epespad

Depresión y demencia - ¿Cómo puedo lidiar con esto?

Depresión y demencia - ¿Cómo puedo lidiar con esto? Una de las cosas más triste por la que una persona puede atravesar es tener a un familiar que sufra de depresión, especialmente cuando la depresión es multiplicada por demencia. Desdichadamente estas enfermedades no solo afectan la salud del paciente, sino que también tienen un gran efecto en las personas que le rodean. Lo que sucede con frecuencia es que las personas no logran entender cómo una persona que aparentaba estar completamente normal, de buenas a primera cambie radicalmente, y comience a actuar irrazonable e incoherente. Este cambio tan radical afecta la salud mental de aquellos que rodean al paciente, causando gran stress emocional empujando a todos hasta el límite de quebranto. ¿Cómo puede una persona lidiar con todo esto, especialmente cuando el paciente es nuestra madre o nuestro padre? Antes de poder controlar las emociones mixtas que sobrevienen a las personas más cercanas del paciente, lo primero que tenemos que hacer es tener un conocimiento básico de estas enfermedades psicológicas.

La Depresión – “Síndrome caracterizado por una tristeza profunda e inmotivada y por la inhibición de todas las funciones psíquicas.” (Diccionario de la Real Academia Española). Existen varios tipos de depresión; Trastorno Depresivo Mayor, Trastorno Distímico, Depresión Psicótica, Depresión Posparto, Trastorno Afectivo Estacional, y Trastorno Bipolar. (Medical News Today - What is depression? What causes depression?). Una cosa que todos estos tipos de depresión tienen en común es que sin tratamiento médico, el paciente en casi toda ocasión desarrolla y sufre una combinación de síntomas que socavan su capacidad de disfrutar de actividades que solían darle placer. Y el Trastorno Depresivo Mayor puede ser muy incapacitante, y evita que el paciente funcione normalmente.

Demencia – “Estado de debilidad, generalmente progresivo y fatal, de las facultades mentales.” (Diccionario de la Real Academia Española). “Todas las demencias implican el deterioro cognitivo que afecta la vida diaria. Sin embargo, es importante identificar el tipo específico de demencia con el fin de optimizar el tratamiento. Más de cincuenta condiciones implican la demencia, pero los tipos más comunes de demencia son la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular.” (http://www.helpguide.org/elder/alzheimers_dementias_types.htm).

Lo que les he presentado es los conocimientos más básicos de estas enfermedades. No soy un medico o experto en el tema, solo soy el hijo de una persona que desdichadamente sufre de no solo depresión, sino que también sufre de demencia. Por experiencia propia les puedo decir que cuando una persona sufre de ambas enfermedades simultáneamente, la persona queda completamente incapacitada. Y ver como una persona saludable, sociable, e inteligente de momento deteriora a un estado de incapacidad causa dolor, sufrimiento, y desesperación. Desesperación en el sentido que los cuidadores llegamos a sentirnos impotentes, al ver como la condición mental de nuestro ser amado deteriora constantemente. Pero este estado emocional es algo que tenemos que superar, y controlar, ya que nuestro ser querido depende de nosotros. Aunque en ocasiones es difícil hacer, tenemos que ejercer amor, gran paciencia, y sabiduría al lidiar con las situaciones cotidianas que se presentan.

Depre A pesar de que existen numerosos tratamientos para la depresión, no todas las medicinas trabajan de la misma forma en todas las personas. Esto es algo que puede, y en casi toda ocasión multiplica el stress en el cuidador, y el sentido de impotencia. Todos quisiéramos que existiera una píldora mágica, algo que funcionara al momento, pero desdichadamente esta píldora mágica no existe. En cuanto al tratamiento de la depresión, los doctores o psiquiatras tienen que de manera experimentar con diferentes medicinas y dosis hasta acertar lo que mejor funciona para el paciente. Y es aquí donde el papel del cuidador tiene gran importancia. Los doctores y psiquiatras solo ven a los pacientes por unos minutos, quizás una hora una vez a la semana o quizás al mes; debido a esto, a ellos se les hace muy difícil determinar si el tratamiento que han recetado está funcionando como intencionado, ya que el paciente puede fácilmente demostrar señales de claridad en momentos determinados, pero en realidad este no es el caso en toda ocasión.

Los cuidadores debemos estar siempre muy atentos de las actividades y comportamiento del paciente, y tenemos que anotar lo que observamos. Anotar nuestras observaciones del paciente es de suma importancia debido a que el comportamiento y actividades del paciente pueden ser tan diversos que quizás se nos olviden algunos detalles. Debemos anotar cuantas veces fue al baño, momentos y duración de claridad, momentos y duración de incoherencia, evento que causo un momento crítico o una crisis, etc. Etc.

Todas estas cosas es información que pueden ayudar al doctor determinar la medicina y la dosis apropiada para la persona.

Referente a la demencia, desdichadamente esta es una enfermedad mental que no tiene cura. La demencia es la principal causa de incapacidad en las personas mayores. Hasta el momento, lo único que los médicos pueden hacer es recetar medicinas que tratan de aliviar los síntomas de la enfermedad. Dentro de los síntomas existen cambios de personalidad o de conducta leves, que subsiguientemente se hacen más evidentes con delirio o alucinaciones. Las personas que sufren de demencia suelen experimentar confusión al ser hospitalizados o expuestos a ambientes no familiares. Esto significa que lo peor que podemos hacer es sacar al paciente fuera del ambiente donde se sienta cómodo. Algunas veces llegamos a pensar que lo que la personas más necesita es algo fresco, cambiar de ambiente, salir y pasear, pero todo esto en realidad causa más trauma que bien. ¿Qué hacer?

Infórmese correctamente. Ármese con toda la información disponible que pueda. En este pequeño articulo yo solo he cubierto lo básico, y repito no soy un experto en el tema. Existen numerosos artículos escritos por profesionales que pueden ayudarle inmensamente en el cuidado del paciente. Pero en mi breve experiencia con todo esto he descubierto que como cuidador existen prioridades.

La primera prioridad del cuidador es el bienestar del paciente. Así que mucho cuidado de no permitirle acceso a objetos afilados o punteados. Mucho cuidado con las medicinas; no deje medicinas de ningún tipo al alcance del paciente, para evitar una sobredosis accidental. La segunda prioridad del cuidador es tomar notas. Anote las cosas que suceden y el estado emocional del paciente. Anote los incidentes que producen una crisis, el tiempo de duración, y como el paciente reacciono y lo que dijo. Las anotaciones ayudan a los doctores en el diagnostico, y tratamiento del paciente.

Por último, no supriman sus sentimientos, ya que esto puede producir que usted también sufra de una depresión. Comparta sus sentimientos y pensamientos con personas allegadas a usted. Si esto no es posible, busque grupos de apoyo donde pueda expresar lo que siente, y recibir consejo y apoyo. Grupos de apoyos existen en todo lugar, especialmente en iglesias; hable con su clero.

1 comentario - Depresión y demencia - ¿Cómo puedo lidiar con esto?