epespad

Vivir con miedo es peligroso

Solo es peligroso porque atraes aquello que temas. Todos los maestros siempre lo han dicho: no temas, no hay nada que temer. ¿Y por qué atraes lo que temes? Porque en ello te enfocas, así de sencillo. Lo recordamos una vez más: todo enfoque en algo, atrae ese algo. Y... ¿cuando sé que cargo con un miedo? Dicho directamente sería cuando hay algo que no puedo amar. De todas formas vamos a ir viendo el tema por partes.

Muchas personas piensan que es bueno tener algo de miedo, o tener incluso miedo a Dios. Como si Dios fuera algo temible. Otros pueden añadir: es por tenerle respeto. Confunden miedo con respeto. Tienen un extraño sentido de la libertad. Tal vez en eso consista sus libertades: ser los dueños de sus propias cárceles y, además, lo mejor es que no se den cuenta, porque si pudieran ver lo que hacen con ellos mismos, tal vez verían la locura de cerca, tan de cerca que… ¿aprenderían a correr del miedo? A dejar de vivir bajo su mismo techo…

Otros piensan que sí, es mejor vivir sin miedo pero que hay que ser prudente. Hay un <pero...> añadido. Eso de vivir por completo sin miedo, les suena temeroso y ese sonar no pueden verlo, por tanto no podrían ver lo que escribo aquí. Como si esto fuese completamente otro lenguaje. Vivir sin miedo pero ser prudente es lo que dicen todos aquellos que siguen con miedo. Quien así se manifieste basando la prudencia en lo que necesita tener, vive con el miedo de tener que ser prudente para sobrevivir. Piensa, si no soy prudente estoy perdido/a. ¿Es una necesidad la prudencia para poder vivir sin miedo? Si necesitas de la prudencia para poder vivir sin miedo, estás metido en el miedo de la imprudencia, o, tienes miedo de ser imprudente, que es lo mismo. Habría que cambiar la palabra prudencia como tal ilusión que es, por la palabra <natural>. Lo diré de otra forma: ser prudente es lo contrario de ser NATURAL, es lo contrario de vivir sin miedo. Te lo aclararé más: cuando vives sin miedo, ya va incluido en el mismo paquete que serás prudente sin necesidad de pensarlo siquiera. Si necesitas haberlo pensado, entonces ya estás siendo imprudente contigo mismo sin haberlo visto. Por tanto... ¿existen las personas imprudentes consigo mismas todos los días? ¿La verdadera imprudencia es ser prudente? ¿Tienen miedo de vivir sin miedo?

Si sigues pensando que hay que ser prudente es que tienes algo que sanar, y el contexto, porque todo en la vida es contextual, ya se te ha mostrado.

Prosigamos: todo miedo es mental y al vivir así se posee el ingrediente ideal para seguir creando separación. Es el ego quien no puede vivir sin miedo. Por tanto, si las personas empiezan a desprenderse de los miedos, es a través de una aceptación como la que sí tienen los niños pequeños. Por eso ellos siempre pueden estar en todas partes, porque no tienen miedo. El miedo no puede cargar con la aceptación, es muy superior a él. En este escrito, cuál sería la verdadera aceptación: tal vez la de asumir cualquier miedo que quede por ahí dentro y, que en ocasiones deambule de un lugar para otro buscando que no lo echen a la calle del olvido. Y si hablamos de una creación, es una fuerza impulsora en contra de la paz. Muchas personas cargan con estas fuerzas al llevarlas por dentro y no son conscientes de su propia inconsciencia hacia la vida por continuar manteniendo lo contrario a lo saludable.

El miedo es una energía creada por uno y tiene su propio funcionamiento. Por eso, pasemos ahora a la sala de desmontaje. Y desmontar el miedo consiste sencillamente en encararlo, afrontarlo. Eso mismo que tantos miedos da. Y somos conscientes de que pueda dar miedo, es por eso que se escribe esto, para encajar que siempre va a estar disponible para todo el mundo la información del funcionamiento de estas cosas. Cuando te acercas al miedo, éste corre. Si de verdad lo miras a la cara, desaparece, no le da tiempo a correr. Por el lado contrario, si huyes de él, te perseguirá y no tendrás donde esconderte. La aceptación honesta de que el miedo viva contigo, es lo que hace que vaya desapareciendo. Es lo primero antes de pasar a la acción. La pregunta aquí podría ser: ¿como vas a cambiar el miedo por otra cosa si comienzas negándolo? Continuando con las mismas sencillas palabras, se puede decir que, si lo niegas, es como decir que no está, y el miedo da por sabido que no lo has visto y seguirá contigo. Y seguirá a tu lado de forma solapada para que no lo puedas ver. A no ser que…, si tenemos claro que lo que sigue es acercarte a él (despacio si quieres, no hay prisa) inteligentemente puedes, ¿y por qué no?, estrecharle la mano. Puedes abrazarlo, nada te lo impide. Esto no solo es lo primero, es lo más necesario antes de llegar a un trato razonable con él. Para razonar este trato mejor, tal vez te ayude el saber, que cuando ya no viva contigo, será una energía liberada, ya que el miedo es una energía densa y como tal, para que lo entiendas a la primera: el miedo sufre. Le causas ese sufrimiento a través de ti. El miedo siempre tiene miedo. Y el miedo no puede vivir sin miedo, es su alimentación aunque eso mismo le haga sufrir. Una vez que ocasionaste la liberación del miedo, una vez que lo sacaste de su jaula, puede que te preguntes qué queda en su lugar dentro de ti. Pues lo mismo que el miedo lo has liberado y anda por ahí suelto sin asustar ya a nadie, por haberse convertido en lo opuesto, de la misma forma, tú también te has convertido en lo opuesto en esa parte que corresponde al concreto miedo desalojado.

A partir de aquí, comprenderás bien que, lo mismo que vivir con miedo es peligroso (tal como se titula este escrito), también sabrás mejor que vivir sin miedo es saludable.

CUANDO EL MIEDO DESAPARECE LA FELICIDAD ACAMPA EN TI
VIVIR SIN MIEDO ES CURAR LA MIOPÍA
PODER VER CLARO ERES TÚ

un abrazo
http://letjav11.blogspot.cl
(extracto del libro <La Vida>, segundo libro de la trilogía RECUERDA QUIEN ERES - Javier G. Delgado)
Vivir con miedo es peligroso

4 comentarios - Vivir con miedo es peligroso

PibedeDios +1
A vos hay que enviarte al Africa, tipo Congo o Nigeria, para que sepas lo que es miedo.
Zacinto +1
Mira sinceramente y te lo digo de forma objetiva pero pienso que tu post no representa el espiritu de este sitio y su pequeña comunidad, lamentablemente la vida no es asi y debes aprender que no somos tus válvulas de escape para tratar de rescatar los vacíos de tu personalidad. Tu problema parece ser más general: suenas extremadamente inseguro. No sólo tienes tu filosofía en un pedestal, sino que todo el concepto de peligro asociado a que el miedo en cuestión podría darte motivos para huir de tus problemas. Odio ser autorreferente, pero por ejemplo el año pasado para mí fue una mierda, porque conocí a una persona que terminó desentendiéndose completamente de lo que habíamos formado juntos. Viví autocompadeciéndome por mucho tiempo hasta que me di cuenta que, en primer lugar, mi concepto de relación amorosa estaba en un pedestal (donde idealizaba instancias que me hacían olvidar de qué es lo que yo buscaba de una relación, porque aceptaba cosas que en cualquier otro contexto me parecían humillantes), y en segundo lugar, que terminé por perderme a mí mismo. Me creé un mundo aparte con esta persona donde ya no tenían sentido las cosas que yo hacía por mí mismo, esas que uno hace para valorarse (tener un pasatiempo, ser bueno cocinando/pintando/tocando un instrumento, disfrutar del resto de tus relaciones sociales…). Suena como que intentaras crearte otro mundo con esta mina, sólo para huir hacia él cuando te des cuenta que tal vez no estás haciendo nada especial con tu vida y así evitar llenar esto con historias tristes. Tienes que tener claro además qué es lo que tú esperas de una relación (al parecer la minaa tampoco lo tiene claro, por esa basura de "samos amigos no más" que creo simplemente que es falta de interés). ¿Serás siempre condescendiente? ¿Estás dispuesto a pasar la mayor parte del día preocupándote de el comentario que te hizo, sin ser capaz de físicamente arreglar el asunto? Encuentro, también, preocupante que ni siquiera se conocen en persona, ni siquiera son una pareja formal y ya discuten por malentendidos. Sobre las relaciones a distancia, funcionan si uno de los dos (o los dos) está dispuesto a viajar por lo menos una vez al mes a ver al otro. Estuve en una que duró casi dos años. Nunca nos afectó el tema de la distancia (pero creo que era porque ambos teníamos nuestras vidas aparte y, si hubiésemos vivido en la misma ciudad, no hubiese funcionado). Lo más difícil es qué tan dependiente emocionalmente te puedes volver, si es que decides dar ese paso. No te lo recomendaría, en ese sentido, por lo que puse más arriba. Es horrible echar de menos y no poder hacer nada al respecto, y que toda esa idea irrumpa constantemente en tu rutina. Es horrible despedirse y al otro día pensar que tienes que esperar otras semanas para ver a la otra persona. Por mientras tendrás cosas que te gusten hacer para distraerte y sentirte bien, pero tú tendrás que arreglar este asunto contigo mismo, para ti mismo, primero. No es necesario que dejen de hablar y esto se vuelva en una tragedia para ambos. Recupera la confianza en ti y reflexiona si estás dispuesto a seguir entregando tu energía y volcar todas tus proyecciones en esto. Una relación jamás debería consumir tu personalidad, ¿entiendes lo injusto y egoísta que es para la otra persona que ella se vuelva tu motivo para existir? Te deseo toda la suerte del mundo. Haz algo bonito por tu vida.
cafinha +1
hace un ejercicio: subite a un edificio bien alto y caminá por la cornisa, pensá en la libertad de sentirse vivo y disfrutá la briza del viento fresco en la cara y nunca pienses que te vas a caer. lo harias? el miedo hace parte y es necesario, pensalo.