epelpad

las peores enfermedades mentales

10. Trastorno Antisocial de la Personalidad
La persona que sufre este trastorno se caracteriza por su tendencia a no relacionarse en sociedad, evitando cualquier interacción.

Los distintos síntomas y conductas que caracterizan el TASP incluyen: robos, agresividad, tendencia a la soledad, violencia, mentiras… Además, las personas afectadas por el TASP tienden a ser tímidas, depresivas y tienen ansiedad social. Este último punto se debe a su temor a ser rechazadas. Con todo, la terapia psicológica es muy efectiva a la hora de manejar los inconvenientes del trastorno antisocial.

9. Síndrome de Estocolmo
El Síndrome de Estocolmo es un trastorno mental relativamente frecuente en las personas que han sido víctimas de un secuestro. Muestran algún tipo de sentimiento positivo hacia sus captores.

Archivos policiales internacionales muestran que alrededor del 27% de las víctimas de secuestros presentan este desorden.

El Síndrome de Estocolmo también se aplica en casos como abuso infantil, violación o maltrato. No es un trastorno que se viva de forma angustiosa, pero llama mucho la atención porque resulta difícil de entender.

8. Síndrome de Lima
El Síndrome de Lima es, justamente, un trastorno opuesto al Síndrome de Estocolmo. En este caso, los secuestradores muestran simpatía hacia su rehén.

Este trastorno fue acuñado después de un incidente que ocurrió en la capital de Perú en 1996. El MRTA secuestró a centenares de políticos, diplomáticos y militares en la embajada japonesa en Lima. Horas después, los secuestradores fueron empatizando con los rehenes, y paulatinamente fueron liberándolos.

7. Trastorno Obsesivo Compulsivo
El Trastorno Obsesivo Compulsivo es un desorden ansioso caracterizado por recurrentes pensamientos que producen miedo, desasosiego, preocupación, conductas compulsivas, etc.

Algunos de los síntomas del TOC son las comprobaciones compulsivas, lavar o limpiar excesivamente, pensamientos religiosos, rituales nerviosos tales como abrir las puertas un número determinado de veces antes de entrar en la habitación, o aversiones irracionales a cifras determinadas. Afortunadamente, la psicoterapia y aprender algunos hábitos permiten una gran calidad de vida a las personas afectadas.

6. Dislexia
La Dislexia es un trastorno del aprendizaje. La persona disléxica no puede leer correctamente debido a la discrepancia entre el potencial de aprendizaje y su nivel de rendimiento, sin que exista cualquier tipo de problema, ya sea sensorial, físico, motor o deficiencia educativa. Esto causa ciertos desajustes en la lectura que a su vez pueden causar otro tipo de psicopatologías del aprendizaje y de la autoimagen.



Como consecuencia, las personas afectadas por la Dislexia tienen serios problemas de comprensión en la lectura. Afortunadamente, en nuestro tiempo la intervención y el tratamiento ofrecen muchas garantías para hacer frente a este trastorno y, llegada la adultez, una amplia mayoría de disléxicos no tienen ningún problema para escribir correctamente.

5. Mutismo Selectivo
El Mutismo Selectivo es un desorden psiquiátrico que causa que la persona no sea capaz de hablar en determinada social o con determinadas personas. Usualmente, el Mutismo Selectivo viene asociado a la timidez y a la ansiedad social.

Es relativamente frecuente en los niños. Cuando empiezan su escolaridad, algunos no pronuncian ni una palabra, a pesar de hablar fluidamente en sus casas. Sólo la continuidad en el tiempo de esta conducta puede alarmarnos de un caso de MS. En la mayoría de casos, los síntomas van desapareciendo poco a poco.

4. Esquizofrenia
La Esquizofrenia es un trastorno mental causado por una anomalía en los procesos cognitivos y por una pobre respuesta emocional. El afectado sufre de alteraciones en la percepción o la expresión de la realidad. Recientemente se han producido importantes avances científicos sobre la esquizofrenia.

Comúnmente se conoce este trastorno como aquel en que la persona afectada oye muchas voces en su cabeza, y estas voces las percibe como exteriores a su cuerpo. Estos síntomas pueden presentarse o no presentarse. Los síntomas generales del cuadro, sin embargo, suelen ser un lenguaje y pensamiento desorganizado, delirios, alucinaciones (dentro de las cuales podríamos referir las famosas ‘voces’), trastornos afectivos y conducta inadecuada.

A pesar de que ha sido un desorden vastamente estudiado, sigue considerándose un trastorno complejo con una gran amalgama de síntomas. El tratamiento psiquiátrico y psicológico ha demostrado una gran eficacia a la hora de controlar este trastorno.

3. Trastorno de Identidad Disociativo
El Trastorno de Identidad Disociativa, o Trastorno de Personalidades Múltiples, es un desorden de la identidad. La persona afectada por este trastorno desarrolla más de una personalidad y muestra diferentes conductas y comportamientos en distintas situaciones. En el artículo "Trastorno de Personalidad Múltiple" tienes mucha más información de las características de el que es considerado como uno de los trastornos mentales más severos.

Se suele decir que las personas con TID cambian sus comportamientos radicalmente y posteriormente no recuerdan ese episodio.

Es uno de los trastornos cuyos afectados viven con mayor inquietud, así como uno de los más controvertidos entre la comunidad científica debido a la dificultad de los aparatos psicométricos para diagnosticarlo y por la falta de tratamiento eficaz. De todos modos, en los últimos años ha habido importantes pasos en la mejora de los tratamientos.

2. Autolesión / suicidio
La persona que sufre este desorden mental trata de quitarse la vida (o trata de conseguir atenciones debido a estas conductas). Estas conductas incluyen cortarse las manos o brazos, quemarse, etc.

En este tipo de trastorno mental, la persona trata de autolesionarse o hasta de quitarse la vida. Usualmente, esta conducta puede estar motivada no en la consecución de la muerte, sino en algún tipo de atenciones que reciben al mostrar esta conducta, lo cual remite a un trastorno de fondo que suele ser grave.

1. Síndrome de Cotard
En este raro trastorno psiquiátrico, el afectado cree que ha muerto, o que ha perdido la sangre o algún órgano interno. Este delirio puede ser peligroso ya que el trastornado puede actuar imprevisiblemente. Frecuentemente se asocian este tipo de conductas a personalidades nihilistas e hipocondríacas.

El Síndrome de Cotard recibe su nombre por Jules Cotard, quien fue el primer médico que diagnosticó esta extraña condición. Describió las diferentes fases del trastorno en una tesis escrita en París, en el 1880.

Las personas afectadas por el Síndrome de Cotard rehúsan el contacto social y descuidan su bienestar personal. Su causa radica comúnmente en patologías neurológicas o mentales, y se asocia con la desrealización y la depresión.

0 comentarios - las peores enfermedades mentales