epespad

Te muestro como las bebidas gaseosas dañan nuestro cuerpo


Todos hemos oído cosas sobre el daño que producen en el organismo las bebidas gaseosas. Pero pocos son los que saben cómo realmente afectan a nuestra salud.

Encontre diversas razones para que dejes los refrescos para siempre. ¡Ha llegado la hora!

1. Los refrescos y los huesos

bebidas
© pixabay   © pixabay  

Dos botellas de un litro de cola o de otro refresco pueden destruir los huesos, igual que varias tazas de café al día. El cuerpo deja de de absorber el calcio y los huesos pierden su densidad. Los niños son más vulnerables en este sentido.

2. Los refrescos y el sobrepeso

cuerpo
© pixabay   © Adme.ru  

Con 500 mililitros de bebidas gaseosas es suficiente para ganar una décima parte de las calorías que necesitas al día. Pero el hambre no desaparece. Además, los científicos consiguieron demostrar que cada lata de refresco aumenta el riesgo de obesidad 1,6 veces.



3. Los refrescos y los riñones

Post
© pixabay   © pixabay  

El ácido fosfórico que contienen las bebidas gaseosas provocan la formación de cálculos renales. Los estudios han demostrado que las personas que no las beben los sufren menos.

4. Los refrescos y los dientes

Gaseosas
© pixabay   © pixabay  

Este mismo ácido daña el esmalte y lo destruye aún más rápido que el azúcar en gran cantidad que contienen los refrescos. Lo más peligroso en este caso es beberlo a pequeños sorbos. Además, es mejor no cepillarse los dientes inmediatamente después de tomar bebidas gaseosas.

5. Los refrescos y el hígado

Te muestro como las bebidas gaseosas dañan nuestro cuerpo
© pixabay   © pixabay  



Solo 600 mililitros de bebidas gaseosas al día y te arriesgarás a sufrir una cirrosis. Además, si uno bebe un litro de refrescos al día, el riesgo de acumular grasa en el hígado aumenta hasta cinco veces.



Y tú, ¿cuántos refrescos bebes a la semana? ¿Te sientes capaz de apartarlos de una vez por todas de tu vida? Deja tus impresiones en los comentarios.





bebidas

2 comentarios - Te muestro como las bebidas gaseosas dañan nuestro cuerpo