epespad

[Info] Cinco Recomendaciones | Cine Invisible

[Info] Cinco Recomendaciones | Cine Invisible



films

Cine

recomendaciones



720p

Pese Creo ya haberlos agotado en post anteriores con este famoso rótulo de “cine invisible”… pero no puedo dejar de insistir sobre esta misma premisa: Existe un cine más allá de los canales habituales de consumo, un cine que no intenta conformar sino confrontar, un cine que escapa al visionado del 80% de los espectadores simplemente porque no se encuentra promocionado por las grandes cadenas o en cabeza de las enormes personalidades que los representan. ¿Y qué es de ese cine para la mayoría de nosotros? La nada, inexistencia, el polvo. Rara vez nos topamos con él si no es a través de la voluntariedad y esfuerzo en encontrarlo, de la recomendación de un amigo o de la mera casualidad. Y lo más triste es que luego de toparnos con él que razonamos e inmediatamente nos preguntamos “¿Qué más se encuentra ahí fuera? ¿Qué más me estoy perdiendo?”. Lamentablemente, este interrogante se hace extensivo a la literatura, al conjunto de artes e incluso a los sucesos político-sociales. Los grandes intermediaros (cadenas de TV, productoras, canalizadores de contenidos en general, críticos, premios, jurados, Etc. Etc. Etc.) se han convertido en nuestros primas con la realidad al punto tal que negamos veracidad a aquello que no transita los canales establecidos desde hace ya varias décadas, y asumimos como verdadero lo que emana de estos. “Si es verdad ya va a salir en la televisión” diría alguna tía aún inocente frente a un preocupante rumor. Depositamos cada vez más confianza en el intermediario al punto tal que, si algún día este mundo ha de acabar, probablemente las calles yacerán vacías y todos los ojos estarán apostados mirando como todo sucede a través de los cristales de la TV.

Pero en este triste panorama se encuentra una herramienta, quizá la mejor de todas, para lograr un contacto puro y directo entre aquellos contenidos que no han superado la barrera para convertirse en “realidad”. Estoy hablando de Internet. La libertad (temporal) con que se maneja este medio nos permite ser agentes en nuestra propia búsqueda de conocimiento, arte e información. Ya no necesitamos que alguien mastique por nosotros, tampoco recomendaciones basadas en todo menos altruismo o sinceridad. Es en el enorme poder de internet que este post hace hincapié para hacer evidente en la posibilidad de compartir y decir cosas que de otro modo se perderían en la inexistencia por falta de difusión.

Demasiada introducción, concentrémonos en lo que sigue a continuación que es en fin lo más importante. Me propuse recopilar estos cinco films a los que yo identifico como “invisibles” para presentarlos y recomendarlos porque considero que realmente valen la pena y que, de otro modo, difícilmente muchos de ustedes se hubiesen topado con ellos o prestado atención. Claro que el grado de “invisibilidad” no es el mismo en todos ellos e incluso, algún cinéfilo podría decir que ninguno de ellos son o fueron, a sus ojos, algo demasiado oculto. Ciertamente estará en lo correcto. Un espectador de cine de la era de internet podría haberse topado con muchos de estos films con el solo recorrido de blogs o webs de cine de renombre. Pero mi foco está colocado en la vasta mayoría que consume lo que le presentan y no trasciende la barrera del ofrecimiento hacia una búsqueda individual y dedicada. En fin, concluyo esta introducción diciendo una vez más que todos los films que uno recomienda lo hace a conciencia y no basados en rankings o valoraciones ajenas. Son cinco películas que he visto y disfrutado y me interesa compartir. Dicho esto, resta aclarar que como el tiempo ha apremiado en las últimas semanas, se me hizo imposible construir las críticas personales en los pocos momentos que tuve para preparar el post (hace alrededor de 3 semanas que lo quería largar), por lo que los comentarios (analizados, corregidos y en concordancia con mi visión sobre los films) pertenecen a las personas / blogs citadas correspondientemente al final de cada una de ellas. Sin más, gracias por pasar.




Just Another Love Story

Kontroll


Aunque si atendemos a lo que sería el sustrato de Borgman se podría decir que en ese aspecto el cine de Alex Van Warmerdam ha cambiado muy poco (sólo adaptándose a los tiempos, pero con temas como la sociedad y el individuo siempre presentes en su retórica habitual), lo cierto es que el cineasta holandés ha sabido adaptar un discurso y formas a los tiempos que corren, y es que desde que diera sus primeros pasos con Abel, en la que destacaban unos decorados minimalistas e incluso en cierto modo kitsch que mantendría en otros títulos como “Los norteños” o “The Dress”, este particular autor ha ido dejando atrás unas señas quizá distintivas pero ya un poco fuera de lugar en pleno siglo 21, aunque vistos ahora sus films sigan poseyendo el encanto y talento que se les presupone.

En esta ocasión, y por primera vez en su carrera, Van Warmerdam se dirige a territorios colindantes con lo fantástico. Buena prueba de ello son Ludwig (interpretado por el propio director, que siempre suele tener papeles en sus cintas) y Pascal, compañeros de peripecias del protagonista, Camiel Borgman, que viven igual que él refugiados bajo tierra, lugar del que tendrán que huir tras una especie de “cacería religiosa” de la que saldrán ilesos. Ellos son portadores de infortunio y, en especial, destructores de hogares que sugestionan a los habitantes de la casa fijada como objetivo. Para ello, Borgman se sienta encima de uno de los huéspedes mientras éste duerme, hecho directamente relacionado con la figura del íncubo.

La casa escogida será la de Marina y Richard, una familia adinerada con tres hijos, jardinero y mucama cuyo marido recibirá con malas formas la petición de Camiel de darse un baño en su casa. Debido a su sentimiento de culpa, Marina decidirá hospedar a Borgman durante unos días en un cobertizo, y poco a poco se irá acercando a ella hasta lograr volver a esa casa en calidad de jardinero, quien repentina y casualmente, deberá dejar su empleo. A partir de ese momento se activará el plan de Borgman y sus dos colegas para destruir ese seno familiar envuelto en lujos y todo tipo de caprichos.

Con una estructura narrativa lineal, Van Warmerdam sigue los pasos de estos seres en su periplo por esa casa, y pronto empezará a entrar en juego un ambiente enrarecido que afectará principalmente a la pareja, pero derivará en algún que otro conflicto con la mucama e incluso alguno de sus hijos. Es en esos momentos cuando el cineasta logra enarbolar un cine más extraño e incluso marcadamente ambiguo en más de una ocasión, y es que resulta difícil en cierto modo dilucidar las intenciones de Borgman para con los habitantes de la casa. Sin embargo Van Warmerdam logra sortear esas cuestiones para dirigirse al epicentro de su discurso. En este, el director logra traza una parábola entorno a una sociedad en la que el individuo parece estar ante todo, y que Borgman parece empeñado en destruir bajo cualquier precio.

El habitual humor negro y particular del director holandés tampoco falta en esta cita obligada tanto para los seguidores del cine más europeo en su mayor extensión como para los de un Van Warmerdam que aquí alcanza cotas mayúsculas, y es que quizá desde “Los norteños”, su mejor obra, no lograba un trabajo de la solidez y entereza que acredita Borgman. Quizá por su afinidad hacia un género, el de la comedia negra, que es difícil trabajar y moldear con una regularidad que aquí adquiere para dejarnos otra pequeña joya del cine del viejo continente, y una de las mejores aportaciones del año que inexplicablemente ni siquiera en Cannes encontró su lugar. [Fuente: Cinemaldito.com]




ole bornedal


ohdeath


Lejos de ningún tipo de moda, Ole Bornedal siempre franqueó el terreno del thriller con algo más que decir. Ya lo había hecho en su ópera prima, “El vigilante nocturno (1994)” (con Jaime Lannister), de la que luego entregó una revisión formal y discursivamente limitada con “La sombra de la noche (1997)” (Con Ewan McGregor), para continuar experimentando en otros campos a principios de nuevo siglo con el fallido drama de época “I Am Dina” y una incursión en la comedia de terror a través de “La Sustituta”. No sería, sin embargo, hasta finales de una década que terminó hace apenas un par de años, cuando Bornedal se destaparía de nuevo con lo que mejor sabe hacer: juguetear, subvertir y manipular las normas de un género al que volvió con una fuerza inusitada, primero con la fantástica “Just Another Love Story”, y más tarde gracias a la no menos recomendable “Deliver Us From Evil”, donde se sumergía de lleno en el poco frecuentado (por desgracia) subgénero de asedios en pueblos perdidos de la mano de Dios para salir airoso y triunfante.

Centrémonos, no obstante, en la que hasta ahora ha sido su mejor trabajo en un terreno con el que ya empezó flirteando en su ópera prima, donde dejó buena muestra de que lo suyo no era dar más pinceladas al género en otro trabajo impersonal, sino más bien recrearse con sus claves e intentar enlazar un juego intertextual que implicase a un espectador demasiado habituado a no formar parte de un género que parece más apocado a la rutina y amontonamiento de tópicos que otra cosa. Con “Just Another Love Story”, Bornedal inicia ese jugueteo desde su título en el que ya se intuye una ironía bastante patente. Ironía que extiende y desplaza a las tres primeras secuencias de su film, presentadas con un inter título y constituyentes del esqueleto de una historia que ya sorprende presentando sus claves desde buen principio, e incluso secuencias que poseerán un peso verdaderamente importante, desafiando así la estructura narrativa de un conjunto en el que lo importante no es su punto final, sino más bien el cómo.

Amante del montaje y los misterios que sostienen al espectador en vilo (ya sorprendían a modo de homenaje dos secuencias en sus primeros trabajos que parecían fundir al danés con el mismísimo genio del suspense), Bornedal se muestra disconformista con un armazón clásico que contrapone otorgando en su construcción un premeditado desorden narrativo de buenas a primeras, que se resolverá tras diez minutos de caos premeditado donde los recursos formales destacan en los cimientos de una obra que sabe llevar de la mano al espectador dentro de ese desorden auto inducido. Tomando como pretexto la base argumental de Mientras dormías, el danés moldea la trama a su antojo construyendo un thriller adictivo en el que no sobran elementos de géneros ya olvidados como el «noir» (del que el protagonista nos avanza en su primera secuencia ese «Siempre tiene que haber una mujer» en forma de diálogo y Bornedal construye avezadas referencias) e ingredientes que buscan, además de alejarse del regazo más convencional del thriller, rizar sus claves con una mala uva que en tantas ocasiones se pide a gritos y pocos cineastas se lo han concedido como el autor de El vigilante nocturno aquí.

Tras un desarrollo en el que la premisa de “Just Another Love Story” se desarrolla con pericia, audacia y un humor retorcido de lo más adecuado (el amigo del protagonista pidiéndole que le ceda a su mujer), Bornedal se desmelena y concede un tercer acto verdaderamente portentoso, que llega a sus mejores cotas habilitando un juego psicológico entre sus personajes en el marco tan sencillo como el de una apacible cena entre amigos, y que demuestra que el cineasta no sólo tiene ganas de coquetear con las sensaciones del espectador, también las tiene de hacerlo con sus personajes: para reconstruirlos, descolocarlos y arrojarlos a una situación que nunca se le va de las manos por extremas que puedan parecer sus consecuencias, y terminan estimulando unos minutos finales donde el espectador se coloca exactamente en la misma posición que los protagonistas del film: la confusión.

En su último plano, que en realidad es el primero —en otro de esos jugueteos tan propios del cine del danés—, se comprende la síntesis de una obra portentosa que, pensándolo bien, no podía terminar de otro modo. No, por lo menos, si Bornedal quería ser consecuente y rematar otro de esos discursos intertextuales tan propios de un cineasta que, siempre que ha jugado en su terreno favorito, ha estado lejos del conformismo y la comodidad. [Fuente: Cinemaldito.com]




recos


cine invisible


Hay películas que te atrapan por su precisión y por la veracidad de sus personajes y situaciones. "Je vais bien, ne t'en fais pas" o “Todo bien, no te preocupes” es una de ellas. Este interesante film está basada en el libro homónimo del escritor Olivier Adam, quien escribió el guion junto a Philippe Lioret (por el que ganaron la Étoile d'or du cinéma français al mejor guion).

Philippe Lioret, el director, ha conseguido hacer surgir la auténtica emoción. No cuenta nada a lo que no estemos acostumbrados: un familia como cualquier otra, de clase media, un barrio de las afueras y una hija de 18 años, Lili, a la que acaban de recoger en la terminal de autobuses al final de las vacaciones. El ambiente está un poco cargado, pero esto se justificará más adelante: Loïc, el hermano gemelo de Lili se ha marchado de casa. El hijo se ha ido dando un portazo sin decir a dónde iba después de una acalorada discusión con su padre.

La pena de la perdida, la violencia de la depresión y, poco a poco, el aprendizaje de la soledad comienzan entonces para Lili. Aunque lo que realmente cuenta la película a partir de una anécdota más compleja de lo que parece, es el paso a la edad adulta o, más exactamente, la emancipación necesaria y dolorosa: los niños crecen y juzgan a sus padres con una mezcla extraña de lucidez y amor... El film aborda situaciones de todos los días (en las que los espectadores, padres o hijos, se reconocerán con facilidad) con una sutil economía del diálogo y una gran capacidad para sugerir los sentimientos. Muy creíble. [Fuente: HoyVi.Blogspot.com.ar]




[Info] Cinco Recomendaciones | Cine Invisible


films


Al cine de realizadores noveles siempre hay que acercarse con mucha cautela. En su búsqueda inicial por una identidad propia y un estilo que marque adeptos, suelen perderse en homenajes a otros autores y autoreferencias sin sentido. Cuando no se dedican directamente a copiar a Tarantino, claro. Por eso supone una doble alegría este soplo de aire fresco llegado desde Hungría llamado Kontroll.

La película nos sumerge, nunca mejor dicho, en el mundo de los revisores de metro de Budapest. Este argumento, que puede parecer a primera vista aburrido, se convierte por arte de birlibirloque de un guión ingenioso, ácido y sensible en un trepidante viaje a un submundo peculiar, opresivo y caótico, lleno de personajes extraños y humanos y de monstruos invisibles. Y buena muestra de la calidad del guión son los personajes. Pese a que cuando los actores son completos desconocidos nos suele costar más distinguirlos entre sí, en este film bastan 10 minutos para conocerlos al dedillo e identificarte con ellos. Y esto se debe tanto a la claridad con que están dibujados como a las excelentes interpretaciones de todo el reparto, que consiguen construir unos personajes inconfundibles y tan distintos entre sí como perfectamente engranados.

Otro de los aciertos del film, que se le debe atribuir a partes iguales al guión y a la dirección, es la facilidad con que cambia de registro sin que el conjunto se resienta por incongruente o deslavazado. Mezclar comedia con terror, acción con drama, suspense con romanticismo, y conseguir que todo forme un bloque indisoluble y dinámico es una tarea harto difícil, pero Nimród Antal lo consigue con una desenvoltura pasmosa y sin perder un ápice de personalidad. No es que no coja elementos prestados de otros directores (que lo hace), sino que los utiliza como herramienta para diversificar la trama en lugar de supeditarla a los distintos “homenajes”. Así, podemos ver toques de Lynch en los momentos más oníricos (y en la utilización de metáforas que sirven tanto a fines argumentales como a la construcción de un mensaje más allá de ellos); de Blade Runner en la asfixiante ambientación; de De Palma (sobre todo de Vestida Para Matar) en su tratamiento del suspense; incluso podemos encontrar similitudes con Clerks en sus escenas más cómicas. Sin embargo todos esos elementos no cobran protagonismo, sino que funcionan bajo la superficie, como una fuente de inspiración y aprendizaje en vez de como un copy/paste de ideas.

Pero lo que más diferencia a Kontroll de otras óperas primas es que no se detiene en la superficie, en montar un espectáculo lúdico para un público joven. Lo que en principio comienza como la historia de un grupo de colegas y sus aventuras, poco a poco se va centrando en su jefe, Bulcsú. Y es a partir de ahí cuando la película se convierte en algo más. El viaje de Bulcsú es un viaje de redención, de un personaje que huye de un mundo para verse atrapado en otro tan opresivo como aquel del que huía. Es el viaje de una persona que debe enfrentarse a sus propios miedos, que debe liberarse de unas ligaduras mentales que le impiden realizar sus sueños. Es ahí donde entra en juego su relación son Szofi como catalizadora de su recuperación. Al más puro estilo de los cuentos de hadas, es ella la que le enseña el camino para enfrentarse a sí mismo, para evolucionar. Su relación platónica es una de las más enternecedoras que se pueden disfrutar en el cine de los últimos años.

Es mediante Bulcsú mediante el cual la película se convierte pues en algo más que un entretenimiento: se convierte en un film sobre el ser humano en todos sus aspectos, sobre lo que nos mueve y lo que nos impide movernos, sobre nuestras cadenas invisibles y la forma de enfrentarnos a ellas. Y además, es una película divertida, trepidante, sorprendente, inquietante y poética. ¿Qué más se puede pedir? [Fuente: Cineol.net]




Cine


recomendaciones


Un simbólico cuervo se posa en un árbol al inicio de Elena. Un mal presagio que nos introduce en una casa que despierta. Elena cierra el despertador, se levanta, abre las cortinas de su cuarto, va al baño y empieza a preparar el desayuno. A la vez, el espectador va tomando consciencia del espacio y empieza a preguntarse quién es esa señora que Andrei Zvyagintsev filma con tanta atención. Elena esconde varios relatos, todos ellos asociados a un espacio diferente. La mujer que vemos no es un ama de casa normal y corriente. Tampoco una esposa en el sentido estricto. Es madre y abuela, aunque sus funciones como tal son algo peculiares. La película es un viaje de la Rusia bienestante a la marginal, el mismo trayecto que realiza Elena en tren para visitar a sus familiares. Tras la extraordinaria El regreso, acercamiento a una paternidad extraña que acababa en muerte, Zvyagintsev nos vuelve a introducir en una historia cruda de personajes que tienen mucho que esconder.

Desde esta parte del globo es difícil adivinar si Elena esconde un discurso sociocultural muy centrado en la Rusia de hoy en día, pero su poder metafórico llega intacto. Zvyagintsev viene a exponer la inflexibilidad de quienes tienen dinero y laceran con su látigo a los más desfavorecidos; a la vez que nos describe de una forma despiadada una clase social sin recursos, al borde de la marginalidad, el deshaucio y la incultura, o lo que es lo mismo, sin asideros morales ni materiales, sin perspectivas de futuro ni verdaderas ganas de ascender en la escala social. Hay, por lo menos se intuye, una simbólica representación de la Rusia comunista que no se ha adaptado a los tiempos capitalistas, unos por miedo, y en el caso de la película por pura desidia. Personajes miserables, unos y otros despreciables, víctimas o verdugos según se mire.

Zvyagintsev confirma su maestría: su cine tiene mucho de Tarkovsky y Kieslowski, es un animal que agoniza y expulsa sangre, y sus imágenes sacuden al espectador. El director cumple las funciones de cineasta y de movedor de conciencias. Con Zvyagintsev da la impresión que lo más importante está en lo que no se cuenta, o en los procesos que llevaron a los personajes y a la trama hasta el lugar donde el cineasta empieza a filmar. Cine social que no renuncia a la poesía (ese cuervo, o el plano que abre y cierra la película), aunque su lírica esté entre lo más feo de la sociedad, sin que por ello su estilo se entienda como feísta. Por su belleza, por su tristeza, por su compromiso y por la gran interpretación de Nadehna Markina, Elena tiene suficiente fuerza para aguantar hasta final de año como una de las mejores reflexiones y experiencias cinematográficas del 2012. [Fuente: Cinoscar & Rarities]





720p


Just Another Love Story
Kontroll
ole bornedal
ohdeath
recos
cine invisible
[Info] Cinco Recomendaciones | Cine Invisible
films
Cine
recomendaciones
720p



Just Another Love Story
Kontroll
ole bornedal
ohdeath





recos
cine invisible
[Info] Cinco Recomendaciones | Cine Invisible
films
Cine

Comentarios Destacados

OhDeath +36
Nueva moda de la adminsitración Taringuera: borrar los post que NO incumplen con el protocolo sumado a no avisar ni reportar le motivo por MP con el plus de no contestar los MP´s enviados para solicitar una respuesta. Cada vez mejor la web.
r8000
@Chau_Mohicano identi esta cerrada para crear cuentas.
marsellus +4
@r8000 Es que hay fuga masiva de taringueros y se debe haber colapsado el sistema de registros o se debe haber metido muchos trolls. Sigo a algunos usuarios que suben buenas pelis como @Faria pero cada vez es mas difícil encontrar algo bueno porque borran los post de aportes a mansalva... es hora de partir
Faria +1
@marsellus Hace años que tengo cuenta allá, mismo nick, todos mis aportes.

14 comentarios - [Info] Cinco Recomendaciones | Cine Invisible

JackBlack- +2
Elena la vi en el cine el año pasado, peliculon!
Sebatem +1
Me gustó aunque me pareció que le sobraron 20 minutos por lo menos
Sebatem +1
Te iba a dejar puntos en el otro post pero te lo borraron
Borgman es rarísima pero está muy buena, me quedé re enganchado
r8000
buenas recomendaciones, no tengo puntos pero regresare
r8000
volvi! +10
pialemos15 +2
Van todas para el uTorrent, gracias por volver capo, se te extraña!
leaisdead +1
Ya me parecía que esto lo habías posteado...

Siempre estos post son de lo mas interesantes y educadores... Eso es mucho hoy en dia...

Gracias!
vitt_ +1
Súper recomendado! Este finde nos pasamos buscando pelis como la gente! graciass
djmaster777 +1
Todas las sinopsis me llamaron la atención, voy a tener que buscar el modo y el tiempo para verlas todas.
Muy buena info, aunque no alcance a leer todos los comentarios de cada película.

+10 y recomendado
Gatit0
Gracias por la info!!!
jorgerock +1
Ayer vi la de borgman muy buena por cierto buena y rara voy por las otras gracias.
THERECFAN
Borgman es buenisima la vi este año y la conocí por el festival fantastico de Sitges en Catalunya.Esos festivales los sigo siempre y me dejan muy satisfecho la mayoria de las veces con las joyas que se muestran .Efectivamente humor negro, misterio y todo re contra gris. Me interesaba ver Los Norteños luego de esta y Kontroll se ve interesante
Trooperoftrench +1
Excelente, vi algunas me falta ver las demás. Que lastima que te borraron unos increíbles post. bueno de los que hay los estoy aprovechando. gracias por tanto trabajo y compartir. +10 Saludos