epespad

"Tomé acido y pedi que me internaran"

Mundos íntimos. La noche que tomé ácido pedí que llamaran a mi vieja para que me internara
Hace unos años, el autor, junto a un grupo de amigos, decidió experimentar con drogas. Los efectos fueron oscuros: sintió que se volvía loco y que no manejaba su cuerpo.


"Tomé acido y pedi que me internaran"

Ese día fue extraño. Mucha gente lloraba la muerte del ex Presidente Néstor Kirchner. A la vez, una gran cantidad de señoras completaba cuadraditos en las planillas del censo procurando que no las robaran (parecía ser el gran temor). Para mí, en tanto, el 27 de octubre de 2010 fue lo más parecido a un nuevo nacimiento. Cerca del mediodía, de la cordura y de la realidad, despertaba en la casa de un amigo después de pasar una de las peores experiencias de mi vida.

La noche anterior, la del 26, mientras la gran mayoría de las personas salía a comer o a tomar algo, con unos amigos la aprovechamos para drogarnos. El combo era prometedor: una casa quinta sin padres ni adultos responsables, un mañana sin obligaciones, una noche cálida de primavera, ácido y flores.

Cuesta imaginar sensación más linda y reconfortante que la sorpresa. Cualquier cosa: acción, experiencia, gusto, placer o lo que sea que se lleve a cabo en esta vida, tiene su valor agregado cuando ocurre por primera vez. Muy probablemente sea esa la razón por la que después no podamos medirnos y abusemos –e incluso convivamos– con el exceso permanente.

La primera vez que tomamos ácido había ocurrido unos seis meses antes en un contexto parecido. No había habido problemas. Pero como desde chicos experimentamos y aprendemos que a todo hay que buscarle el error, el conflicto, el límite, fuimos y lo buscamos. Si pudimos controlar ‘x’ cantidad de droga, por qué no intentar con un poco más. Razonamiento lógico para muchos jóvenes. Cuando nos dijeron que conseguían pepas llamadas doble gota, apoyados en la continua intención de querer avanzar, de mantenerse en movimiento, aceptamos sin dudarlo.

droga
Eran cerca de las diez de la noche y nos mandamos los cartoncitos abajo de la lengua. Cada uno tomó la cantidad que quiso. Algunos fueron con media, otros con una entera, yo me mandé tres cuartos y un par eligieron no consumir nada. Las ganas de volver a repetir lo que había sido una ‘experiencia gratificante’ nos llevó a prender el primer porro de flores a los pocos minutos.

“Con esto levanta”, dijo uno más conocedor del mundo de las drogas. Y tuvo razón. Al instante todos habíamos entrado en sintonía. Empezamos a reírnos de cualquier cosa, a tener más agudizados los sentidos, a ver algunas alucinaciones, a olvidarnos del mundo y a alejarnos del tiempo.

Uno de los primeros flashes que tuvimos fue el de asaltar a un amigo. Dos o tres se calzaron la capucha y empezaron a decirle al oído que le iban a robar, que les dé todo y cosas por el estilo. El momento fue bastante gracioso y convincente, aunque después, con el tiempo, pude darme cuenta de que fue una escena oscura y densa.

Más tarde, continuamos la noche yendo al comedor donde nos encontramos con un restaurant de mariscos. Una pared naranja del interior de la casa, unos platos con dibujos de pequeños elefantes y mariposas y algún tema que sonó en el momento hicieron de escenografía perfecta para convertirnos en turistas pidiendo risottos o picadas marineras. Alguien actuó de mozo, otros respondieron comentarios acertados y todo fue alegría.

Después corrimos detrás de los cacareos de una gallina ilusoria. Nos tiramos en unos arbustos. Nos acostamos en el pasto a ver las nubes que parecían tener vida. Vimos bichos gigantes y diminutos que se movían en la corteza del tronco de un árbol.

Otra vez nos acostamos en el piso y dejamos caer las piernas hacia arriba, buscando la sensación de estar flotando con el cielo por debajo nuestro. Y así con todo. Era cuestión de esperar a que alguien dijera o viera algo diferente para que después entráramos en la misma fantasía.

Pero en determinado momento todo cambió.

Esos pequeños flashes iban y venían a lo largo de la noche. La sensación que tenía era la de entrar y perder la noción de lo real por un tiempo para después volver a ser yo, aunque fuera por unos segundos. En ningún momento pude pensar lo que estaba haciendo. Sin embargo, de pronto, me fui y no volví más. Ya no pude despegar ni separar ni salir de ese instante.

Por más que me esfuerce e intente recordar, no sé bien cuándo fue. Esos momentos se van dando paulatinamente, no los ves venir. Y cuando te quisiste dar cuenta ya es tarde. Es un proceso largo y paciente que se dispara de un segundo para otro. Es una bomba que viene de a poco y te estalla en el cerebro sin previo aviso.

Mientras todos se reían de algo, a mí ese algo ya no me parecía tan gracioso. Y cuando escuchaba alguna voz, me sonaba distinta. Y me empezó a agarrar miedo, ansiedad, paranoia. Y la noche dejó de parecerme divertida. Cambió el tiempo y el espacio. No sabía dónde estaba parado. Y lo que antes era en cámara lenta, extendido, disfrutable, ahora se había vuelto velocidad, vértigo y asfixia.

Ante los primeros indicios y dichos sobre lo que me estaba pasando, lo único que recibí como respuesta -lógicamente- fueron risas y carcajadas. No tardé mucho en autodiagnosticarme. Me había vuelto loco. Pero no “re loco”, como se suele decir. No. Estaba loco de verdad, para siempre.

Esa era la frase que se repetía en el interior de mi cabeza. Loco para siempre. Ahora sabía con certeza que había desperdiciado mi vida. La había arruinado por completo. No tenía vuelta atrás. Nunca más iba a ver la realidad tal y como era. Dejé de ser yo. Iban a tener que internarme. Si tenía suerte iba a poder disfrutar un poco la locura, hasta incluso iba a poder reírme de mí. Lo seguro era que iban a tener que medicarme y controlar mi psiquis de acá hasta el día que dejara el mundo.

Quería llorar. La angustia me arrancaba el pecho que se me inflaba de pánico. Respiraba hondo intentando detener los temblores corporales. Comencé a caminar solo, por el fondo de la casa. Rápido, en línea recta, de un lado a otro. Iba con la cabeza gacha, sin levantar la mirada. Mis sentidos sólo podían capturar del mundo el metro cuadrado de pasto que tenía delante de mis ojos. Nada más. Los músculos se me habían atrofiado. Los tenía duros, tensos. Me rascaba la nuca con fuerza e insistencia. Después dejaba caer las manos hacia atrás pero no duraban mucho. Ninguna posición duraba mucho. Todo era una incomodidad constante e insoportable.

No había calma en mi mente, menos en mi cuerpo que no era más que una representación de lo que me pasaba adentro. La mandíbula se movía sola, masticaba con la fuerza necesaria como para desgarrar un buen pedazo de carne cruda. Permanecí durante horas con los ojos abiertos de par en par.

No podía pestañar. Mis pupilas estaban dilatadas y se expandían como dos gotas de aceite sobre el agua. Sin parar de caminar me refregaba la cara y me volví a rascar la nuca con más ímpetu, como queriendo llegar al cerebro y así poder desactivarlo o por lo menos arrancarlo de una buena vez. Quería gritar, que me explotaran las cuerdas vocales, dejar escapar todo lo que me estaba torturando. Pero no había caso, no podía. Junté las manos, presioné los dedos, me soné los huesos. Nada funcionaba. Y seguí caminando, cada vez más rápido, levantando apenas los pies del piso. Volví a donde estaban todos y sin poder mirar a nadie a los ojos les dije:

–¡Chicos, es en serio! Me volví loco para siempre.

Las risas de mis amigos se multiplicaban, y ninguno estaba en condiciones de hacer algo por mí. Les causaba gracia, entre otras cosas, porque aparecía cada tanto, de la nada, con cara de miedo y repitiendo siempre la misma frase.

–¡Chicos, es en serio! Me volví loco para siempre.

Mundos íntimos. La noche que tomé ácido pedí que llamaran a mi vieja para que me internara
Poco tiempo. Al principio parecía una gran fantasía, luego llegó el pánico.

No los culpo ni los juzgo. Yo hubiese hecho lo mismo. Pero la verdad es que en ese momento no podía más. Necesitaba ayuda, sacar todo lo que tenía dentro mío, hacerles entender que algo se había apoderado de mí. Ya no era yo el que pensaba y se movía y hablaba a los gritos si no otras voces, mucho peores. Voces siniestras, oscuras.

Sumergido y atrapado dentro de un sufrimiento que parecía eterno, pude sentir la muerte misma. O tal vez lo que tenía adentro era el diablo, o todo lo malo en lo que haya pasado y pensado a lo largo de mi vida. Mi cabeza era pura desolación. Por momentos hacía intentos infructuosos de salir de ahí. Luego volví a intentar hacerles entender a los demás lo que me estaba pasando.

Entonces se me ocurrió que saltar desde el techo del quincho a la pileta podía ser una solución. Gritar con todas mis fuerzas hasta hacerme escuchar podía ser otra. Y así otras tantas ideas inviables. Era evidente que necesitaba llamar la atención, pero cuando volvía ya no escuchaba risas. Ahora me decían que me dejara de romper las bolas, que estaba drogado, que ya se me iba a pasar. No entendían. Eso era lo que me desesperaba. Yo no estaba hablando de la droga. Esto era real. No era un mal viaje. No era solo que me había pasado de ácido. Algo había afectado a mi mente y la había dañado para siempre.

Así pasaron tres interminables horas. Mis amigos, buscando estímulos y límites, entraron a la casa a ver Pulse, de Pink Floyd. Evidentemente no estaban tan locos como yo. Al rato volví y fui hasta el living. Me acerqué caminando hacia ellos, tenso, poseído, duro, con los ojos abiertos y los brazos firmes colgando a los costados del cuerpo, y les dije:

–Lo único que quiero es que llamen a mi vieja para que me interne, alguien me tiene que ver.

Esas palabras, y seguramente mi pose, mi cara y mis gestos, calaron hondo. Todos se empezaron a preocupar en serio. Lo vi en sus rostros. De a poco fueron creyéndome. Algunos –me contaron después– vieron como opción la posibilidad de levantar el teléfono y hacer el llamado. Por suerte, uno de ellos, que tenía más experiencia en este tipo de situaciones, tomó la posición de poder y me pidió que lo acompañara.

Lo primero que dijo fue que me tranquilizara y que me callara. Si bien al principio casi no le prestaba atención –y le hablaba encima– luego comencé a escucharlo y a calmarme. Le hice caso y me acosté en la cama, boca arriba, con los ojos bien abiertos, y miré el techo durante un largo rato esperando que el milagro sucediera. Me recordó que hacía más o menos cinco, seis horas habíamos tomado una pepa, que estábamos en su casa, que estábamos en octubre; y me empezó a contar historias parecidas a la mía, que le habían pasado a él o a amigos suyos.

Todas eran más o menos similares. De a poco, muy de a poco, fueron apareciendo algunos claros en el camino de vuelta a la realidad. Algunos segundos de limpieza mental, de paz interior, de reordenamiento de ideas. Y por más que los flashes volvían, y todo se hacía oscuro de nuevo, las cosas empezaron a equilibrarse.

Comencé a aliviarme a los pocos minutos, y me sentí relajado de nuevo. Los músculos tensos de todo mi cuerpo se aflojaron y volvió la sonrisa. Todavía no estaba 100% curado, pero ya podía sentir algo de realidad. La conciencia volvió a su lugar y yo, a tener el control de mis actos. Volví a escucharme o a dejar de escucharme. Todavía no lo sé muy bien. Lo que sí me acuerdo es que los distintos pensamientos que iban y venían de alguna forma los podía llegar a controlar. Muy de a poco. Pero con una sola pizca me bastó. Porque no importaba tanto el qué hacemos, como la dirección de ese “qué”. El movimiento siempre está, solo hay que saber conducirlo. Ahora nada más era cuestión de tiempo. Otra vez volví al living y con una expresión de felicidad les dije a todos:

–¡No estoy loco para siempre! Era la pepa.

Nos abrazamos y festejamos. ¿Qué festejamos? La vida misma, la salud, la amistad, el placer de poder disfrutar el sinsentido de la vida, que no difiere mucho del terror de no poder disfrutarlo pero sí es mucho más fácil y mucho más cómodo y es donde todos queremos estar.

Afuera, pasando el restaurant de mariscos ya no había gallinitas, ni bichos, ni nubes, ni nada. Amanecía. Eran cerca de las 7 de la mañana del miércoles 27 de octubre. Y como había un aro y una pelota nos pusimos a jugar al basquet. Volvimos a reír pero con inocencia. Todo el terror había quedado atrás. Después, nos sentamos un rato a tomar agua y nos fuimos a dormir. Pero no me fue tan fácil conciliar el sueño, necesitaba contar una y otra vez todo lo que había pasado. Cómo me había sentido. Cómo descubrí que era mentira. Y cuando nadie escuchaba, muy de a poco, con música tranquila, con todos dormidos, me relajé y sin miedo, cerré los ojos. Y volví a nacer y mi mente me dejó en paz y yo hice lo mismo con ella: no pensaba volver a maltratarla.

---------

Nazareno Petrone nació en Ituzaingó, en enero de 1988, y vivió casi siempre en el Oeste del Gran Buenos Aires. Su primer recuerdo con la lectura es de cuando aún no sabía leer: caminaba de la mano de su abuelo y elegía un libro para que se lo contara. Ya adolescente se fascinó conFontanarrosa. Nazareno estudió Comunicación en la Universidad de La Matanza y publicidad en la Asociación Argentina de Agencias de Publicidad. Concurrió al taller de escritura “Narrar lo extraño”, donde comenzó a escribir cuentos fantásticos. Administra la fanpage de micro-relatos: “El fulbito de lunes y jueves” y usa Twitter como: @nazareeee. Disfruta de la música, pero su pasatiempo predilecto es todo lo que gira en torno a una pelota de fútbol, ya sea jugando o como hincha cuando va a ver a Deportivo Morón.

Comentarios Destacados

MisterBungle +105
acido un placer denunciarte, salu2

54 comentarios - "Tomé acido y pedi que me internaran"

cainyx +11
Crei que era una virgohistoria... que decepcion, ya tenia el meme listo para bardear... Denunciado
NicolasPerez6 +3
y si es una mierda el acido, sentis que te volviste loco para siempre tal cual lo describe, nunca pasarse de dosis
Kynamite +5
es verdad eso, tenés ese pensamiento, pero cuando la piloteás, es una magia
Choiza -1
a mi personalmente con el acido no me paso ese pensamiento por la cabesa, si con el cucumelo.
NicolasPerez6
@Kynamite yo tuve una experiencia indescriptiblemente buena y otra indescriptiblemente mala (parecida a la del post). Pero nada mas probe para ver como era nunca mas tome ni voy a volver a tomar
santigtr +2
el doble gota te mata
santigtr
@chistiandirico yo probe varias pepas antes, y cuando probe la doble gota me duro un dia entero y quede perseguido hasta ahora, esto paso hace un año, asi que imaginate recien de a poco se me va la paranoia
angelelrubio13
@santigtr perseguido de por vida ?
santigtr
@angelelrubio13 anda a saber, igual ya estaba medio asi, sino no te pasa esto, pero si tienen algunos mambos ni se les acurra tocar la pepa que te multiplica todo x mil
PenaldoFachero +22
Estudiante de la UBA filosofia y letras promedio
Rololo +3
lo unico que estudia este son los ortos de la minas por la calle
ArrieI +6
Ni en pedo leo todo eso
braconqn +9
y quien es este ?
viaje
sabias_algo +29
Si se compró la camiseta de Campagnaro, seguro es un pelotudo
Boca1995 +3
@sabias_algo Quiero pensar que es la de Clemente Rodriguez porque sino
alessandroacordi +7
ahi, como esta. te lo llevas al lugar mas recondito del parque... y le haces tragar todas las balas y si podes (por que vas a ser un habil violador de parques metropolitanos) lo meas, lo cagas y lo enterras... te papoteas en 1 o 2 dias salis....
nicknaim +18
Mal viaje el del pibe, se olvido que estaba drogado, eso es fatal con el ácido.
Pero, si con un cuarto quedas 12 horas flasheando, como se va a mandar 3/4?
Este boludo quedó así... pero escuchando Pink Floyd:
internar
Davilzito +5
@Kynamite Eso es cuando estas quemado.
Kynamite +3
@Davilzito vos te fumás un puchito y quedás de la cola
Enross +1
@Kynamite corta y el del post tambien
jsmozart +13
Y quien es este??

Para asustarlo, lo único que hay que hacer es mostrarle un envase de shampoo y amenazarlo con que se va a tener que bañar...
Capoduro +10
A un amigo le paso, ( y eso pueden no creerlo, no me importa) que cuando fuimos a ver a Slipknot, el animal tomo no se, varios cartones juntos, y al cabo de media hora el loco salio corriendo para vaya donde uno a saber. La cosa es que nosotros en esa época vivíamos en el interior de Argentina, y habíamos viajado sólo para el reci. Osea, no parábamos en ningún lado.
No lo encontrabamos por ningún lado, dado que nosotros tampoco conocíamos BsAs, ni tampoco nos atendía el celu. Después de 6 o 7 horas de desesperada búsqueda, nos llama que estaba en la otra punta de capital y que no se podía mover. Lo buscamos, y lo llevamos a su casa. Estuvo una semana entera sin hablar absolutamente nada, ni a nosotros ni a su familia. Lo único que hacía todo el día era escribir lo que le paso en una resma hojas A4, que gasto casi toda con su experiencia ja.
Capoduro
@LordCooler No se la verdad, no lo desnudamos para constatar
taguaa +1
@todoBien_peroo depende como seas,si sos nervioso ,ansioso,agresivo,te va pegar segun con la cabeza que lo hagas,yo tome de a poco un cuarto,desp otro hasta 3/4,pero adentro de un boliche y la pase re bien,no es para estar encerrado.
angelelrubio13
@todoBien_peroo si yo una ves me baje un vino solo en mi pieza , casi me termino matando (sarcasmo) termine llorando a lo loco y despues me dormi jeje.. re bobo para tomar solo y encerrado
Pony-Ario +12
Che y no tienen algo mejor que hacer que drogarse como unos pelotudos?
sueciarapida +7
@ERMANOKHEWEA Te di positivo por error papu, podrias comentar de nuevo asi te va el negativo?
droga
Pony-Ario
@carmatope Y laburar, estudiar... ni en pedo no?
carmatope
@elcolorado_dave
te mata las neuronas como las drogas,
a menos que tengas 5 o 6 años, a esa edad tadavia sos inmune
leo_vm08 +5
Blandito, ridículo, nene de maá.
S-Shota
Ah pero vos sos el emperador de los pelotudos o ya naciste así antes de que te coronaran.
javierjrsmatador +10
Que raro un porteño de mierda creyendose el centro del planeta y haciendose ver a toda cosa...
acido
luisguzman99 -1
@javierjrsmatador Bloqueame esta , provinciano maricon
javierjrsmatador +4
@luisguzman99 jajajajajaja segui viendo dibujitos chinos tragaleche
viaje
federicop1992
Que onda ese programa? Siempre llevan pibes tan mariposones?
Customjarri +2
resumen taringuero level 5: tomo 3 cuartos de pepa re dura y le pego mal.
moraleja: no te la pegues si sos un mambero de la cabeza y un boludo, salu2 salu3
CthulhuRlyeh
Qué sería un "mambero de la cabeza", agradable señor?
monsters_cocks +2
@CthulhuRlyeh que tiene mambos en la cabeza (situaciones q por ahi le pega mal) ..
ponele por ahi se te murio tu vieja, y te fumas un re faso y te va a pegar mal..
esos son mambos papu
F4kuNdiToMotU +4
gran parte d e la experiencia que cuenta, (no toda) me ha pasado, con un triste porro... que queres me pega exactamente asi...
entro y salgo de estados de cordura.
y como no lo disfruto, no lo sigo haciendo.

diras que es muy pete. pero buen me pasa asi. que va ser
xxxjjjxxx
@uhchabon no tengo novia porque tengo una pijita de 15 cm curvada hacia abajo , tengo pectus excavatum , y para peor soy superficialmente lindo , pienso en tener relaciones y a donde miro veo y leo burlas y criticas a personas con penes chicos
lo que hago casi todos los dias es encerrarme en mi cuarto a oscuras frente a la pc y ni siquiera tengo amigos , encima tengo un poco mas de 25 años
que seguridad en mi mismo puedo tener
creo que las cosas uno las ve segun
xxxjjjxxx
@uhchabon las cosas uno las ve segun en la posicion en la que este , bye
angelelrubio13
@xxxjjjxxx yo soy tu amigo , arhe
spinettan
Me paso algo similar pero fue justo cuando volví a mi casa que bajo todo eso. Recuerdo patente estar en la cama y despersonalizarme completamente como que ese no era yo. Esa no era mi cama, ni mi pieza. Una locura total. También creía que era para siempre
Kynamite +1
A mi me agarró un re mal viaje una vez con 3/4, posta sentís que quedás loco para siempre, que ya no podés volver de ese estado, es un flash jaja, después colé unas veces más y lo dejé, es para hacerlo una vez cada cierto tiempo (intervalos bastante largos, sino quedás re quemado)
chere22
Hace poco cole 1 entera y fue una experiencia mágica inolvidable, lo importante es el entorno y con que personas colas. No fue la primera vez que colé obviamente, hay que ir probando de a poco, no te vas a mandar una entera la primera vez.
BurstPoint +6
Que lloron de mierda
PSaborido +3
POSTA , es un cagon de mierda. El acido solo revelo su miedo a todo , cagon pollerudo
BurstPoint
@PSaborido por cierto, quien carajo es?
PSaborido +2
@BurstPoint Ni idea
Macrrio-_ -2
votante de Lacri promedio....
NinioKozmiko +6
pero que es este flogger?, así luce alguien que se da con acido papá

internar
PSaborido +4
ese hijo de puta se dio con acido de baterias mezclado con manaos .
Rakamandapio
@PSaborido
[Insertar vídeo: "Sos un hijo de puta!!!"]
Deagleforever +7
Eso no es ácido, es un nbome, probablemente 25-i. Por eso los musculos tensos, paranoia. Primero verifica realmente si es lo que estas tomando
H34tb34t +1
El hecho que el autor haya podido detallar el trip con precisión, me hace opinar igual que vos, a que se tomo un nbome diabolico!

Pd: que las 2 sustancias sean de la misma Flia. y que se presenten en igual "formato", no quiere decir que los efectos sean =
LilianaGala +2
te chekeaste el ojete ? a ver si todavia te abusaron
EduardoFakeman -2
Flaco esto no es para chistes
represor
El Problema si te internas son los Farmacos que te metén te dejan estupido por un tiempo, después anda a saber si no te haces adicto a alguno de esos comprimidos psicotropicos.
lauta2009 +2
Que lastima que no tomo acido muriatico...
warpitfall +8
Lvl5: chetos de pepas, al más putito le pego mal
yocarolina +1
T entiendo...no fue.como un.brote psicotico?
djnuker
No puedo creer que Mancuello haya terminado asi
mondobeat
Si sos medio paranoico con cualquier droga te va a pasar, yo soy igual.
mateypaja
Petrone? sale un jean Pierre?
"Tomé acido y pedi que me internaran"
EduardoFakeman -3
Una mierda son las drogas, mejor no probar nunca. Podrian hacerte sentir mejor pero es una arma de doble filo, generan dependencia
H34tb34t
Fumate un charuto careta!
AntonhylewisGarc +2
@H34tb34t fumame ESTA
EduardoFakeman +1
@AntonhylewisGarc Las drogas estan buenas pero pueden ser peligrosas si se abusa de ellas. Mejor es no probarlas
kyliemaryster2
acido vlogs sos grosso pero no tomes cochinadas-
fts_666 -1
Jajajaja que flojo de mente!!!! Aguante la drogaaaaaaaaaaaa!!!!
donatien88 +4
Ante la falta de progreso y reconocimiento social.

Es decir, no hay titulos universitarios, no hay progreso, ni trofeos, ni aventuras

No hay atletismo, ni ingenieria, ni chance real de estudiar nada

Se busca una bolsa de poxiram de clase media que es la droga de este tipo

Se hacen viajes quimicos por que no se puede ir a ningun lado

Y esto cambiaria el dia en que las familias y la sociedad no conspiren contra el desarrollo de los jovenes.
donatien88
@todoBien_peroo Si podes si, pero siempre hay alguien que te ayuda, siempre. Y si no te ayuda de nadie y encima tenes gente en contra. Olvidate no podes hacer nada. Hay que tener herramientas. Es como desadarme una radio con mas manos desnudas, sin destornillador
NicolasPerez6
@donatien88 es verdad eso ultimo, y tiene que ver con la familia, es como una loteria la familia que te toque. Por eso la familia no sirve mas para mi, en el futuro hay que buscar otra manera que nos eduque gente cualificada para hacerlo, solo estar en la famila hasta cierta edad de la infancia. Pero no se es una idea habrai que ver en la practica como hacerla
todoBien_peroo
@donatien88 Hablas como si realmente estuvieras sufriendo o pasando por un momento duro. Comparto en absoluto lo que decís. Yo creo que siempre va a aparecer alguien. Llega un momento que si o si, o salis vos a buscar o por algun motivo aparece alguien, de verdad. Te lo digo como alguien que estuvo en la droga, tuvo una horrible salida, y pasó 7 años encerrado con miedo a morir.
gastonug +1
el famoso hipiee con esde
naquia +2
Alto caretón, hippie del siglo XXI... "Nos juntamos en la chacra de un amigo" "tomamos doble gota chicos entienden?"...doble gota de meada tenia eso panfletin
AlejandroCastel2
yo pienso que el tema de la depresión del dolar no es joda, por ejemplo los ñoquis.
DreamLK
No se deberia mal entender... es un simple relato pudo o no ser real... ami me paso en una entrevista de disque trabajo en donde te lavan la mente con promesas de trabajo... y te ofrecen te galletitas o cafe... donde te drogran y cuando menos lo esperas te hacen firmar cosas para mas tarde demandarte... jaja idiotas jamas pudieron joderme lo lei lo vi venir pero no fue demasiado tarde tube una experiencia bastante jodida con ve tu a saber que cosa en el agua...
y si un relato pudo o no ver sido cierto eso nadie lo sabe...
martinyaires +2
jajaja y este?
DRTMNDSK
Seguramente te salvó la cinta scotch, eso pasa ding-ding cuando el teatro se llena, pero en la entrevista viste venir la droga o la olfateaste, eh, con tu calesita y la tarifa se hacen notar, al compás de la viruta. Te comprendemos al 50.9.