”; en referencia para salir de su abismo personal, para calmar su penar interior. Saliendo del sentido común para explicar la sincronía de una sin-razón para la “normalidad” occidental.

Todos los humanos son una ruleta constante de lo que somos, una puerta de sucesos de lo que hacemos, porque:
Tenemos sensaciones y decepciones,
tenemos sentimientos y presiones,
tenemos percepciones y desintereses,
tenemos urgencias y trivialidades,
tenemos necesidades y posibilidades…

También el “infierno” está en la selva de cemento, en la tribu social, en la comunidad terrenal, y en ella hay muchas cosas, muchos objetos, muchas conmociones… Muchos mundos pero una sola realidad, muchos destinos pero un solo camino simultáneo.

En la historia siempre hubo opresores y resistidos con:
Mayoría y disminuidos,
poderosos y perdidos,
represores y doblegados,
estáticos y artísticos,
lineales y expansivos,
severos y “locos”…
Unos sobre otros,
algunos desistiendo a los demás,
en cosas que se desploman sobre todos
y las otras que no emergen desde uno…


Hay dos formas con varias posibilidades de reconocer el vivir; una cuadrada gris y rústicamente tradicional, hegemónica, pesada, aburrida y complicada por la mayoría que no ven, ni siente, ni intenta otra cosa porque se hace lo que está, lo establecido, lo habitual, lo “común y normal”…La otra, es haciendo desde lo que son, intentando desde lo que sienten.

En el medio el tránsito del nacer al morir;
el sentido y el recorrido,
lo pasado y la posibilidad,
lo permitido y lo creado,
lo crudo y lo acentuado;
la inflexión del aquí y ahora,
de la historia y el futuro,
del miedo y la voluntad,
de lo borrado y lo desenterrado,
del mandamiento y el deseo,
de lo olvidado y el devenir…

Como el Amor no es ni se hace sin otros o sobre ellos, ya que se tiene desde dentro y para con otros; quien quiera quitar e inhibir todas esas cosas esenciales de la artesanal humanidad nunca podrá sentirlo para entender lo que le falta para ese otro mundo esperado.

En lo ético y lo “imposible”,
la moralidad y el vaciamiento,
lo decente y lo efímero,
lo superficial y la humildad,
lo “anormal” y lo insostenible,
los tabú y los disidentes…

Esas cosas que ofenden a lo habitual, desestabilizan a lo tradicional, cambian lo limitado, mutan lo que está fijado:
Lo monótono y la multiplicidad,
lo directo y la ramificación,
lo “legal” y lo impedido,
lo estratificado y la cooperación…


Mundo que se forja y cambia en las pequeñas cosas divertidas, locas y revulsivas de la simplicidad de expresión y manifestación desde el día a día, donde esas grises posturas hacen no comprender que las acciones colectivas son actos de amor revolucionarios y la espontaneidad, trasparencia y sencillez son una forma de libertad.
De lo social repetitivo a lo individual de estallido,
de lo obligado a lo buscado para conocer,
de lo mecánico a la expresión,
de la individuación a lo colectivo,
de generalidades a la especificidad…


Vivimos en una Cultura mediatizada y tecnocrática que no recuerda la artesanía del mano con mano, de acumular datos en montañas para ver de arriba quien los repite mejor más que pensar posibilidades desde el llano en que transitamos junto a otros, creando espacios de bienestar que son burbujas para encerrarnos del exilio de los demás para sentirnos libres, donde importa más la fama efímera de existencia que la forma de trascendencia fuera del reconocimiento, donde la competencia es sinónimo de cortesía individual y la amabilidad es un déficit colectivo, con la necesidad de encausarse en un pastoreo guiado en vez de transitar un camino creado, en el cual impresionar es el eslogan y ser consistente una pereza, además de delegar responsabilidades en otros las incumbencias que son de todos, del esperar “el manual en bandeja” más que “el caminar en la realidad”… en importar más a otros olvidando lo importante que somos…

En el combate diario contra el miedo,
la lucha interna contra lo que podemos dar,
la esperanza sin Dioses,
la angustia de fallar,
el aprender errando,
el “pecado” de no intentarlo…

En el control de la comunidad e imposición del sistema, del mercado, del status cuo social, la interiorización de la cultura monopólica. Donde los condimentos que intentan reprimir las cuadraturas tradicionales amargan la plena realidad de felicidad individual y particular, porque:
Si te quitan la alegría te prohíben la esperanza…
Si te encierran la risa te apagan el alma…
Si tapan los colores te impiden la resistencia…
Si te atan la música no suena tu mundo…
Si la luz se achica no te dejan caminar…
Si te hacen vaciar el corazón el destino se confunde…
Si te dejan solo es porque nos excluyen a todos…
Si te pinchan las burbujas por todo lo demás; no importa,
siempre se puede soplar para realizarlas más grandes…


El lenguaje del arte, la afección y su trasmisión, de la conciencia colectiva en la inconsciencia cultural, de ver más allá de lo que se mira, de pensar un poco más de lo que te dicen en Tv, expresan y provocan, desde la manifestación creativa, espontánea en cada situación, sincera de cada deseo y artesanal en cada problemática el andamiaje de contacto y unión entre gritos de libertad de cada pequeño acto de trasformación, de la variabilidad de la eternidad, de un mundo diferente ejecutado día a día y de los sueños realizados por el despertar en el tránsito duro de abrir los ojos y ver la realidad...

La situación y la interpretación,
los medios de (in)comunicación y las formas de (des)información,
los hechos y los supuestos,
los prejuicios y las diferencias,
la integridad y el ocultamiento…
La historia “oficial” y los intereses de cada historia…sobre nuestra historia.


La realidad de los que creen que las cosas pueden ser cambiadas, utilizan sus manos para lograrlo; los negadores de la realidad quedan quietos y cómplices de brazos cruzados, pero los que ven e insisten la trasforman mano con mano. Paso a paso caminan mirando el horizonte, otros retroceden, se inclinan y agachan sus cabezas ante la corta imposibilidad sin ver más allá, los extremistas patean todo el tablero cuando se les prohíbe la marcha e intentan cegarlos. Reales son los que creen que la realidad no exige obediencia y que vale la pena luchar.

Sin “violencia” como personalidad,
desde el accionar por la indignación,
sin la desesperación como obsesión,
en la compañía como motor,
y lo “imposible” como salida…

Donde algunas personas con los derechos universales maltratados, tienen lo que pueden y agarran lo que le dejan, sin tener lo que necesitan desde los particulares considerados en brindar:
La educación, como servicio,
la salud como beneficio,
la casa/techo propio como inalcanzable,
la alimentación como limosna,
y la enfermedad por su (des)humanización…


La integridad buscada, lo colectivo, el arte y los sentimientos volando abren espacios de libertad y no necesariamente nos encierra en las jaulas de la fatalidad. La vida es un desafío pero no estamos condenados en elegir entre lo mismo y lo mismo...
La realidad es real porque nos invita a cambiarla y no porque nos obliga a aceptarla!

Estamos en una Sociedad despiadada, de mierda, atroz…
Pese a ello; el hombre es el único que puede cambiar el mundo…
El deseo a vivir de otra forma es la utopía que se sigue para trasformar las circunstancias.
Y el derecho a soñar es lo que nunca van a poder encerrar.
Tenemos las manos vacías...PERO LAS MANOS SON NUESTRAS!!!


(J-P_B)

Manifiesto  Poético

1 comentario - Manifiesto Poético

PatoDolan
Ahora van a salir los fachos a decir que esta mal la categoría. (Como si una donacion fuese mas importante que las ideas del gran JUAN PABLO BANFI).

Tendrian que banear y perseguir a todos los que no le lleven el apunte al gran JUAN PABLO BANFI, el REY INDISCUTIDO DE TARINGA, el único PENSADOR Y USUARIO SUPREMO DEL SITIO que viene a REVOLUCIONAR a una GENERACION ENTERA.

Todos alaben al gran JUAN PABLO BANFI y a sus ideas completamente UNICAS y REVOLUCIONARIAS.

pepeck dijo:cultura
Mundo
Sociedad
sistema
libertad
arte
sueño
utopía


gooby me parece que esas imagenes están de mas

Atte. Pato Dodand