epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

¿Salvacion mediante buenas obras?

¿ Salvación mediante buenas obras?


¿Salvacion mediante buenas obras?

• Todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia. – Isaías 64:6.
• Por gracia sois salvos por medio de la fe… es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. – Efesios 2:8-9.

La solución de Dios para el pecado

Muchas personas piensan que las buenas obras las salvan del castigo que merecen por sus pecados, y que cuando comparezcan ante el juicio, Dios pondrá las buenas acciones en uno de los platillos de la balanza y las malas en el otro. Según el peso de unas y otras, se decidirá su suerte eterna. Pero, ¿sabemos cuánto pesa cada pecado? ¿Cuánto pesa una mentira? ¿Cuánto pesarán las mentiras de una vida entera? ¿Cuál es el peso de la inmoralidad, de la falta de honradez y de todos los demás pecados? ¡Tienen un peso horripilante si los miramos a la luz de la santidad de Dios!

Ahora, ¿qué valor tienen nuestras buenas obras, incluso las religiosas? A menudo están estropeadas por el orgullo o el secreto deseo de que nuestros semejantes nos feliciten.

Además, hacer buenas obras no es, en realidad, algo meritorio a los ojos de Dios. Las buenas acciones son una conducta normal ante Dios, no borran en nada nuestros pecados y no compensan las malas acciones. Si alguien mata a un hombre es un asesino, incluso si ha hecho muchas buenas obras. Y sigue siendo un asesino, aunque nuevamente haga muchas buenas obras. Si un hombre hubiese cometido un solo pecado, de todas formas sería un pecador.

¿Es una situación desesperada? No, aún queda la gracia de Dios que trae el perdón por la obra de Jesús.


Dios es Justo y Misericordioso.

obras


• No hay más Dios que yo; Dios justo y Salvador; ningún otro fuera de mí. Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra. – Isaías 45:21-22.
• Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos. – 1ª Pedro 3:18.


Imaginémonos a un criminal de pie ante el tribunal. El juez parece dudar. ¿Cómo podría ser justo y misericordioso a la vez? Si perdona, es misericordioso, pero no es justo; y si pronuncia la sentencia que merece el culpable, es justo, pero no misericordioso.

En cambio, Dios, quien es perfecto, ejecuta plenamente la sentencia debida a nuestros pecados y al mismo tiempo nos concede una misericordia ilimitada. Hace tanto lo uno como lo otro mediante el sacrificio voluntario de Cristo. En efecto, en la cruz Jesús cargó con los pecados de los que le reciben como Salvador. Allí sufrió el castigo de Dios. Ese castigo fue perfectamente justo y Dios fue infinitamente misericordioso hacia nosotros al dar a Cristo para que muriese en nuestro lugar.

¿Pero por qué tuvo que ser Cristo, el hombre perfecto, quien llevase nuestro castigo? Para comprar un objeto de valor es necesario algo de mayor valor. Por lo tanto, el Redentor de la humanidad debía ser Aquel que tiene un valor infinito a los ojos de Dios. Ahora bien, Dios dijo de Cristo: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” (Mateo 3:17).

Para rescatar al hombre caído en el pecado, el Redentor debía ser puro, sin pecado. La Biblia testifica que Jesús nunca cometió pecado. Fue el único puro en sus pensamientos, en su forma de hablar, en sus actos.

0 comentarios - ¿Salvacion mediante buenas obras?