epelpad

10 escalofriantes exorcismos en el cine

Agotaron todas las existencias de agua bendita

Expediente Warren: El caso Enfield reaviva este genero perturbador para taringueros les dejo el recuerdo de otros enfrentamientos contra el maligno en el cine uno de mis generos favoritos las de miedo.


10 escalofriantes exorcismos en el cine

El Exorcista (1973), de William Friedkin

Cine de terror

Una sintonía inolvidable, un vecindario crepuscular y la sombra de un sacerdote y su maletín sirvieron como preludio del enfrentamiento más épico entre un cura y una posesión demoníaca. Cuando la joven Reagan comienza a comportarse de manera extraña, su madre (Ellen Burstyn) recurre como último recurso a la iglesia. A su casa acudirá el padre Merrin (Max von Sidow), todo un veterano en exorcismos, y un inexperto padre Karras (Jason Miller). Juntos deberán someter a un demonio grosero y manipulador que, con escenas aún grabadas en el imaginario colectivo, les puso las cosas realmente complicadas. Dirigía el legendario William Friedkin esta película que consiguió la friolera de 10 nominaciones al Oscar, consiguiendo poseer 2, y que sentó las bases de todo un subgénero en el terror.

Terror en Amityville (1979), de Stuart Rosenberg



el exorcista

Stuart Rosenberg, que unos años antes firmó todo un clásico como La leyenda del indomable, dejó su impronta también en el cine de terror con este clásico setentero de casas encantadas, que se basaba en una supuesta historia real. En esta cinta, el exorcismo no se practicaba sobre el típico niño inocente que se convierte en un engendro de Satanás, sino sobre toda la morada, la más famosa de Estados Unidos. En la cinta, la familia Lutz, capitaneada por James Brolin y Margot Kidder (a la que le habría venido muy bien la ayuda de su amado Superman), se mudaban a Amityville, un lugar en el que años antes se había perpetrado una cruenta masacre. Desde el primer día allí, empiezan a experimentar la presencia de seres maléficos y, sin saber muy bien qué hacer, recurren a una solución infalible: exorcizar toda la casa. El único sacerdote capaz de ello es el padre Delaney, interpretado por el mítico Rod Steiger. Su suspense bien trabajado y una ambientación espeluznante robaron muchas horas de sueño (su banda sonora, nominada al Oscar, aún pone los pelos de punta). Más que su olvidable remake de 2005 protagonizado por Ryan Reynolds y Melissa George.

El exorcismo de Emily Rose (2005), de Scott Derrickson



exorcismo

Scott Derrickson, hoy en la silla de director de Doctor Extraño, se hizo un nombre en el género de terror a partir de esta cinta que conseguía dar una vuelta de tuerca al género de exorcismos. Híbrido entre un film de posesiones y el drama judicial, El exorcismo de Emily Rose seguía el proceso contra el padre Moore, un sacerdote acusado de homicidio por negligencia a causa de la muerte de la joven que da nombre a la película durante un exorcismo. Entre la tensión del juicio y las terroríficas escenas de sus continuos flashbacks, Derrickson conformaba un aseado thriller lleno de ritmo que tiraba más de una cuidada atmósfera que de sustos fáciles y casquería. Además, contaba con dos bestias de la interpretación como Tom Wilkinson y Laura Linney.

Constantine (2005), de Francis Lawrence


peliculas de miedo

El cine de superhéroes también tiene experiencia en exorcismos. Y si no que se lo digan a Keanu Reeves, convertido en esta cinta en John Constantine, maestro de las ciencias ocultas cuyas pesquisas le enfrentan en más de una ocasión a las fuerzas del infierno. Después de aceptar la petición de ayuda de una policía ( Rachel Weisz) para investigar la muerte de su hermana, Constantine tuvo que tirar de todo su abanico de recursos, entre los que se incluyen sus habilidades para expulsar los demonios que poseen a su compañera de fatigas, para esclarecer el caso. Derroche visual y creativo de Francis Lawrence, Constantine se ha convertido con el paso de los años en una de las cintas de superhéroes más injustamente olvidadas de la última década.

Requiem (El exorcismo de Micaela) (2006), de Hans-Christian Schmid

10 escalofriantes exorcismos en el cine

Hans-Christian Schmid ofrecía en esta cinta una visión más rigurosa del caso que inspiró El exorcismo de Emily Rose (estrenada sólo un año antes), la historia real de Anneliese Michel, una joven alemana de la década de los 70 que murió después de someterse a un exorcismo. La película nos contaba los orígenes de esta joven, rebautizada como Micaela, una muchacha criada en una familia profundamente religiosa, que a pesar de librar una dura batalla contra la epilepsia, decide ir a la Universidad. Después de una nueva crisis, Micaela abandona su medicación y pide ayuda a un sacerdote para expulsar sus demonios. Más drama que cine de terror, Schmid conseguía encontrar el tono exacto, analítico, de los hechos, dejando que fuera el espectador el que echara a volar su imaginación y elaborara sus hipótesis.

Exorcismo en Connecticut (2009), de Peter Cornwell

Cine de terror

Peter Cornwell debutaba con esta cinta a caballo entre las casas encantadas y los exorcismos en la que una familia, golpeada por el cáncer que afecta a Matt, su hijo adolescente, se muda cerca de la clínica en la que éste es tratado. El lugar elegido para la mudanza es una antigua funeraria en la que se practicaron ritos poco ortodoxos. Con el paso de los días, no tardaran en suceder sucesos paranormales, todos ellos con el joven Matt como principal objetivo a poseer. Virginia Madsen y Martin Donovan interpretaban a estos abnegados padres que recurrirían a un reverendo con el rostro de Elias Koteas para expulsar los demonios de su hijo. Sin ser una revolución en el cine de exorcismos, la cinta ofrecía un buen puñado de sustos y varias escenas de lo más creepy que aumentaban la tensión y dignificaban el resultado final.


El último exorcismo (2010), de Daniel Stamm

el exorcista

En pleno auge del cine en formato found footage, convertido en fenómeno gracias a cintas como Monstruoso o Paranormal Activity, era cuestión de tiempo que asistiéramos a un exorcismo en esta modalidad. Llegó de la mano de Daniel Stamm, que compuso una cinta absolutamente perturbadora, en la que un grupo de documentalistas siguen a un pastor evangelista en sus últimos días como exorcista en los que, como todo buen policía de actioner noventero, va a tener que trabajar muy duro para sobrevivir. A la actividad profesional del reverendo Cotton Marcus, ya inquietante de por sí, se le unía una atmósfera claustrofóbica y perturbadora poblada de decoración inquietante en la América más profunda. A su protagonista, Patrick Fabian, Sitges le regaló un merecido premio a Mejor actor.

El rito (2011), de Mikael Hafstrom

exorcismo


Si por algo destacaba esta efectista pero rutinaria cinta de exorcismos de Mikael Hafstrom era por ver como el mismísimo Hannibal Lecter ( Anthony Hopkins) se enfrentaba al único ser más malvado que él. A pesar de no tener nada sorprendente en la trama, Hafstrom conseguía salir airoso a base de oficio en esta historia sobre un joven y decepcionado seminarista que acude al Vaticano para recibir un curso sobre exorcismos y que termina metido de lleno en un enfrentamiento a cara de perro contra el Diablo. Contaba con la ayuda de Hopkins, un cura poco ortodoxo con un inquietante lado oscuro que ostentaría el dudoso honor de ser uno de los primeros sacerdotes poseídos por el maligno en la gran pantalla.


The Devil Inside (2012), de William Brent Bell


peliculas de miedo

A pesar de ser masacrada por los críticos (en la mayoría de los casos, con razón), la cinta de William Brent Bell cuenta con más de una virtud. En primer lugar, un cuidado formato de falso documental que sigue a Isabel Torelli y su investigación de las verdaderas causas que indujeron a su madre, María, a matar a tres personas. Lo que en un principio parece un claro caso de enajenación mental, va tomando tintes más macabros cuando la joven descubre que su progenitora cometió los crímenes en medio de su propio exorcismo. En el Vaticano, Isabel se verá involucrada en una serie de expulsiones demoníacas desautorizadas y oirá de su propia madre qué ocurrió realmente. Buenos sustos y una escalofriante interpretación de Suzan Crowley son suficientes, como poco, para considerarla un placer culpable.

The Possession: el origen del mal (2012), de Ole Bornedal

10 escalofriantes exorcismos en el cine

Ole Bornedal, toda una personalidad como guionista y director en el terror y suspense escandinavo, hizo su primera incursión en el mainstream hollywoodiense (con el inestimable apoyo de Sam Raimi) en esta cinta de exorcismos que, si bien no pasará a los anales del género, sí que ofrecía un sólido entretenimiento, apoyado en un guion más que solvente y un clímax final que pone la guinda a una cinta de cuidada atmósfera, seria, que no cae en el susto fácil ni la casquería morbosa. En ella, una joven encuentra lo que parece ser un chollo en una tienda de antigüedades, una caja que viene con demonio incluído y que, poco a poco, irá poseyéndola. Sus padres ( Kyra Sedgwick y Jeffrey Dean Morgan), divorciados, unirán sus fuerzas con un sacerdote para devolver a este ente maligno al averno del que procede.





GRACIAS POR VISITAR EL POST.

AQUI LA PROTAGONISTA DE EL CASO WARREN.


Cine de terror

2 comentarios - 10 escalofriantes exorcismos en el cine

Loco_vivo
miré hace un par de noches el conjuro 2, una sola palabra: "asc0"
ducke77
si pero la uno no esta mal de esa es de la que hablamos
Loco_vivo
@ducke77 el post habla del caso warren, es decir la 1 y 2